Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 12 febrero 2018

Restaurante RILKE: Cocina catalana revisitada en un elegante espacio de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Un nuevo restaurante en Barcelona semiescondido en un piso de lujo del Eixample donde degustar recetas creativas basadas en la tradición catalana en un ambiente suntuoso y elegante.

En una ciudad como Barcelona se suceden las aperturas y las novedades. Y una no llega a probarlo todo, como este restaurante Rilke del que todo el mundo habla y que yo todavía no he podido visitar. Sin embargo, su propuesta, tanto gastronómica como estética, ha llamado mi atención y, por eso, hoy lunes quiero empezar la semana presentándoslo, para animaros a descubrirlo y compartir vuestra opinión en nuestro Facebook. Porque el Rilke tiene varios atractivos para ir a conocerlo. Para empezar, su cuadro ejecutivo, pues detrás de este nuevo restaurante de Barcelona encontramos a los chefs Rafa Peña, del Gresca, y a Jaime Tejedor, quien ha pasado por el Saüc, entre otros; por tanto, dos nombres de referencia intachable.

Aunque Rilke nos evoca al poeta autríaco y a la vieja Europa, en este restaurante manda la cocina catalana, pero con las dosis justas de imaginación, con platos que se basan en los productos de temporada e ingredientes tradicionales como la codorniz, pato, faisán... Una cocina seria, de mucha personalidad, que se merece disfrutarla sin prisas, y en un ambiente agradable y tranquilo como el que han creado en Rilke, restaurante que también destaca por su cuidada estética, que te aleja del mundanal ruido.

Porque si bien el nombre de Rilke no hace referencia a la cocina, tal vez sí tiene más que ver con el interiorismo del espacio, que evoca a la vieja Europa burguesa gracias a los suntuosos materiales, como las butacas de terciopelo, o recursos como la claraboya, que sumen al restaurante Rilke en una atmósfera de oasis enmedio del asfalto. Además del restaurante, también dispone de zona de cocktail-bar, con cocktails tan creativos como sus platos. Para empezar con un buen aperitivo o terminar con una copa una velada memorable.

En DolceCity Barcelona: Rilke


jueves, 8 febrero 2018

Restaurante CAN BIGOTIS: Cocina de mercado de autor en el Poblenou de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Con pocos años de vida, este restaurante de ambiente informal ha seducido a una parroquia fiel gracias a la cocina de autor de su chef (y cofundador) Beto Pedrós y la simpatía de todo su equipo.

2017 terminó para mí con una despedida laboral y un nuevo horizonte cargado de proyectos ilusionantes. En ese trance, me invitaron a una comida de empresa en el restaurante Can Bigotis del Poblenou, por lo que acudí allí de buen humor y con las vacaciones de Navidad casi a tocar. Confieso todo esto para contextualizar el relato de mi experiencia allí pues, evidentemente, el ánimo de uno altera las percepciones. Y es que Can Bigotis me gustó, y mucho, y me quedé con ganas de conocer más de su cocina de autor, que ha revolucionado esta parte más alejada del Poblenou desde que abrió en 2014, hace poco más de tres años.

Cuando lo visité pude probar su menú de mediodía, con tres entrantes a elegir y de segundo un arroz, ya que era tal el éxito que tenía siempre entre los comensales que optaron por ofrecerlo cada semana. El primero me encantó. Era una crema de boniato riquísima, espectacular diría, que supuso una bienvenida muy esperanzadora a Can Bigotis. El arroz de segundo, con verduras y carne, también me gustó mucho, ejecutado en su punto, y de ración bien abundante, con lo que más que un menú de mediodía, ¡parecía un festín de fin de semana! Por lo que se veo en sus redes sociales, no solo elaboran arroces con carne, sino que llegan a ofrecer delicias de arroces marineros con centollo… en un menú de mediodía de 13 euros!! No es extraño que se llene día sí, día también.

