Viernes, 4 Marzo 2016

El cocido de La gran tasca es la mejor forma de combatir el frío de Madrid

por Jano Remesal
Vale, no está haciendo mucho frío que se diga este invierno, pero el clima no parece que vaya a ir a peor, así que hay que aprovechar para comer ya un buen cocido madrileño.

Es cierto que estamos viviendo un invierno sin invierno, con temperaturas altas día sí y día también y con poca lluvia y ni que decir tiene que nada de nieve. Pero aún así siempre es buen momento para un cocido madrileño si estamos en invierno. Y te pongas como te pongas, estamos en invierno aún.

Aquí llevan casi 75 años haciendo lo mismo: cocina tradicional. El gancho es uno de esos cocidos que lo llevan todo, que necesitas dos horas para comer y que hacen que acabes llenísimo, pero no sólo tienen eso en la carta. Tienen carnes y pescados de gran calidad, como es habitual en Madrid aunque no haya mar, y también tapas típicas del tipo bravas, huevos rotos, embutidos... Lo mejor es ir con amigos o con la familia, porque el ambiente es relajado, no invita a pasarte e irte, sino a quedarte.

La decoración algunos la encontrarán viejuna, y puede que no les falte razón, e incluso excesiva, pues en algunos puntos está muy sobrecargado con cosas, y algunas de ellas ciertamente pegan poco, pero tiene su encanto. Es lo que se llama un local vintage, de toda la vida también en la decoración.

Tiene cierta fama, lo que hace que reservar sea buena idea, sobre todo en fin de semana, pero tampoco es ni mucho menos un sitio de moda, lo que hace que la cuenta final no vaya a ser nunca estratosférica. Por 35 euros sales comido y bebido. El servicio es en ocasiones lento, pero sobre todo porque tienen muchos platos que requieren elaboración, no porque el servicio en sí sea malo. Y está todo tan rico que hasta comiendo pan puedes tirarte un rato sin que te importe.

En DolceCity Madrid: La gran tasca


La gran tasca ( Ver plano )

Calle de Santa Engracia, 161
Tel: 915344634
Web: lagrantasca.com

Cocidos madrileños en pleno invierno y platos tradicionales de todo tipo durante todo el año. Aquí se come contundente y nada caro, y es para estar un buen rato, pasar una velada en calma con amigos o familiares terminando con un chupito.