Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 6 noviembre 2017

Tomarse un vino en La casa del abuelo en Madrid es como retroceder en el tiempo

por Jano Remesal

Tabernas con encanto. Cada vez hay menos y por ello son cada vez más cotizadas. Decoración vintage, ambiente bohemio y sabor a otro tiempo en pleno centro.

En Madrid a todas aquellas tabernas y similares (también comercios no de hostelería) que tienen más de 100 años de apertura ininterrumpida, le dan una placa conmemorativa que lucen con el orgullo que se merece.

En este caso sobrepasa esa cifra de sobra, pues ya son 111 años desde su apertura. 111 años poniendo básicamente vinos (sobre todo dulces) con gambas, las dos especializades de esta taberna tradicional decorada igual desde hace décadas.

La carta es bastante variada, pero en todo caso está pensada para compatir, para tapeo típico. La carta de vinos y cervezas también está muy bien, y además saben aconsejarte si no te decides sobre cómo maridar tu elección de tapa.

Es normal que la primera vez que alguien entra en este establecimiento esté un buen rato mirando hacia todos los lados, pues la decoración es realmente auténtica, dándole un aire bohemio, un toque vintage, que hace de este lugar un sitio único.

Acaban de abrir un segundo establecimiento por la zona de calle Toledo, más castiza imposible, así que ahroa se puede elegir dónde hacer un regreso al pasado más castizo, y ya de paso salir comidos por un precio que, si bien no es barato, tampoco es caro comparado con establecimientos donde se come menos y peor por la zona.

En DolceCity Madrid: La casa del abuelo


viernes, 3 noviembre 2017

Escápate de la aventura más divertida con Fox in a box en Madrid

por Jano Remesal

Los juegos de escapismo están cada vez más de moda, si no lo has probado no estás a la última. Pero no todos son igual de divertidos, ni la dificultad es siempre la adecuada.

Para quien no los haya probado ya, si es que a estas alturas aún hay alguien que no lo haya hecho, los juegos de escapismo consisten en encerrarse (voluntariamente) en una habitación llena de cosas con un grupo de amigos y utilizar todas esas cosas para ir resolviendo acertijos que nos permitan resolver un misterio, y de paso poder salir de nuestro encierro.

En Madrid están tan de moda como en su día las tiendas de cigarrillos electrónicos o durante toda la vida las fruterías, así que por oferta no será.

Pero no todos los juegos de escapismo son iguales, así que conviene buscar alguno que sea divertido, que su historia enganche, y que el nivel de dificultad sea el adecuado. Ni facilón, ni imposible adivinarlo. Porque salir, te van a dejar salir seguro, pero no es lo mismo salir triunfante habiendo resuelto el acertijo o hacerlo más perdido que un pulpo en un garaje.

En este caso tienen un total de 5 (actualmente) tramas diferentes repartidas entre sus dos sedes, ambas en el centro de Madrid. Lo suyo es preguntar antes de qué va cada una y optar por la que más interesante nos parezca. En todo caso el nivel de dificultad y tipo de juegos dentro de la habitación serán similares.

Lo suyo es ir con gente conocida, donde haya confianza, porque sino la cosa puede terminar regular... se trata de trabajar en equipo, que nadie sea más que nadie.

En DolceCity Madrid: Fox in a box

lunes, 30 octubre 2017

Ir al teatro en familia en La Chocita del Loro Senator en Madrid

por Jano Remesal

Ir a los grandes coliseos de la lírica patria e internacional es una idea más que recomendable, de acuerdo. Pero el teatro a pie de pista, íntimo, es muy agradecido.

El Club de la comedia fue en su día un fenómeno de masas digno de estudio. De repente lo de los monólogos de humor se convirtió en la gallina de los huevos de oro. Casi todo el mundo parecía poder subirse a su escenario y ponerse a contar chistes uno detrás de otro. El tiempo ha pasado, y eso ha permitido que los que permanecen sean los buenos de verdad, los que hay que ir a ver.

He ahí la esencia de esta sala de las varias que tiene la franquicia La chocita del loro. Buenos actores. Risas aseguradas.

