Aunque sus modelos pueden encontrarse en varias joyerías y grandes almacenes, la firma posee sus establecimientos propios donde encontrar todo el catálogo de la temporada.

Ice-Watch es una marca belga de relojes cuyos movimientos se generan en Japón, su producción y ensamblado en China y su distribución en Hong-Kong; lo mejor: su infinidad de diseños y colores y su precio atractivo.