Miércoles, 29 Diciembre 2010

Foyles, la librería más carismática de Londres

por Rosa Gutiérrez
Fundada en 1903 y situada en Charing Cross Road, la calle de las tiendas de libros de Londres, Foyles es probablemente la librería con más historia y pesonalidad de Europa.
Si te gustan los libros y estás en Londres tarde o temprano acabarás paseando por Charing Cross Road y encontrándote con Foyles, la librería más grande del mundo según la longitud de sus estanterías: 50 kilómetros llenos de libros. Pero además de por su tamaño, Foyles ha sido famosa durante años por su funcionamiento absurdo, anacrónico y sobre todo exasperante para los clientes.

Esa fama se inició en 1945 cuando la hija de uno de los fundadores de Foyles, Christina Foyle, se puso al frente del negocio en el que llevaba trabajando desde que tenía 17 años. En cuanto tuvo todo el poder, se hicieron patentes sus excéntricas prácticas comerciales y su organización dictatorial de la tienda. Su sistema parecía concebido para que los clientes tuviesen lo más complicado posible encontrar y comprar cualquier libro. Se negaba rotundamente a cualquier avance tecnológico como calculadoras o cajas registradoras o a tomar pedidos por teléfono, tenían empleados de habla no inglesa recién llegados a Londres que eran contratados y despedidos en menos de 6 meses, los libros estaban ordenados por editorial en vez de autor o temática y con su sistema de cobros basado en recibos anotados a mano los clientes tenían que hacer cola 3 veces hasta por fin llegar a un mostrador donde les esperaba el libro en cuestión. La lista de anécdotas y aventuras de clientes en Foyles es interminable, como cuando un cliente preguntó por "Ulysses" y obtuvo como respuesta que "había salido a comer".

Lo cierto es que muchos seguían prefiriendo la complejidad de la experiencia Foyles a la eficiencia de las librerías más modernas y la tienda se fue convirtiendo en una especie de atracción turística que atraía y enfurecía a la gente a partes iguales. Supongo que gracias a eso y a la riqueza personal de Christina Foyle la librería no se hundió en la miseria durante los 54 años en los que estuvo al frente de ella.

Pero no sólo ideas rocambolescas salían de la mente de Christina. De ella fue la idea de iniciar en 1930 la serie de almuerzos literarios en los que un escritor o personaje destacado era invitado especial y orador. Por esos almuerzos han pasado H. G. Wells, Evelyn Waugh, Kingsley Amis, Yehudi Menuhin, Charles Chaplin, Philip Larkin, D. H. Lawrence, Haile Selassie, Charles de Gaulle, Margaret Thatcher, Edith Sitwell, J. B. Priestley, John Lennon... La lista cuenta con más de 1000 nombres en 80 años y aún sigue creciendo.

Cuando Christina Foyle murió en 1999 y nombró en su lecho de muerte director a uno de sus sobrinos, la tienda fue renovada completamente hasta hacerla irreconocible. Ahora es una librería del siglo XXI con más de 80 expertos empleados que te ayudarán a encontrar cualquier libro en sus 5 plantas sin ninguna complicación (lo he comprobado en persona) y sólo tendrás que hacer cola si acaso para pagar. La tercera planta está dedicada por completo a la música (CDs, partituras y libros) con la tienda Ray's Jazz y en la segunda hay un café donde tocan música en directo bastante a menudo, sirven comidas ligeras, cafés y pasteles, tienen Wi-Fi gratis y puedes llevarte los libros que compres y cruzar los dedos para encontrar mesa libre.

En DolceCity Londres: Foyles

Foyles ( Ver plano )

113-119 Charing Cross Road, WC2H 0EB
Tel: 02074375660
Web: www.foyles.co.uk

Probablemente Foyles es una de las librerías más famosas del mundo. Presente en el libro Guinness de los Records gracias a sus 50 kilómetros de estanterías repletas de libros, es, además de un paraíso para los bibliófilos, un hito para los turistas.