Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

miércoles, 11 abril 2012

Les Choux Popelini, el pastelito de crema que amenaza al macaron

por Marta Reig

Los choux son mi nuevo dulce favorito: tan bonitos como los macarons, pero con una textura más cremosa y un sabor más suave y delicado. La pastelería Popelini está especializada en este dulce francés.

Los choux son unos pastelitos redondos rellenos de crema, un dulce típico de la repostería francesa. Sin embargo, no son universalmente conocidos ni gozan de la buena fama de los macarons. ¿Por qué será? No hago más que preguntarme esto después de zamparme media caja de choux que acabo de comprar.

Hace un par de semanas me hablaron de estos dulces y, tras investigar un poco en Internet, descubro que existe una tienda dedicada únicamente al universo choux llamada Popelini. Sigo leyendo y me doy cuenta de que han abierto su segunda tienda parisina justo al lado de mi casa. Casi sin quitarme el pijama decido hacerles una visita para saborear estos pequeños pastelitos de formas redondas y gorrito de colores, cuya silueta nada tiene que envidiar a los preciosos macarons.

Una vez en Popelini la dependienta me cuenta que existen 9 sabores clásicos de choux: chocolate negro, café, vainilla de Madagascar, caramelo de mantequilla salada (típico de Bretaña), limón, praliné, pistacho, rosa-frambuesa y chocolate con leche, aunque si el chef está con ganas puede hacerlos de otros perfumes como pera, tiramisú o té. Además, cada día de la semana hacen el "Chou du Jour" o el "Chou del Día", un chou-sandwich relleno de crema de algún sabor. Como no me decidía por ninguno me llevo una caja de 6 choux para probarlos en casa… Me los meten en una caja de cartón craft a juego con una bolsita de mano con las asas rosas fucsias. ¡Parece que he comprado un conjunto de lencería fina! Packaging y nivel de cursilería igualado a los macarons de Ladurée.

En el camino de vuelta me imagino cómo sabran estos dulces tan típicos que yo nunca hasta ahora había visto en ninguna pastelería de París. Es cierto que parecen éclairs (algo parecido a esos pastelitos rellenos que en España llamamos petisú) pero la oferta tan variada de colores y sabores lo convierten sin duda en un dulce mucho más especial y exclusivo.


El primero que pruebo es el de rosa y frambuesa: la pasta exterior, ligeramente crujiente, sirve de caparazón para una crema muy suave, perfumada con toques de frambuesa y vainilla. La guinda del ritual es la mezcla de estos sabores con el gorrito con sabor a rosa. Veredicto: espectacular... o lo que es lo mismo ¡Demasiado bueno para comerse solo uno! Pero atención a la hora de comerlos; al moderlo hay que tener cuidado ya que la crema se escapa por debajo del chou. Se recomienda comer sin ansiedad.

En cuanto a la etimología y la historia de los choux, nos debemos remontar hasta 1540, cuando un pastelero italiano llamado Popelini inventó un postre a partir de una pasta reseca a causa del fuego, llamada pasta caliente o "pate à chaud" (pronunciado "pat a cho") que con el tiempo todo el mundo comenzó a llamar chou en singular o choux en plural (pronunciado chú en ambos casos).


Hay dos tiendas Popelini en París, una en Le Marais y otra en el arrondisement 9, y se dedican exclusivamente a elaborar estos dulces de crema clásicos. Aunque los ingredientes son los de siempre, han revisitado la receta clásica aportando toques modernos y alegres como las perlas y los detalles sobre los choux. No añaden ni aromas artificiales ni conservantes, todos los choux son frescos y naturales. La unidad cuesta 1,85 y la caja de 6 choux, 11 euros, un precio bastante razonable para toda la parafernalia con la que te entregan tus choux (bolsa de craft, cajita a juego, guía de sabores).


Los amantes de la repostería francesa quedarán más que satisfechos con los choux de Popelini. Yo ya soy adicta...

En DolceCity París: Popelini


ir a popelini.com
Popelini ( ver plano )
Rue des Martyrs 44
Tel: 0144613144
Web: Visitar
Popelini es una pastelería especializada en choux, unos pastelitos de crema decorados con "sombreros" de diferentes colores y sabores. Una delicia al nivel de los famosos macarons.



Ver Galería: 23 imágenes »



Izraël, ultramarinos ultraexóticos en esta "épicerie" de Paris
Izraël, ultramarinos ultraexóticos en esta "épicerie" de Paris
Entra en Izraël para hacer un viaje gastronómico por los cinco continentes. especializados en condimentos locales de países lejanos, quedarás fascinado con su caóticamente organizado interior.

A la Mère de Famille, o la confitería de Alí Baba en París
A la Mère de Famille, o la confitería de Alí Baba en París
De fachada verde e interior de cuento de hadas, esta confitería es una de las más antiguas del mundo. Bombones, pasteles de almendras, frutos secos y confituras son algunas de sus especialidades.

Restaurantes en París: de raviolis chinos a platos gastronómicos
Restaurantes en París: de raviolis chinos a platos gastronómicos
Una lista de mis restaurantes favoritos de París, aquellos que recomiendo a mis amigos cuando vienen de turismo a esta ciudad. Cada uno de ellos tiene algo que le hace único y especial.

Angelina, o el mejor chocolate caliente de París
Angelina, o el mejor chocolate caliente de París
Se llama chocolat à l'Africain y es famoso por ser un chocolate caliente espeso, pero ligero gracias a la nata batida. Fundada en 1903, Angelina es una de las chocolaterías más prestigiosas de Francia

Schwartz's Burger, hamburguesas retro en este diner judío de París
Schwartz's Burger, hamburguesas retro en este diner judío de París
En este diner de aire retro se comen unas de las mejores hamburguesas de París. Eso sí, son gigantes, así que hay que ir con hambre para llegar a los postres ¡Hablan maravillas de la tarta de queso!


« Volver a la Home| ,