Lunes, 27 Julio 2009

Cosmética del DR. SEBAGH, por el futuro de tu piel

por Clara Isabel Buedo
Para las beauty-adictas que quieran conocer los secretos de la medicina estética convertidos en crema, he aquí una referencia que no les dejará indiferentes: los productos del Dr. Sebagh.
Como irremediable ‘beauty yonqui’ que soy, no puedo evitar probar toda crema que me encuentre a mi paso. A veces os hablo de productos sin probarlos, porque me llama la atención su packaging o porque me seducen sus principios activos o me encandilan sus promesas de conseguir una piel perfecta; pero cuando hablas con conocimiento de causa, la cosa cambia, y ahora os voy hablar de la que posiblemente sea —para mí— una de las mejores referencias cosméticas en el campo de la belleza: los cosméticos del Dr. Sebagh.

Posiblemente muchos los conozcáis, especialmente los devoradores de revistas de moda y sociedad en las que salen ‘los trucos de las celebrities’. Posiblemente os suene su “Deep Exfoliating Mask” también conocida como “la máscara milagrosa”, uno de los best sellers de la casa gracias a beauty-adictas como Heidi Klum o Claudia Schiffer.


Los que no conozcáis esta marca cosmética os diré que responde al nombre (apellido más bien) del doctor Jean-Louis Sebagh, que goza una intachable reputación como médico estético. La idea de Sebagh fue desarrollar una línea de cuidado facial con la intención de ofrecer a todo el mundo, independientemente de su edad o tipo de piel, la posibilidad de acentuar su belleza yendo al núcleo mismo de las verdaderas necesidades de la piel, incluso las pieles más exigentes.


Para el doctor hay que diferenciar entre envejecimiento de la piel y envejecimiento de la cara, porque no es lo mismo. No es lo mismo las arrugas que la flacidez, no es lo mismo… Y aboga por cuatro pasos fundamentales para cuidar, proteger y mantener la piel en perfectas condiciones: hidratar reponiendo la barrera hidro-lipídica de la piel, por vía interna bebiendo agua y otros líquidos, y por vía externa aplicando auténticos captadores de agua como el ácido hialurónico.


En segundo lugar proteger, por un lado con los antioxidantes necesarios que protejan nuestras células, como las vitaminas E, C y A, por ejemplo, y con la consabida y cada vez más necesaria protección contra los rayos UVB y UVA, primera causa de envejecimiento y daños indelebles en la piel; tercero prevenir los efectos de la edad con sustancias ad hoc como los péptidos, y cuarto tratar problemas concretos de la piel.

Lo ideal para una piel perfecta y bien cuidada: limpiar, exfoliar, alimentar la piel con serums específicos y proteger con sistemas de protección solar. En cuanto a su extensa gama de productos, reseñaré unos pocos porque para poco da este post, pero a las fanáticas de la cosmética les recomiendo que echen un vistazo a la filosofía de Sebagh y su nutrido catálogo de productos.
Me quedo con la best seller: Deep Exfoliating Mask, compuesta a base de ácido azeláico y láctico que elimina ipso facto las células muertas regenerando la piel y dejando un aspecto realmente radiante; el Serum Jeunesse Suprême Maintenance, el top ten de la casa, con una alta concentración de activos nutritivos que combaten el daño celular y previenen contra el envejecimiento; toda su gama High Maintenance que incorpora las últimas investigaciones en el campo de la medicina antiedad; y, por ejemplo, Pure Vitamin C Powder Cream, un prodigio en cuanto a textura y efectos pues se trata de un polvo casi evanescente que se convierte en una sustancia semilíquida que garantiza el mayor aporte de vitamina C estabilizada en la piel y puede ser usado mezclado con otros productos para aumentar sus efectos. Mi piel lo ha notado, os animo a que empecéis a transformar la vuestra.

Dr. Sebagh en Le Secret du Marais

Le Secret du Marais ( ver plano )

Hortaleza, 75
Tel: 913100133
Web: www.secretdumarais.com

Recoge la esencia y el nombre de uno de los barrios más ‘chic’ de París, acoge una buena muestra de firmas cosméticas más selectivas. Cosmética biológica libres de químicos. Todo un derroche de lujo para la piel y un deleite embriagador para el olfato.