Lunes, 28 Agosto 2006

Etam, moda íntima a precios asequibles

por Beatriz Meseguer
Coquetas, indescifrables, difíciles. Enigmáticas, problemáticas, nerviosas, extraordinarias. Apasionadas, neuróticas, alegres, disparatadas. Presumidas, confusas, desenfadadas. Somos mujeres y, a pesar de nuestras múltiples virtudes y defectos, somos maravillosas.

No escribo esto porque me haya dado una insolación manifestada por un canto a la feminidad ni como un eslogan para una marca de compresas. No escribo esto porque me guste ser mujer ni porque intente con ello menospreciar al sexo opuesto. No.

Escribo esto porque considero que deberíamos creernos nuestras cualidades, disfrutar de ellas y ser felices. Escribo esto porque hay mujeres a las que se les niega el privilegio de serlo. Y escribo esto porque me ha salido así, porque, al fin y al cabo esto es un medio de comunicación, y me estoy comunicando.

No dejes que te hieran más, Sofía; ni que te anulen, Elena. No permitas que te maltraten, Victoria ni que te desfavorezcan, Ana, Rafaela, María, Lucía... Te llames como te llames, seas como seas…

Sé que es una manera diferente de escribir un post sobre moda íntima, sobre una firma –Etam- que muchas de vosotras conocéis y que ofrece lencería para todos los gustos, ocasiones y bolsillos. Ropa interior de calidad, con diseños originales, sensuales y muy femeninos, además de neceseres, bikinis, zapatillas y pijamas.

Pero pensando en cómo empezar sólo se me ha ocurrido que lo escribiría para su público, para ellas, que lo leerían y que quizá les podía servir de gran ayuda saber que desde mi teclado también les recuerdo y apoyo, les animo y venero aunque para ello tome como excusa una tienda de lencería donde las protagonistas somos nosotras.

En DolceCity Madrid: Etam

Anteriormente en el blog: ETAM, se viste de gala