Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

viernes, 22 septiembre 2017

Comparte mesa y mantel con desconocidos en Fismuler en Madrid

por Jano Remesal

No siempre conocer gente tiene que ser complicado, ni siquiera planificado. Las mesas comunales de este restaurante de lujo son el lugar ideal para hacer amigos.

Mesas compartidas y sin reserva en una de las zonas más demandadas para comer bien de todo Madrid. Esa arriesgada idea, ese novísimo concepto al menos en Madrid, es lo que hace de este lugar un sitio especial, diferente.

Las mesas son enormes, de madera, y no tienen nada que te haga sentir que eres distinto al que está a tu lado, le conozcas o no: no hay mantel de mesa, no hay separadores... estás junto a todo aquel que se quiera sentar junto a ti.

El horario se hace algo reducido, pues solo abren justo para dar comidas y cenas. Parece un lugar más pensado para estar de paso, para comer rápido y bien, que para las largas sobremesas típicas de las comilonas en España.

A la hora de pedir, se trata sin duda de un lugar de producto, de muy poca elaboración pero máxima calidad en todo lo que aparece en el plato. Aquí no ocultan el producto con especias, salsas y elaboraciones raras, sino todo lo contrario: lo que pidas será exactamente lo que verás en tu plato, y quizá en el de al lado.

Está en el mismo grupo de otros restaurantes de Madrid como La Gabinoteca, lugares desenfadados con cocina rápida de alto estanding. Mucha luz, ambiente agradable, buena carta de vinos, atención muy personalizada... gran sitio.

En DolceCity Madrid: Fismuler


lunes, 18 septiembre 2017

Restaurante y coctelería top unidos en Somos Garra en Madrid

por Jano Remesal

Lo normal cuando uno sale a cenar por ahí con los amigos es que luego apetezca tomarse una copa. Por eso es mejor buscar sitios que nos solucionen ambas necesidades.

Hablamos de este nuevo lugar que está empezando a hacerse muy famoso en pleno centro de Madrid como si de un espacio se tratara, pero en realidad son dos: barra para tomarse copas y restaurante al uso donde comer o cenar.

Dos espacios con el mismo concepto: comer, beber, disfrutar. Como su horario es amplísimo, abriendo a media mañana y cerrando ya muy entrada la noche, se puede disfrutar casi a cualquier hora para hacer casi cualquier cosa: almuerzo, comida, merienda, afterwork, comer, cenar, salir de copas directamente...

Somos es disfrutar de unas vistas espectaculares de plaza de España y de la Gran Vía, y en un ambiente relajado y distinguido, y con una decoración muy personal, apetecible.

Garra es una barra de cócteles digna de los mejores noctámbulos. Música cada fin de semana y el coctelero Ramón Jiménez haciendo maravillas con las bebidas.

La carta es muy cuidada tanto en bebida como en comida, con un estilo de cocina fusión bastante moderno y unos tragos que prácticamente se pueden personalizar para lo que busques, exactamente para lo que busques.

Un lugar diferente, porque en realidad son dos. Un concepto de disfrutar de una experiencia gourmet completa, que llena los sentidos.

En DolceCity Madrid: Somos garra

viernes, 15 septiembre 2017

Mil y una tapas gratis con la bebida en el bar Lus enemigus en Madrid

por Jano Remesal

Puede ser una buena idea dejarte sorprender cuando sales a comer por ahí. Pides la bebida, esperas a que venga el camarero, y junto a él aparece una sabrosa tapa.

Muchos bares de la zona tienen la misma filosofía: bebas lo que bebas te sirven una y otra tapa, muchas tapas.

Ya se sabe dónde está "el truco": las tapas te dan sed, te animas comiendo un poco pero no mucho, y no te darás cuenta de que has entrado en un bucle en el que al beber necesitas comer y al comer necesitas beber. Y así una tapa tras otra, una caña tras otra.

Es un lugar muy muy concurrido, de los que parecen haber estado siempre de moda, y en el que destaca su variedad de tapas al pedir lo que sea de bebida. Sin consumición mínima ni ninguna norma de esas extrañas.

