Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 4 diciembre 2017

Un trocito de Andalucía en Madrid con taberna La alpujarra

por Jano Remesal

Desde pescaito frito hasta gazpacho como aperitivo con la cerveza. El sur del sur se queda en el centro de Madrid con una taberna de las de toda la vida.

Si hay algún lugar donde quede claro eso de que comer es un placer, es Andalucía. No se lleva la fama que sí se llevan otras gastronomías patrias, pero su variedad y sabores lo merecen. Y para poder disfrutar de Andalucía es necesario hacerlo con las mejores materias primas. Sin descuidar nunca un ambiente que recuerde que estamos en el sur.

Apuestan por una carta donde encontrar referencias clásicas de la cocina andaluza, que se entremezclan con platos más de cualquier sitio, universales. Sin olvidar nunca referencias de la rica oferta gastronómica de la capital. En definitiva un poco de todo: guisos, arroces, pescados frescos, etc.

Y ojo con los caldos de su bodega, porque como dijo aquel la comida es la parte material de la alimentación, pero el vino es la parte espiritual de nuestro alimento. Y para que cada uno de nosotros cuide esa parte espiritual de la comida, a disposición del comensal aparece una muy cuidada carta de vinos. Se puede recorrer enológicamente una gran parte de España y algunas partes muy destacadas del extranjero en sus hojas.

Y además de la terraza, enorme y cubierta, y del comedor, grande pero no atiborrado, tienen un lugar más bullicioso e informal donde poder disfrutar del cañeo más clásico de Madrid, su barra, también ambientada como de si de un entorno andaluz se tratara. Un lugar donde poder disfrutar de vinos por copas, cerveza andaluza (cómo no) y ricas tapas y raciones made in Andalucía.

En DolceCity Madrid: La alpujarra


miércoles, 29 noviembre 2017

La Fragua es quizá el restaurante asturiano más contundente de Madrid

por Jano Remesal

Cachopo, fabes, picadillo, fabada, sidra bien escanciada... todo lo que huele a asturiano, huele a buena cocina. Pero hay tantos que mejor asegurarse antes de elegir.

La cocina tradicional es siempre una buena idea a la hora de mover el bigote. Lo malo es que no todo lo que nos pasan por tradicional, es tradicional.

En este caso entramos en una cervecería, más que un restaurante, lo que quiere decir que  mejor no poner las expectativas en cuanto a decoración y otras menudencias muy alto. Aquí se viene a comer mucho y bien, y se come mucho y bien. El local es normalito, de decoración austera y trato directo, sin más.

Lo mejor son los platos asturianos de toda la vida: hay cachopo XXL, por supuesto, y también fabada, fabes con almejas o sidra bien rica. Eso por descontado, y además otros productos menos conocidos de la cocina asturiana que  merece la pena descubrir.

Lo mejor es reservar porque las mesas no son muy grandes y si somos un grupo numeroso seguramente tendrán que reorganizar el salón para nosotros. Una vez sentados, contundencia en la carta y además a precios más que razonables. Por 20 euros se sale comido y bebido para un par de días como mínimo, cosa que no muchos restaurantes de cierta calidad pueden decir.

Otra opción es sentarse en su barra e ir pidiendo raciones o tapas para probar más cosas y que el servicio sea más rápido. Cualquier opción es buena si el producto es bueno, y en este caso no hay duda de que se cuida la despensa.

En DolceCity Madrid: La fragua

lunes, 27 noviembre 2017

(Casi) todos los cereales del mundo están en Cereal Hunters en Madrid

por Jano Remesal

Cereales, esa comida siempre sabrosa y nutritiva que suele ser protagonista de los desayunos de grandes y pequeños. Y también hay toda una cultura detrás.

Lo bueno de vivir en una ciudad grande y cosmopolita como Madrid es que tienes la posibilidad de comprar todo tipo de cosas en todo tipo de establecimientos. Por ejemplo cereales en una tienda de cereales, ¿por qué no?

