Jueves, 19 Septiembre 2013

Grazie Mille: Comida italiana de verdad en el centro de Madrid (ojito a esos cafés y helados)

por Juan Rodríguez
Grazie Mille llegó a mi vida por sorpresa. Inserta en una de las calles más famosas y céntricas de la capital, nunca le eché cuenta. Pero su diseño, sus postres y su autenticidad me han conquistado.
Grazie Mille es uno de esos sitios que he visto toda mi vida por el centro pero en los que no había entrado nunca porque creía que era la típica… “TRAMPA PARA TURISTAS” (leer con eco). Sitio así como italiano, en la Calle Mayor, entre el Mercado de San Miguel y la Puerta del Sol… ¿Sería italiano de verdad o de pega? ¿La comida sería auténtica o más falsa que un euro de madera? Bueno, pues para acabar con las dudas nada mejor que entrar y consumir. ¿El resultado? “Una triunfada como una casa”, que diría la muchachada. Grazie Mille es un “kitchen bar” donde puedes tapear, tomarte un café con dulce o incluso cenar en plan íntimo con el objeto de tu afecto.


La decoración del sitio está bastante bien, con mesas de madera, sillas desgastadas de colores (y de diseño), columnas, lamparitas y una barra como muy “casera”. Algunas mesas tienen largos bancos de madera para sentarse y hay bastante espacio entre los comensales (algo que se agradece en estos tiempos de arrejuntamientos forzosos en ciertos locales). Dejad que os hable de lo que me pedí mientras esperaba a mi amiga Brendita (no es un personaje de ficción, existe de verdad). Me sedujo el nombre, así que me lancé: “Voy a tomar uno de esos capuccinos fríos”. La apuesta me salió de lujo.


El tal Capuccino Ice de Grazie Mille es una cosa maravillosa que no tiene nada que ver con echarle cubitos de hielo a un capuccino. Es algo más creativo, sorprendente y, sobre todo, DELICIOSO. Ojo al dato: Helado de Stracciatella con un café espresso, ligeramente batido. Tremendo. La copa donde lo sirven no es muy grande, pero con ese sabor da un poco igual. Estoy tan seguro de que os gustará que si no es así, estoy dispuesto a devolveros el dinero personalmente (si me encontráis).


Tienen mucho más dulce que meterle al cuerpo: un tiramisú casero que tenía una pinta como para entregarme a la cuchara, copas de helado de autor, cócteles con helado, el famoso Aperol Spritz (aperitivo tradicional de ciertas regiones de Italia a base de gaseosa y vino blanco), repostería italiana (cannolo siciliano, cassata siciliana, profiteroles…). Dicen que sus pastas y sus pizzas están de muerte, ya estoy tardando en volver.

En DolceCity Madrid: Grazie Mille

Grazie Mille ( Ver plano )

Calle Mayor, 31
Tel: 913645785
Web: www.graziemille.es

Grazie Mille llegó a mi vida por sorpresa. Inserta en una de las calles más famosas y céntricas de la capital, nunca le eché cuenta. Pero su diseño, sus postres y su autenticidad me han conquistado.