Viernes, 13 Octubre 2017

Un día de contacto y aprendizaje en plena naturaleza con Mi primera planta en Madrid

por Jano Remesal
Los niños son hoy tan urbanitas que corremos el riesgo de que no sepan de dónde vienen los tomates, o que las manzanas crecen en los árboles. No lo permitamos.

Plantar una semilla, añadirle tierra, regarla, cuidarla y ver cómo crece. Parece un planazo, y en realidad lo es.

Cuando éramos pequeños en el colegio nos enseñaban lo básico de agricultura para que entendiéramos de dónde vienen los alimentos, pero parece que cada vez se estilan menos este tipo de actividades campestres.

Será la primera planta que tus hijos hayan cultivado, les hará sentirse orgullosos de sí mismos y aprender a asumir responsabilidades. No se trata por tanto simplemente de pasar una tarde divertida, la actividad dura unas dos horas, sino también de aprender a valerse por ellos mismos y a respetar la naturaleza. Aprendizaje edificante.

Esta original actividad les enseñará que con paciencia y perseverancia se obtienen resultados y también que en ocasiones las cosas no salen como las planeamos. Aprenderán jugando sobre la naturaleza, valorando el medio ambiente que les rodea y que ellos mismos tendrán que cuida el día de mañana.

Todos los profesores son licenciados en Ciencias Ambientales y por lo tanto el saber está asegurado. Además facilitan todo lo necesario para llevar a cabo la actividad, y se amoldan a la edad y conocimientos previos del grupito.

En DolceCity Madrid: Mi primera planta