No te habrán puesto la bebida cuando ya tendrás tu correspondiente mini ración (no tan mini): patatas bravas, croquetas, empanadilla, huevos con chorizo… lo que vayan cocinando en cada momento. Muy recomendado para personas con buen saque. Parece como si todo el recetario de la abuela se hubiera transformado en la carta de este bar de toda la vida. Uno más, pero quizá uno de los más recomendables. No todos los bares de viejos de Madrid son iguales, aunque su decoración y su barra idénticas digan lo mismo.

Eso sí, no estamos ante el lugar más limpio ni menos grasiento del mundo. Constantemente tendrás que estar limpiándote, básicamente porque las tapas están así de ricas por algo... lo que no mata, engorda, dicen.

En DolceCity Madrid: Lus enemigus

miércoles, 13 septiembre 2017

Tapas grandes y cañas bien tiradas en Petisqueira en Madrid

por Jano Remesal

A veces salir de tapeo es lo más sencillo del mundo. Basta con buscar un lugar donde pongan buenas tapas, contundentes para no quedarte con hambre. Sin más.

Entramos en el terreno de los bares de toda la vida, de esas tabernas más típicas que el toro de Osborne, de esas a las que hemos ido una y mil veces, y en las que siempre queremos estar. En concreto, este bar es famoso por sus  tapas de batalla acompañando a la clásica caña bien tirada, con bien de espuma y muy fría.

En el amplio menú tienen desde ensaladas de varios tipos hasta revuelto de patatas, pasando por mini hamburguesas, patatas con chorizo o pimientos rojos. Los míticos huevos rotos, croquetas, bravas y demás no faltan.

Tiene amplísimo horario y siempre suele estar con ambiente, lo cual no quiere decir que cueste entrar y salir pero casi. No es el sitio más cómodo del mundo, para qué engañarnos, ni tampoco el más nuevo ni decorado más a la última. Eso sí, en pocos sitios se come tan bien por tan poco dinero, con cantidades más apetecibles y un trato directo, nada de dar vueltas. Aquí se viene a comer y a beber, a charlar y a echar unas risas.

Es cierto que la zona está llena de bares de este tipo, por lo que lo más recomendable es hacerse una ruta por los alrededores e ir picando aquí y allá. Los fines de semana sobre todo, es un plan irrechazable.

Por 1,75 euros puedes comer y beber a escasos pasos del metro de Tribunal, y puedo decir bien alto que seguro que con hambre no te quedas.

En DolceCity Madrid: Petisqueira

lunes, 11 septiembre 2017

Conversaciones relajadas con amigos en La Charla en Madrid

por Jano Remesal

Un lugar donde conversar y estar tranquilo. Algo tan difícil de encontrar siendo tan fácil. Eso propone una de las últimas novedades de la calle Ponzano.

Un local trendy a más no poder que ha desembarcado en el barrio de moda de Madrid, Chamberí, y en la calle de moda de Madrid, Ponzano, hace apenas unos meses. Y está triunfando.

Una forma diferente de picar, cenar y alargar la cena en un mismo local: tranquilidad es la palabra. Tiene dos plantas: mesas de madera arriba, tapas, música abajo y el mejor ambiente con una carta llena de sabor que habla por si sola: carnes al punto, pesacados de maneras inusuales, tapitas de todo tipo listas para ser degustadas siempre en su mejor momento...

A la hora de sentarse a la mesa, una carta con toques internacionales que transmite personalidad, incluso cariño por la materia prima llegada desde lo más cerca posible. La diversidad de platos es muy de agradecer, destacando productos traídos directamente de la huerta de Llanes, dicen los dueños, y sabrosas carnes La Finca, del mismo Madrid.

Pero lo mejor es que con los entrantes las conversaciones surgen, entre las ensaladas ya se tocan todos los temas posibles en la mesa, y cuando llegan los platos principales ya estás enfrascado en un momento de tranquilidad con los amigos que echabas mucho de menos. No vas a llegar que lleguen los postres, y no porque no tengan variedad de dulce de todo tipo, sino porque no querrás terminar la velada tan pronto.

Pero, una vez más hablando de Ponzano, mejor ir prontito o reservar mesa, porque está tan de moda y quieren preservar un ambiente tan íntimo, que no hay sitio para mucha gente más de la que suele querer ir cada fin de semana.

En DolceCity Madrid: La charla

siguiente página »