Jueves, 24 Enero 2008

LAMY, bolígrafos y plumas de diseño alemán

por Marta Reig
Durante mi último año de carrera recibí un regalo inesperado. Era un bolígrafo, y mi novio me lo compró para que me diera suerte en mis exámenes finales.

A pesar de que siempre me han encantado los artículos de papelería nunca antes me había comprado un bolígrafo "caro". Probablemente es un artículo que encontramos en todas partes y a muy buen precio, y además muchas veces los perdemos.

Sin embargo ese regalo cambió mi visión del mundo de la escritura, y desde entonces tengo especial aprecio por los bolígrafos. Se trataba del boli PICO de Lamy, una firma alemana de bolígrafos, plumas y portaminas que lleva diseñando desde 1952. Me encantaba mi PICO rojo, y tras los exámenes lo llevaba siempre en el bolso ya que gracias a su reducido tamaño me cabía en cualquier estuche.

Aunque era pequeñito no resultaba incómodo al escribir porque al presionar sobre su parte trasera se hacía el doble de grande, convirtiéndose en un boli de dimensiones normales. Y toda esta historia la cuento en tiempo pasado porque, desafortunadamente, perdí mi estuche, con el bolígrafo dentro...

El día siguiente a la terrible pérdida fui directa a por uno exactamente igual, pero al llegar a la tienda me llené de dudas, todos eran preciosos! Así me inicié en el maravilloso mundo de los bolígrafos Lamy. Sobre el mostrador de la tienda tenían todos los bolis perfectamente ordenados y desplegados en unas cajitas especiales.

Me llamó la atención que muchos de ellos tenían algo en común, la parte redondeada del clip de sujeción estaba ligeramente levantada. Y en realidad este detalle se trata de uno de los distintivos de la marca, un diseño que Lamy utiliza desde sus inicios. Me llevé una pluma amarilla y negra, muy retro, que escribe divinamente y que aún hoy conservo. Lo mejor de esta marca es que está presente en muchos países y no es difícil encontrar recargas, tanto para los bolis como para las plumas.

Lamy presenta cada temporada varias líneas de bolígrafos, cada una con una personalidad diferente: clásica, retro, moderna... pero todas ellos comparten un objetivo común, la calidad en la escritura, porque aunque son artículos de diseño sus creadores defienden los Lamy como instrumentos de escritura.

Porque un boli, por encima de ser bonito, debe saber escribir. Yo no salgo sin mi Lamy de casa.

Lamy de venta en Ordning & Reda