Martes, 7 Octubre 2014

El mejor vermut de Madrid en La Ardosa

por Pilar Baena
Probamos el mejor vermut en un clásico de Madrid, Bodega La Ardosa de Calle Colón y luego estuvimos de copas y bailando en Disco Cibeles en Calle Las Hileras cerca de Sol.
Como ya os comenté el pasado viernes acudí al teatro La Usina y al bar de tapas de al lado Hermanos Arnanz y me comentan que eso de que pongan tapas es más típico de lo que creo en Madrid y eso ya me ha alegrado toda la semana, el mes y el año. Pero la noche no se quedó ahí y estuvimos dando una vuelta por Malasaña.

Mi amiga me llevó a probar el mejor vermut de todo Madrid. Y yo la verdad es que muy puesta no estoy pero sí que estaba bueno. Fue en la Bodega La Ardosa muy conocida en Madrid y situada en calle Colón. Pues no recuerdo si nos tomamos dos o tres la verdad, pero estaba tan bueno que era para tomarse por lo menos diez. Menos mal que tenemos autocontrol. El sitio es pequeño y cuando entramos nos costó llegar a la barra, no sabemos qué pasó que de repente la cosa se calmó y ya pudimos coger un buen sitio.


La cosa salió muy barata pero es cierto que comer allí, sale carillo porque estuvimos mirando el menú al ver a dos parejas que al pagar la cuenta, no paraban de soltar billetes. Aunque claro un día es un día y si hay hambre pues más. Aunque como sitio para tomarse unas cañas o un vermut lo recomiendo muchísimo. Ojo cuidado con el alcohol porque aquí el vermut estaba tan bueno que la que escribe se pasó de lista y se los bebió muy rápido.

Ta rápido que al final acabamos en la discoteca Cibeles (C/ Hileras 17) que por cinco euros nos daban un chupito, una copa y una cachimba. Lo de la cachimba pasamos pero sí que nos tomamos las copas. Yo no es que sea de discotecas y no tengo ni idea de qué se baila ahora pero fue de agradecer que pusieran canciones que te alegran el día como la BSO de Grease o It’s my life de Bon Jovi. Llamadme clásica.

Pero si a vosotros sí que os va este tipo de sitios ya sabéis porque la verdad es que la entrada era barata y pasamos un rato muy divertido.

En Dolce City Madrid: Bodega La Ardosa