Jueves, 26 Julio 2007

MASAJE THAI, en el Spa Nuevo Hotel Madrid

por Marta Reig
No hay nada mejor para relajarse que darse un interminable baño de espuma, echarse una siesta en el parque o recibir un masajito calmante. El masaje thai no es precisamente un ejercicio relajante, pero es una técnica equilibrante que se lleva practicando desde hace 2500 años.

Se realiza aplicando presión en todo el cuerpo, no sólo sobre la espalda. El masajista, en este caso la especialista japonesa Masayo Kumiki, formada en Tailandia, utiliza todo el cuerpo para hacer presión: punta de los dedos, palma de las manos, codo, puño, antebrazo, rodilla, pies... siguiendo las líneas energéticas del cuerpo para otorgar la fuerza adecuada. El masajista se involucra de tal manera que se convierte en un vehículo para extraer la energía que no sirve. Los estiramientos pasivos nos permiten recuperar flexibilidad y alcanzar una relajación muy profunda.

Muchos dicen que no es un masaje gustoso, y que en algunas ocasiones incluso es algo doloroso. Sin embargo es de los masajes más completos que existen. Nos ayuda a restablecer nuestra energía vital y a reequilibrar nuestros aspectos físicos, mentales y emocionales. Por lo que al finalizar la sesión te sentirás mejor y los demás te notarán más saludable.

Esta técnica se ha transmitido de manera oral de maestro a discípulo, desde hace de 2500 años. Se relacionan los principios de la medicina tradicional tailandesa con la llegada a Tailandia de los monjes budistas de la India y se dice que su fundador, conocido como Shivagakomarpaj, era un médico del entorno directo de Buda.

Tradicionalmente se consideraba una práctica sagrada. Y ahora los madrileños la podemos experimentar sin tener que viajar hasta Tailandia.


  • MASAJE THAI
    Precio:
    1 hora: 60€.
    1 hora y media: 100€.
    2 horas: 120€.
Maseje Thai en Hotel Nuevo Madrid

Hotel Nuevo Madrid ( Ver plano )

Calle de la Bausa 27
Tel: 912982600
Web: www.hotelnuevomadrid.com

Una mezcla de diseño y gusto para los negocios, que ha abierto sus puertas para complacer a los ejecutivos más exigentes en una de las zonas más privilegiadas de la capital.