Viernes, 14 Diciembre 2007

CLUB OCIO AMISTAD, viaja, haz deporte y culturízate haciendo amigos

por Esther Polo
Ya no tendrás más excusas para quedarte en casa cada fin de semana sin hacer nada. Refugiarte en el trabajo durante tu tiempo de ocio no está nada bien y poner velas negras a las parejas de tus amigos para que éstas rompan con ellas tampoco debe ser muy sano. El chocolate en sobredosis no suele sentar demasiado bien y convéncete ya, tu ex novio era un capullo y mejor sola que mal acompañada. ¿Y se acaba el mundo? No, no y mil veces no. Ser single, separado o viudo, no te convierte en un “marcado”, en una persona de segunda que no pueda realizarse socialmente como cualquier otra pareja.

Te propongo enrolarte en un club de amigos y en concreto en el Club Ocio Amistad con sede en Madrid. Dicen que cuando se cierra una puerta se abre una ventana, y que tras las puertas se esconden oportunidades que uno ni se había planteado antes. Sin duda este es un claro ejemplo de ello. Conocerás gente nueva que te hará descubrir sentimientos quizá ya olvidados. Y no te estoy hablando del amor, ese va a su bola por supuesto, sino de la amistad, la confianza, el cariño, la felicidad, la risa o la complicidad.

Si te apetece informarte acerca de las próximas actividades que organizará el club te recomiendo que te pongas en contacto con ellos a través de su página web. La verdad es que me ha sorprendido la cantidad de actividades tanto culturales, como de ocio y deportivas que organizan. Hasta me han dado ideas para escribir nuevos post: un curso de risoterapia debe ser al menos divertido ¿no creéis?. Venga te las suelto del tirón: tertulias, museos y exposiciones, conciertos de música de diferentes estilos, cine, teatro, cineforum, conferencias, charlas, cursos, talleres, deportes de multiaventura, senderismo, padel, piragüismo, equitación, golf, vela, esquí, tiro con arco… ¡Y la lista de actividades sigue y sigue!.

¡Ah! Se me olvidaba, por supuesto también organizan escapaditas de fin de semana, puentes, vacaciones, viajes gastronómicos, turísticos, culturales… Creo que después de haber escrito esto, voy a volver a pensarme lo de hacer el Interrail en solitario. Eso de alojarse en resortes estratégicos sonaba muy muy bien. Y una buena conversación antes de reunirse con Morfeo es imposible que le siente mal a nadie.