Lunes, 11 Septiembre 2017

Conversaciones relajadas con amigos en La Charla en Madrid

por Jano Remesal
Un lugar donde conversar y estar tranquilo. Algo tan difícil de encontrar siendo tan fácil. Eso propone una de las últimas novedades de la calle Ponzano.

Un local trendy a más no poder que ha desembarcado en el barrio de moda de Madrid, Chamberí, y en la calle de moda de Madrid, Ponzano, hace apenas unos meses. Y está triunfando.

Una forma diferente de picar, cenar y alargar la cena en un mismo local: tranquilidad es la palabra. Tiene dos plantas: mesas de madera arriba, tapas, música abajo y el mejor ambiente con una carta llena de sabor que habla por si sola: carnes al punto, pesacados de maneras inusuales, tapitas de todo tipo listas para ser degustadas siempre en su mejor momento...

A la hora de sentarse a la mesa, una carta con toques internacionales que transmite personalidad, incluso cariño por la materia prima llegada desde lo más cerca posible. La diversidad de platos es muy de agradecer, destacando productos traídos directamente de la huerta de Llanes, dicen los dueños, y sabrosas carnes La Finca, del mismo Madrid.

Pero lo mejor es que con los entrantes las conversaciones surgen, entre las ensaladas ya se tocan todos los temas posibles en la mesa, y cuando llegan los platos principales ya estás enfrascado en un momento de tranquilidad con los amigos que echabas mucho de menos. No vas a llegar que lleguen los postres, y no porque no tengan variedad de dulce de todo tipo, sino porque no querrás terminar la velada tan pronto.

Pero, una vez más hablando de Ponzano, mejor ir prontito o reservar mesa, porque está tan de moda y quieren preservar un ambiente tan íntimo, que no hay sitio para mucha gente más de la que suele querer ir cada fin de semana.

En DolceCity Madrid: La charla


La charla ( Ver plano )

Calle de Santa Engracia, 76
Tel:
Web: www.lacharlachamberi.com

No es tan fácil encontrar un sitio relajada, tranquilo, donde tomar algo con calma, ya sea bebida y comida. En un tiempo en el que predomina la comida fast food, es de agradecer un remanso de paz en pleno centro de la ciudad. Apetecible es poco.