Es bonito un proyecto como Can Biogits, donde su chef, Beto Pedrós, es originario del Poblenou y ahora comparte en el barrio de toda la vida su pasión por la buena gastronomía a precios correctos. Tiene que ser muy enriquecedor, sin duda. Y, además, teniendo en cuenta que, por el camino, se ha ido el otro socio fundador, y él se ha quedado con las riendas del negocio, dando de buen comer a sus vecinos del Poblenou en base a sus recetas de cocina de autor que fusionan la cocina española con influencias internacionales. Le tiene que ir bien el proyecto pues hace poco ha ampliado el local con una sala anexa de una veintena de comensales que se suma a la sala principal, un espacio sencillo, bañado de luz natural y con un bonito mural en la pared, donde comenzar el ágape con una cerveza bigotuda –la especialidad de la casa, mitad Estrella, mitad Voll-Damm-. Si todo esto te suena muy bien, pero Can Bigotis no te pilla cerca para aprovechar su menú, indicar que también abren por las noches –hasta las 23 h-, y los mediodías de fin de semana. Te aseguro que merece la pena.

En DolceCity Barcelona: Can Bigotis

SaveSave

miércoles, 7 febrero 2018

LOLA BOTONA: Una mercería con encanto en Sant Antoni, Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Fundada en 1993, Lola Botona es una cadena de mercerías que apuesta por los mejores productos y marcas de labores y costura. Te presentamos su coqueta tienda en Sant Antoni.

Con aspecto de mercería tradicional, con la entrada de madera pintada de verde oscuro, se presenta la mercería Lola Botona de la calle Parlament. Llama la atención entre tantos cafés de aspecto nórdico y vermuterías que abundan en el barrio, aunque no desentona, pues, con su coqueto aspecto, parece un comercio de barrio más. Sin embargo, Lola Botona es una gran cadena de mercerías nacida en 1993 que cuenta con varias tiendas repartidas no solo en Barcelona ciudad, sino también por Catalunya, España y hasta cuenta con sucursal en Francia y en Portugal.

Un pequeño imperio de mercerías que funciona como franquicias y que triunfa gracias a su cuidada selección de productos y marcas para tus labores y creaciones crafter. En la tienda Lola Botona de la calle Parlament de Sant Antoni encontrarás desde las lanas, algodones, sedas recicladas, botones de madera, cintas decoradas, y trapillo de la marca Rosa Crafts, nombre de referencia en el universo del Do It Yourself y artesanal, hasta los productos de punto y ganchillo de Knitpro, pasando por las lanas de la centenaria casa francesa Phildar.

Además, también encontrarás telas patckwork, bordados y el resto de productos clásicos de mercería que, a veces, cuesta tanto comprar, en estos tiempos tecnológicos que nos ha tocado vivir. Y si lo tuyo no son las labores, saber que en Lola Botona de la calle Parlament también presentan ropa infantil ya terminada y lista para llevar y ofrecen servicios muy prácticos que te pueden ayudar. Realizan arreglos para ajustar tus prendas de ropa, también etiquetan ropa para los más pequeños y elaboran bordados personalizados para los que queráis customizar vuestra ropa pero no tenéis ni idea de costura. Unos servicios que redondean la oferta de esta mercería de barrio, que, en realidad, es mucho más.

En DolceCity Barcelona: Lola Botona

SaveSave

lunes, 5 febrero 2018

NOSTÀLGIC: Un bar de Sant Antoni para el vermut o la caña a media tarde, que abre cada día

por Ariadna Alcañiz

Un bar de estética décalée de taberna afrancesada cerca del Mercat de Sant Antoni que seduce por abrir cada día de la semana y su oferta de vinos por copas, así como tapas para hacer el vermut.

