Martes, 26 Octubre 2010

MAISON FRANCIS KURKDJIAN, perfuma tu vida las 24 horas

por Clara Isabel Buedo
Déjate tentar por la esencia del nuevo lujo y el refinamiento de los perfumes de autor, sólo en Madrid podrás encontrar estas cuidadas fragancias con la mejor materia prima y la estética más limpia.
En la sencillez está el lujo. Sin duda. Pero esta premisa parece haber quedado patente en el presente, en una época colofón del hastío que suponía el lujo barroco de las postrimerías del XX, cuando el marquismo se imponía y lo selecto era directamente proporcional al tamaño del logo…


Hoy el lujo se camufla en el universo de los sentidos. Es más lujoso algo cuanto más sensorial que cuanto más vistoso. Hoy apreciamos más la calidad de una excelente materia prima que el fulgor de su superficie. Y esto es todo lo que me inspira esta nueva firma francesa que acabo de descubrir: Maison Francis Kurkdjian.

La primera vez que llegó a mis ojos fue curiosa y graciosa. El producto en cuestión eran unas pompas de jabón: “Las pompas de Agatha”, las mismas con las que muchos de niños hemos jugado. Y lo seguimos haciendo. La particularidad es que la fórmula de estas pompas de jabón era perfumada, a base de aromas simples y cotidianos: pera, menta, hierba recién cortada, violeta… y la intención era inocente pero premeditada: sumergir a los más pequeños en el universo de las fragancias de una forma divertida.


Lo mejor para mí llegó después, cuando descubrí la —concreta en referencias pero prolífica en sensaciones— gama de perfumes de esta firma de autor. Diré que Francis Kurkdjian es más que conocido y olfateado, ha sido el artífice de perfumes codiciados como Mania de Giorgio Armani, L’Eau de Fleur Magnolia de Kenzo, Iris Nobile de Acqua di Parma, Narciso for her y MaDame de Jean Paul Gaultier, entre otras muchas. Unas credenciales más que suficientes para albergar bajo el paraguas del éxito todo lo que haga.


Lo primero que me cautivó fue la extremada sencillez y refinamiento de su estética, un packaging limpio y transparente, dando la sensación de que no tiene nada que ocultar, que es tan puro y honesto como aparentemente se muestra. Y lo que terminó por embaucarme fue la delicadeza de sus fragancias, de una finura exquisita, elegantes, atemporales… la esencia del verdadero lujo actual.

Todas las sustancias utilizadas están hechas en Francia por los mejores artesanos. Pocas creaciones pero selectas: APOM (A piece of me), Lumière Noire (versión ella y él), Les Colognes (pour le matin, pour le soir)… pero la que me tiene enganchada es Aqua Universalis, parezco una neurótica oliéndome a mí misma, es esa sensación de estar en contacto con lo puro, lo simple, lo cotidiano…
Aqua Universalis pretende simbolizar el espacio existente entre nuestro yo, nuestra propia piel, con la ropa limpia. Entre el tejido y el aire fresco. Entre el hombre y la mujer. Un bouquet compuesto por bergamota y cedro de Sicilia, flores blancas y maderas claras y almizcladas que se tornan en la base olfativa y esencia de toda la Maison. Una verdadera golosina para los amantes de las fragancias que huelen a "limpio".

Maison Francis Kurkdjian también cuenta en su complejo y concreto catálogo con fragancias para el hogar, velas y sticks perfumados, pero lo que más me parece digno de mención es su brazalete de cuero y plata perfumado. La unión entre la joya y el perfume. Con posibilidad para personalizarlo con tu fragancia favorita dentro de las tres versiones: Aqua Universalis, Lumière Noire y APOM, una coqueta manera de sentir más cerca tu esencia favorita.


De toda España, Madrid ha sido la afortunada con la venta exclusiva de esta selecta enseña en Le Secret du Marais, el templo de lo nicho y selecto en la capital. Si quieres dejarte sorprender, y sorprenderte al mismo tiempo, apunta bien su nombre y déjate llevar por estas fragancias que cuentan historias…

Maison Francis Kurkdjian en Le Secret du Marais

Le Secret du Marais ( ver plano )

Hortaleza, 75
Tel: 913100133
Web: www.secretdumarais.com

Recoge la esencia y el nombre de uno de los barrios más ‘chic’ de París, acoge una buena muestra de firmas cosméticas más selectivas. Cosmética biológica libres de químicos. Todo un derroche de lujo para la piel y un deleite embriagador para el olfato.