Lunes, 14 Diciembre 2015

La sombrerería La Favorita lleva más de cien años en el centro de Madrid

por Jano Remesal
Más castizo no se puede ser. Más de un siglo vistiendo la cabeza de todos los que pasan por delante de sus escaparates en plena Plaza Mayor. Uno de esos sitios que no debería desaparecer nunca.
Hay tiendas que más allá de servir para ganar dinero, sirven para darle un toque personal a cada ciudad, que definen un barrio o incluso una forma de ser. Suelen ser establecimientos muy antiguos, de productos que ya casi no se venden, y familiares, muy familiares tanto en sus dependientes como en el trato al público. Todo eso es La Favorita.


Lo primero que gusta de La Favorita es su ubicación, en la Plaza Mayor de la capital, quizá la plaza más famosa y sin duda la más transitada de España y parte del extranjero. Ya sólo eso es una buena excusa para pasear por su vera y fijarse un rato en sus escaparates. Escaparates, que por cierto, guardan el aire vintage que debe tener un establecimiento del año nada menos que 1894. Esos rótulos sencillotes, con letras en una especie de blanco brillante sobre fondo negro, las típicas que vemos en las series de época. De hecho, visitar una sombrerería ya es como viajar a una serie de época, pues pocos nos ponemos ya sombrero.


Si eres de esos, estás en un paraíso, pues tanto para hombre como para mujer, tanto a medida como ya hechos, de ala ancha, corta, boinas, gorras, con orejeras, de todos los materiales y aspectos... Simplemente tienen de todo, seguro que encuentras lo que buscas. Y si no lo encuentras, es que no existe. Además, como suele ocurrir en tiendas tan especializadas, el trato humano es muy bueno y de gran importancia, pues no solemos ser expertos ni mucho menos en sombreros. Te aconsejan, te explican, y acabas siempre decidiéndote por la mejor opción.


La verdad, no es barato, es más bien un capricho, pero de una elegancia y una calidad que merece la pena tanto para uno mismo como para un regalito en cualquier época del año.

En DolceCity Madrid: La Favorita