Miércoles, 30 Diciembre 2009

Au revoir 2009! Sé bueno 2010!

por Clara Isabel Buedo
Quiero dar un puntapié a las cosas malas de 2009 y exigirle a 2010 que repare lo que ha hecho su predecesor. Pero sobre todo, deseo poder compartir con todos vosotros un pedacito de mi año, un año 10.
Se acerca la meta, la frontera entre lo que se ha vivido durante un año y lo que deseas vivir en adelante. Estos días para mí suponen un dejarme fluir hacia lo que se avecina. No quiero ser consciente ni forzar los acontecimientos. La carrera de obstáculos de 2009 llega a su recta final. Por fin… El 31 a las 00:00 h, como cada 31 de diciembre, cogeré mis uvas, en la plaza del Ayuntamiento de Atalaya del Cañavate, un pueblo de muchos quilates, y desgranaré uno a uno, con cada uva, mis deseos para el nuevo año que entra…


¡Uno!, ups, estoy en blanco… vamos a ir cogiendo carrerilla. ¡Cachis!, ya he perdido un deseo…

¡Dos!, ¡ah, sí!, ya siento la magia del momento, un torbellino de cosquillas me recorren desde la rabadilla hasta el esternón, ¡esto se anima! Mi deseo: seguir compartiendo este increíble momento con la gente que más quiero en esa plaza recoleta de un pueblo conquense perdido de la mano de Dios durante muchos años.

¡Tres!, Disfrutar durante todo este año de las monerías y arranques de inteligencia y astucia de mi sobrinillos forzosos; forzosos porque a los pobres nadie les ha preguntado, realmente soy su prima pero cuando nacieron les adjudiqué el “título nobiliario” y hasta la fecha no se han quejado…


¡Cuatro!, ¡cáspita, que se va rodando la uva!, un deseo menos… cagüen tó.

¡Cinco!, ya sé que es muy tentador pero no voy a recurrir a la frase tópica y típica cuando se menciona este número. Mi quinto deseo es hacer una oda a la salud, quiero que abunde, que me rodee, que rebose, que esté presente allá donde vaya, porque sin salud, no se puede hacer nada…

¡Seis!, quiero recuperar las sabias palabras de una de las compañeras más especiales que ha tenido TopMadrid, traerlas al incipiente 2010 y hacerlas patentes cada segundo que transcurra hasta el próximo 31 de diciembre. Ser uno mismo, espontáneo, directo, con un toque de ironía y mucha sensibilidad, que es lo que inunda todo de humanidad. Este año quiero ser rebelde, hasta canalla, ser libre, sincera, auténticamente yo, como todos estos años, pero un poco más si cabe…

¡Siete!, quiero conseguir que la gente conteste los e-mails. Voy a entrenarme en desarrollar una aplicación que se autoejecute cada vez que alguien no conteste un e-mail; mail no contestado, mail que por arte de magia se vuelve a situar en los primeros puestos de la bandeja de entrada…

¡Ocho!, quiero ponerme en pie de guerra contra el estrés; este año no me vas a ganar la batalla querido porque por tu culpa tengo el físico lleno de magulladuras y la mente con secuelas indelebles que dime tú a mí quién me las va a borrar. Voy a abogar por una vida ‘slow’, como las tendencias, que eso suena muy bien y tiene muy buena pinta…

¡Nueve!, deseo con todas mis fuerzas VIAJAR, recorrer el mundo en busca de experiencias, las más salvajes y auténticas que da la vida, conocer y disfrutar otras culturas, costumbres, deleitar mi vista y mi corazón con nuevos paisajes, estampas del mundo que quiero conservar en mi retina como tinta indeleble.


¡Diez!, ¡joer que se acaban las uvas y se agolpan en mi mente todos los deseos! Deseo saborear las mieles del éxito, ¿y qué es el éxito? Para mí sencillamente es ser consciente de los sueños cumplidos, experimentar esa sensación cuando haces bien lo que tienes que hacer, cuando logras tus metas, cuando disfrutas con lo que haces de la manera más plena y henchida…

¡Once!, Ay, que me queda una, que me queda una solo, unaaaaaaaaaa
¡Doce!, ¡ya está bien de tanto egoísmo!, deseo que todos los que hacen posible TopMadrid, desde sus entrañas a sus extremidades, o sea, desde quienes lo construimos hasta quienes hacéis posible su existencia, tengáis un año repleto de las tres cosas que hay en la vida: salud, dinero y amor. FELIZ 2010 topmadrileños.