Lunes, 11 Julio 2011

Peggy Porschen, pastelera de celebrities en Londres

por Rosa Gutiérrez
Peggy Porschen es la responsable las tartas para las fiestas de Madonna, Elton John, Gwyneth Paltrow... Pero no hace falta ser una estrella para disfrutar de sus tartas en su café rosa de Belgravia
Peggy Porschen es una referencia en el negocio de los pasteles de boda y celebración en Londres y en Reino Unido. De origen alemán, desde que se mudó a Londres en 1998 y gracias a sus espectaculares decoraciones alcanzó fama rápidamente y se convirtió en una especie de pastelera de celebrities. Cuando Madonna, Elton John, Gwyneth Paltrow o Anthony Hopkins celebran una fiesta, de aquí es de dónde consiguen los dulces para impresionar a sus invitados. Peggy y su equipo también son los orgullosos proveedores de los espectaculares pasteles de Fortnum & Mason y los responsables del pastel de boda de Stella McCartney. Sus galletas, cupcakes y tartas, demasiado bonitas para ser cortadas y comidas, han de ser encargados con muchísimo tiempo de antelación y probablemente se lleven gran parte de la atención en esas fiestas.

Todo eso está muy bien, pero no todo tiene la suerte de estar en una de esas listas de invitados o el presupuesto para encargar una caja de galletas o una docena de cupcakes personalizados en Peggy Porschen. Afortunadamente, desde el año pasado no es necesario ser una celebrity o disponer de una gran fortuna para poder probar estos dulces tan exclusivos. Basta con dirigirse al encantador café de Peggy Porschen en el exclusivo barrio de Belgravia.

El local es rosa casi en su totalidad, con un aire retro y grandes ventanales haciendo esquina. Destaca mucho más que los cafés y pastelerías cercanas, también bastante agradables. Dentro el espacio es pequeño y la decoración es adorable y un poco ñoña, con muebles en tonos pastel, telas a juego y platos y tazas de porcelana. Algunos de los pasteles que podrás probar en este café: banoffee (un clásico, banana + toffee), crema y caramelo, lemoncello... El pastel de frutas típico inglés (oscuro, con algo de alcohol y especias) es probablemente de los mejores que podrás tomar en Londres. Para acompañar, puedes elegir entre cafés gourmet y una selección de zumos y tés. Si te quieres llevar algún recuerdo o algo para regalar, tienes tarros de mermelada, cajas y bolsitas con golosinas, chocolates y galletas decoradas con azúcar tan bonitas que da pena comérselas. También venden delantales, cuadernos y tarjetas y sus libros de recetas y técnicas de decoración.

Las bodas, las celebraciones donde quizá el pastel tiene un protagonismo más grande, son la especialidad de Peggy y su equipo de súper decoradores. La atención al detalle en estos pasteles es impresionante. Según explica, cuando le encargan un pastel para una boda, los novios proporcionan un trozo de cinta o encaje del vestido de novia, una invitación, un ejemplo de las flores que va a haber en la ceremonia... cualquier cosa que el pastel final pueda reflejar en su decoración. Basta echar un vistazo a las fotos para quedarse alucinado, es increíble que esas tartas de varios pisos llenas de rosas, encajes y perlas sean realmente comestibles. Decorando su cafetería podrás ver algunos ejemplos reales de estos pasteles.

Si quieres completar un paseo por Belgravia con una merienda de esas que no se te van a olvidar en bastante tiempo, no dejes de visitar este café rosa, eso sí, sin olvidarte de la cámara de fotos.

En DolceCity Londres: Peggy Porschen Cakes

Fortnum & Mason ( Ver plano )

181 Piccadilly, W1A 1ER
Tel: +44(0)207734804
Web: www.fortnumandmason.com

Fortnum & Mason es uno de los establecimientos más prestigiosos y célebres de Londres, con más de 300 años de historia y 150 de experiencia como proveedores de la casa real. Son un símbolo británico que no te puedes perder si vienes a Londres.

Peggy Porschen Cakes ( Ver plano )

116 Ebury St, SW1W 9QQ
Tel: +44(0)207730131
Web: www.peggyporschen.com

Las tartas más espectaculares que encontrarás en Londres son obra de Peggy Porschen, famosa por recibir encargos de celebrities como Madonna o Elton John. En su café rosa de Belgravia cualquiera puede comerse una de estas pequeñas obras de arte en azúcar