Lo bueno es que esta tienda nos descubre que los cereales con leche típicos de desayuno se pueden comer a cualquier otra hora del día, no solo a la hora del desayuno. Brinear (es decir, como brunch pero a media tarde, ya casi para la hora de la cena), merendar, almorzar... lo que te dé la gana, siempre a punto tu bol de cereales.

Además tienen la opción de llevártelo a casa, no sólo comer in situ en su restaurante, con lo que puedes probar diferentes tipos de cereales a diferentes horas y en diferentes días con sólo una visita al paraíso de los cereales.

Aunque pueda parecer una americana, y en parte lo sea, este alimento es consumido en todo el mundo y por ello tiene variedades propias de muchos lugares del globo, incluidos claro los más consumidos aquí en España.

El local es trendy, muy del estilo de la gente joven, habrá quien diga incluso que es un sitio hipster y nadie podrá llevarle la contraria. En todo caso un local desenfadado, alegre y diferente donde comer cereales. Así de simple.

En DolceCity Madrid: Cereal Hunters

viernes, 24 noviembre 2017

Abolea en Madrid demuestra que un restaurante saludable puede ser divertido

por Jano Remesal

Comer verde es normalmente sinónimo de aburrimiento, de falta de chispa. Pero eso es porque no conoces este rinconcito único en su especie. Un espacio donde comer rico y sano a la vez.

Su nombre viene de bol, creo, porque se caracteriza por sus boles de comida rica rica pero a la vez saludable saludable.

Es un lugar donde saborear una comida simple, colorida, variada, sana y muy cercana al cliente. Como con mimo.  Son amantes de la dieta Mediterránea, pero mediterránea con mayúsculas, variada, sabrosa y con producto de temporada.

Cambian por tanto la carta según la estación, pero siempre con los boles saludables como protagonistas, siempre llenos de base de pescado o carne, verduras, cereales, legumbres, hummus o salsas, semillas y frutos secos. Dicen que si los pruebas, te sentirás bien, y no mienten.

Hacen gala de utilizar como proveedores el comercio local y los productos siempre frescos. Presumen de conocer a los productores de todo lo que ponen en sus boles y de que el cliente también sepa de dónde viene lo que consume.

Y mención especial merece el espacio, acogedor y de líneas muy minimalistas, muy típico de fotos de Instagram modernetas. Si a ese espacio y esa comida la acompañas de los buenos caldos de su bodeba, de una cerveza artesana o de un café siempre recién hecho y con todo el aroma, la experiencia es más que recomendable. 

En DolceCity Madrid: Abolea

miércoles, 15 noviembre 2017

Posiblemente, el mejor restaurante gallego de Chamberí sea Meigadas en Madrid

por Jano Remesal

La cocina gallega es un valor seguro. Buen producto, mejores recetas, sabor puro y nada de dietas. Y en Madrid hay más de un sitio más que recomendable.

Chamberí tiene tantas opciones para comer, tapear o cenar que se hace muy complicado elegir, incluso si sabemos qué tipo de comida nos gustará para ese día. Es el caso con los restaurantes gallegos, que hay más de uno, y de buen nivel.

En este caso es quizá el restaurante gallego que más me gusta no solo de Chamberí, sino de todo Madrid, probablemente de fuera de Galicia es el mejor en el que he comido nunca. Y eso, en un tipo de cocina con tanta solera, es mucho decir.

Lo mejor es el producto, la materia prima que trabajan. Todo es bueno: huevos, carnes, verduras, pesacados... incluso el pan es de primera. Ya solo por es merece la pena, pero además es que la cocinera tiene manos de lujo, pues todas las recetas que hemos probado estaban muy muy ricas, y además en su punto exacto.

La otra gran noticia es el trato que recibe el cliente. Simplemente de primera. Son amables sin ser pedantes, vestidos de punta en blanco, cercanos y dispuestos. Algo casi tan raro de ver en un restaurante como necesario a la hora de estar bien comiendo fuera.

La terraza es bastante amplia, y además está acotada por unas vallitas, lo que hace que tengamos sensación de mayor intimidad, algo bastante recomendable en una calle tan transitada como Santa Engracia.

En DolceCity Madrid: Meigadas

siguiente página »