Martes, 1 Diciembre 2009

Luminaria y líneas metálicas al ritmo de ALLEGRETTO

por Adriana Barcos
Una lámpara en suspensión hecha de líneas de aluminio y acero, ligera y original, es la nueva versión de la serie Allegro de la firma reina de luminarias, Foscarini
Musicalmente hablando, el tempo es la velocidad con que debe ejecutarse una pieza de música, que por lo general se indica con palabras italianas.
Para expresar este tempo, se utilizan cinco movimientos fundamentales; dos de ellos son el andante y el allegro. En algunas piezas musicales se mezclan estos dos, para formar el movimiento allegretto, es decir ni tranquilo, ni rápido, si no un animado.

Esto nos sirve para explicar el concepto de la nueva lámpara de la firma italiana FOSCARINI.

Se llama ALLEGRETTO y tiene una característica única: las líneas metálicas que la componen emiten un sonido delicado cuando se tocan.

Centrándonos un poco más en su función como luminaria, os diré que me ha gustado porque pienso en que es una manera moderna de decorar y animar un comedor con un punto de luz poco común, pero con un movimiento que habla por sí solo. Así, la atención de la sala va directamente hacia esta original lámpara de suspensión.

Sus tres versiones, todas ellas en aluminio y acero esmaltado, con bombillas halógenas, son: “allegretto rítmico” en negro, “allegretto vivace” en marrón y “allegretto assai” en oro.


Sus proporciones y volúmenes se han estudiado en función de un tamaño más reducido.

En 2007 salió a la luz la serie Allegro y ahora en 2009, Foscarini se atreve a lanzar una nueva versión de la lámpara que otorga ligereza y nuevos usos, ALLEGRETTO, como puntos de luz concretos.



Sus diseñadores son los suizos Aurel Aebi, Armand Louis y Patrick Reymond, que forman desde 1991 la ATELIER Oï.

En DolceCity Marcas: Foscarini