En Barcelona, los lunes suelen ser días complicados para salir pues muchos restaurantes, bares y coctelerías cierran por descanso del personal. Me parece bien, solo faltaría, pero es cierto que a menudo me encuentro huérfana de mis sitios favoritos, como el restaurantes de tapas Sant Antoni Gloriós, cerrado en lunes. Hace una semana andaba con mi chico buscando un sitio donde tomar un vino a media tarde por Sant Antoni y descubrí muchos sitios con la persianada bajada. Menos el Nostàlgic, que se encuentra en Viladomat, entre Manso y Parlament, que cuenta con una pequeña terraza, mientras que el interior también es de limitadas dimensiones, con una barra en L y unas pocas mesas altas, que fueron sufucientes para acogernos con mucho gusto.

El Nostàlgic abre cada día de la semana, de la mañana hasta medianoche, por lo que es un buen recurso en la zona de Sant Antoni. Su oferta de bebidas incluye desde vermut hasta vino a copas, algo que yo agradezco pues todavía cuesta encontrar buenos caldos por Barcelona. Dominan el arte de tirar la caña –cerveza Estrella- y también podréis tomaros una copa de más graduación, aunque no funciona tanto de bar de noche, pues cierra antes. Su aspecto afrancesado, con botellas colgando, barriles de madera, lámpara vintage y ténue iluminación, con una atmósfera un poco décalée, como dicen los franceses, hace del bar Nostàlgic un sitio agradable con un punto romántico, por eso las parejas eranmayoría el día que lo visité.

Además de tomar algo, en el Nostàlgic también podéis picar alguna tapa y platillo a mediodía o media tarde, aparte de su oferta de tapas para el aperitivo, como banderillas, conservas y olivas. Nosotros, por ejemplo, probamos sus croquetas, correctas, y su bomba, muy picante para mi gusto, así que estáis avisados. Aunque ellos no cocinan in situ, disponen de platos y tapas del día, por lo que si os entra hambre, merece la pena preguntar. 

En DolceCity Barcelona: Nostàlgic

miércoles, 31 enero 2018

TARTINE CAFÉ: Para un estupendo desayuno a buen precio en el Poblenou de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Esta cafetería se ha ganado un hueco entre universitarios, oficinistas y demás habituales de Glòries gracias a su buen café, su wifi y gran surtido de sándwiches y pasteles para el desayuno.

2018 ha empezado con un cambio laboral para mí. He abandonado la zona de Marina en el Poblenou para volver a la incubadora de Glòries de Barcelona Activa. Eso implica buscar y descubrir nuevos sitios para el desayuno y la comida y hoy os presento uno de mis primeros hallazgos: Tartine Café. No es ninguna novedad, pues hace años que abrió puertas en uno de los nuevos edificios de la zona de Glòries cercana a la Torre Agbar. En este tiempo, se ha ganado su hueco en el barrio pues cada mañana se forman colas que hasta dan a la calle para tomar su café.

Con una decoración acogedora y funcional, mesas amplias y buena conexión wifi, Tartine Café es un sitio muy visitado por los vecinos universitarios de la Pompeu y la UB, cuyas facultades animan este barrio. Los precios económicos también ayudan a atraer este tipo de público pues, por entre 2 y 3 euros, uno puede desayunar en base a un buen café y una pasta de bollería o uno de sus sándwiches que te tientan cada mañana. Yo soy una fiel de sus bocadillos porque tanto el pan como el embutido es de buena calidad -mejor que lo que encuentras en cadenas de cafeterías y, sobre todo, a mucho mejor precio-. Pero si preferís lo dulce, también disfrutaréis con sus pasteles, de los que presentan también un buen surtido, y sus pastas.

Además, Tartine Café también es un sitio donde comer algo ligero al mediodía. Tienen ensaladas muy completas además de los bocadillos y otros platos sin complicaciones para una comida rápida. Importante destacar que cierran por la tarde -no hay servicio de cena-, pues este es un sitio que triunfa especialmente en la jornada laboral, entre los ya mencionados estudiantes, oficinistas del barrio, extranjeros que se hospedan en los cercanos hoteles o visitantes del centro comercial Les Glòries. Un café de día que no defrauda.

En DolceCity Barcelona: Tartine Café

« página anterior | siguiente página »