Miércoles, 11 Noviembre 2015

Esta noche es una fiesta en New Garamond Madrid

por Jano Remesal
Fiesta, fiesta y más fiesta. Postureo, gente guapa y dejarse ver para ser visto. Bienvenidos a una de las discotecas más de moda desde siempre en la capital.
Vaya por delante que no soy nada de discotecas, me dan como pereza, no me gusta bailar y acabo aburrido como una ostra. Pero antes o después, a todos nos toca pasar por el aro, hacer caso a la mayoría como buenos demócratas, y pasar una noche de algo parecido a bailotear en una gran discoteca.


Madrid ha tenido y tiene muchos ejemplos de discotecones, desde la mítica Kapital hasta la añorada Pachá, pasando por la muy de famoseo Joy Eslava u otras más vintage como la sala Sol o similares. Además, algo que me gusta de Madrid es que no tiene la fiesta concentrada como otras ciudades, puedes pasar una noche de desenfreno bailongo en casi cualquier barrio de la capital. Pues bien, New Garamond es un claro ejemplo de eso, para mí, de los mejores ejemplos.

Situada cerca de la zona de negocios de Azca-Castellana, está bien situada para que los ejecutivos salgan un jueves a tomarse una copa, o para celebrar pequeñas fiestas de nivel. Eso hace que la entrada y la consumición sean muy, muy caras. De hecho casi te sale mejor reservar un espacio reservado, valga la redundancia, a pesar de su prohibitivo precio, que pagar pagar entrada y 3 o 4 copas, porque la cosa puede salirte por un riñón. A cambio, tienes botellas de calidad, no garrafón, y estás bien atendido, con todo los que necesitas, y mucho más tranquilo que entre la marabunta que baila, porque este sitio suele estar literalmente petado, lleno hasta la bandera, y los porteros no parecen atender al pie de la letra a eso del aforo máximo...


La música, la imaginable: temas muy famosos de pachangueo movido, música dance, mucha americanada y poca cosa en español. Lo que pide el ambiente, que siempre es bastante selecto (gente de traje entre semana y gente de punta en blanco en fin de semana). Suele haber gogós u otro tipo de animación por el estilo, en un ambiente pensado, la verdad, sobre todo para que los hombres se dejen dinero. Eso sí, no parece ser obligatorio llevar zapatos, como en muchas otras discotecas del estilo. Y cierra tarde, muy tarde.

En definitiva, una noche sin sorpresas y mucha marcha es lo que propone esta inmensa discoteca. Si es lo que buscas, no te defraudará, si buscas algo diferente o alternativo no estás en donde quieres estar.

En DolceCity Madrid: New Garamond