Todo ello con su formato habitual de mesa y sillas bajas muy pegadas al escenario, para que sintamos que la obra de teatro se dedica a nosotros casi en exlusiva, con una sensación de intimidad que hace que nos riamos sin apuro ninguno.

Así podremos tomarnos algo, si bien esta sala es más grande y menos indicada para ello que el resto de las de la franquicia. Bien sea antes o después de cenar, pues tienen diferentes horarios dependiendo del día, la consumición ayudará a crear un ambiente de complicidad con la persona que nos está intentando hacer gracia.

Lo mejor es fijarse bien en el calendario y reservar mesa para ir a ver a nuestro humorista favorito, porque seguro que antes o después pasa por aquí.

Las entradas se venden más baratas por internet, ojo, y también por internet se puede conseguir un descuento jugoso para el parking, porque en esa zona es imposible aparcar sin pagar.

En DolceCity Madrid: La chocita del loro senator

viernes, 27 octubre 2017

El menos conocido del triángulo del Arte en Madrid es el Museo nacional de artes decorativas

por Jano Remesal

No todo va a ser el Prado, el Reina Sofía y similares. Madrid está lleno de joyas museísticas que deberían conocer todos los madrileños y gentes de paso.

Madrid es ciudad de fiesta, de mucha fiesta, dado que aquí hay ambiente los 365 días de año; de deporte, de mucho deporte dado que aquí hay varios de los mejores equipos del mundo en diferentes deportes; y de tantas otras cosas más. También de museos, porque efectivamente, aquí están algunos de los mejores museos del mundo.

Pero dejando a un lado los top, también Madrid es ciudad de museos porque tiene muchas joyas escondidas en su callejero. Por ejemplo este museo dedicado a la decoración. Ni más ni menos, todo aquello que decora, tiene su hueco aquí.

Este museo ha renovado colecciones recientemente, y ahora podemos hacer un recorrido más que completo por la historia de la decoración privada. Cómo vestían casas nobles en otros siglos, cómo ha evolucionado la forma de engalanar estancias, y sobre todo aprender que la decoración es un arte tan vivo y tan trascendente como la pintura, la escultura o el arte. Hay mil y una técnicas que dan variedad y colorido a este mundillo.

Además de las visitas guiadas, las actividades en grupo y las exposiciones temporales, a este museo se le suma el atractivo de estar en plena zona noble museística de Madrid, a tiro de paseo de las más importantes pinacotecas, lo que permite una tarde de lo más cultureta.

Y por si fuera poco, otra gran noticia: es gratis.

En DolceCity Madrid: Museo nacional de artes decorativas

lunes, 23 octubre 2017

Cuentacuentos privados para toda la familia con El dragón lector en Madrid

por Jano Remesal

La ilusión de escuchar un cuento no se pasa porque tengamos 8,18 u 88 años. Pero ciertamente, a los más pequeños les hace más ilusión. Acompañarlos puede ser la excusa.

Ya habíamos hablado en alguna ocasión de este librería especializada en magia, en pequeños y mayores y en transmitir fantasía, pero lo habíamos hecho centrándonos en sus libros, en lo que de librería tradicional tiene, que es mucho y muy bueno.

En esta ocasión hay que centrarse en sus actividades de ocio y promoción de la lectura, porque merecen mucho la pena. Tienen varias sedes donde, de vez en cuando, con previo aviso pero sin necesariamente una periodicidad marcada, organizan cuentacuentos.

La idea es llevar a los peques y quedarnos a escuchar la historia, ver cómo los peques reaccionan, viven, se emocionan con el texto leído de forma siempre magistral por sus lectores. Además lo harán en grupo, con lo que las sensaciones se multiplicarán.

Forma parte de la amplísima oferta de talleres y actividades de fomento de la lectura de esta librería que además tiene dos grandísimas ventajas: la priemera, el precio, o mejor dicho, la ausencia de precio, pues sus cuentacuentos son gratis; la segunda, el fomento del bilingüismo, pues programan actividades tanto en español como en inglés.

Para dejar o llevar a nuestros hijos siempre buscamos lo mejor, calidad y servicio impecables asegurados, por ello esta librería nos deja más que tranquilos. A los peques no los deja tranquilos, eso sí, los emociona.

En DolceCity Madrid: El dragón lector

« página anterior | siguiente página »