Martes, 16 Octubre 2007

Centro Comercial AVENIDA M-40

por Raquel Lozano
He de reconocer que no soy mucho de centros comerciales. Me gusta callejear y no tener que depender del coche para hacer mis compras. Eso es lo habitual. Pero también es cierto que hay ocasiones en las que me apetece dedicar un día entero a ir de compras –aunque al final no compre-, comiendo fuera y aprovechando el poco tiempo libre que suelo tener. Por este motivo, cada vez intento ir a un lugar diferente. La última vez le tocó al Centro Comercial Avenida M-40, un lugar diferente a lo que estaba acostumbrada.


Familiarizados con los grandes espacios donde puedes perderte y que suponen dedicarles más horas casi en ver el Prado al completo, el Avenida M-40 es un lugar reducido donde encuentras todo lo que buscas, incluso cuando no buscas.

En un día tienes de sobra para ir a todas sus tiendas y observar su oferta con detenimiento. Deporte, moda para él, para ella, complementos, decoración… de todo y de lo más variado.

¿Otra ventaja? Poca gente. Yo he ido incluso en época de rebajas, en sábado, y no tienes que rezar porque se acabe lo que ibas buscando, ni esperar colas interminables para entrar en el probador o pagar un simple collar. Además, encuentras cosas que en otros no te da tiempo ni a ver porque se vende casi al instante de mostrarse al público.

Las tiendas pueden ser más pequeñas que en otros lugares, como ocurre en H&M, pero hay artículos que puedes considerar casi exclusivos, porque no los encuentras en otro lugar.

También hay restaurantes, pero pocos. Un centro comercial más reducido cuenta con apenas 3 lugares donde comer o cenar pero la poca afluencia de gente hace que esto no sea un problema ya que no hay largas esperas para conseguir mesa.

Así que ya sabes: ¿poco tiempo, o poca paciencia? Ésta es la opción ideal.

En DolceCity Madrid: Avenida M40