Miércoles, 17 Diciembre 2014

Cómo sobrevivir en un viaje en bus Madrid-Cádiz

por Pilar Baena
Esta semana más de uno regresa a casa por Navidad. Quizás hagas un viaje de largo trayecto en autobús como yo así que os doy unos consejos para sobrellevarlo un poco mejor.
Esta semana me dispongo a volver a casa por vacaciones, a volver a Cádiz. Iré en autobús que son unas ocho horas pero sale muchísimo más barato que ir en tren sobre todo si no has comprado los billetes a tiempo como siempre me pasa.

No es la primera vez que voy en autobús hasta Cádiz y ya lo he hecho a otras ciudades como Sevilla o Barcelona. Tantos años de experiencia con el síndrome de culo carpeta me ha hecho obtener cierta sabiduría a la hora de preparar mi viaje en bus. Y aquí os dejo algunas de mis reglas para sobrevivir el viaje y al menos no querer tirarse en marcha. Bus a Madrid-Cádiz, Sevilla, Barcelona o a cualquier sitio que suponga más de seis horas de trayecto.
  • Equipaje. En el interior del autobús sólo se pueden subir dos bultos. No intentéis subir maletas, no hay espacio. Hay que colocar las maletas en la parte superior y cualquier bolso en la parte superior, no en los pies. Es una medida de seguridad. Por lo tanto las maletas al maletero. Lo que hay que hacer es dejar la maleta con las cosas que no tengan valor como la ropa por ejemplo, y todo lo relacionado con la tecnología llevarlo a cuestas no vaya a ser que pase algo (aunque a mí nunca me ha pasado). El bolso que que vayas a subir arriba que no sea muy grande, que pueda pasar por una mochila manejable porque si la mochila es demasiado grande puede que te la hagan dejar abajo. Yo me las arreglo con una bolsa de tela donde meto portátil, cargadores, libros, algún cuaderno...En otro bolso pequeño meto cosas esenciales cartera, móvil, mp3...y cuento con tener hueco en la otra bolsa por si el conductor da problemas con subir dos bolsos. También meto comida que es el segundo punto.
  • Las paradas de descanso durante el viaje pueden llegar o no. Un día que salí de Madrid a las nueve de la mañana, hizo una parada a las 11 y hasta las 17:30 que no llegué a Cádiz no volvió a parar. El principal problema fue que el sitio en el que paró no tenía casi nada de comer por lo que no pude comprar nada. Los temas del baño están arreglados porque el autobús tiene uno propio, pero el hambre no. Si no quieres acabar teniendo el impulso de comer al resto de viajantes lo conveniente es traer comida de casa. Puede que a la hora de la comida pare en uno de los míticos Abades pero los precios son demasiado caros y puede que acabes comprando algo en mal estado y darte cuenta a mitad del viaje como me pasó a mí. Así que el día de antes o la noche haz un buen o dos bocadillos (de chorizo no que luego a pesta a todo el mundo), un refresco (en botella) y agua, y quizás algo de dulce como chocolate, caramelos o galletas.
  • Al comprar los billetes con antelación intentad siempre escoger ventanilla que es más cómodo para apoyarse al dormir pero a veces la web miente y eliges ventanilla y luego el número no coincide con la realidad. Esto es ir a la aventura totalmente. Además si el asiento está por detrás mejor porque a veces si hay mucha suerte, el autobús tiene fuentes para cargar el móvil pero hay algunos que sólo lo tienen en la parte posterior. Como dejar el móvil cargando y tener que estar al lado de pie es incómodo, es mejor pillarse uno de los asientos posteriores.
  • ¿Qué hacer con la dichosa batería? Aquí hay que seguir un orden. Para no aburrirse por el camino está la opción de dormir mucho. Hay gente que no puede dormir por el trayecto o dependiendo de la hora no tiene sueño. Por ello son conveniente los horarios nocturnos. Pero para no aburrirse siempre es bueno llevarse algo. Un libro no necesita batería pero si es por la noche no se ve nada. Así que pasamos a la segunda opción: portátil. El portátil puedes estar usándolo y a la vez conectar otros aparatos tecnológicos para recargar la batería. Cuando el portátil muere, pasamos al móvil, al Ipad o al Ipod. Pero nunca a la vez porque hay que racionar. Lo conveniente es tirar de Ipad para reservar el móvil para las llamadas urgentes. Luego Móvil para conectarse a Internet aunque el Wifi del autobús no sea muy bueno y el 3G da bastantes fallos, puedes estar un rato conectado. El Ipod yo lo dejo para el momento en el que quiero dormir porque es mejor dormir escuchando música de Xoel López que los ronquidos de nuestro pasajero acompañante.

Con estos simples consejos os aseguro que el trayecto en bus se hace más ameno, además contando siempre con la parada para mover un poco las piernas e intentar dormir lo máximo posible.

En DolceCity Madrid: Estación Sur de autobuses de Méndez Álvaro