Viernes, 31 Octubre 2014

EL 58: Excelentes tapas creativas a buen precio en el Poblenou de Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Una carta que varía con la temporada y algunos platillos que ya se han convertido en el sello de la casa tientan al comensal en este restaurante sin pretensiones que seduce por varios motivos.
Lo he dicho en más de una ocasión. A veces, necesitamos que venga alguien de fuera para darnos cuenta de lo que tenemos cerca. El último ejemplo de esta gran verdad es este restaurante de tapas del Poblenou que lleva más de un año de andadura y que yo he descubierto una vez me he ido del barrio gracias a la recomendación de un amigo. ¡Si lo tenía al lado de casa! ¡Cuántas veces pasé por delante sin prestarle atención! Inadmisible. Y más teniendo en cuenta que en mi primera visita me ha gustado mucho, básicamente por su buena cocina en formato de tapas con un toque creativo.


El local es muy popular en el barrio y, según me han contado, en fin de semana las colas se forman antes de que abran al estilo del Ramen Ya Hiro. Por eso, yo opté por visitarlo entre semana –la vida de free-lance tiene sus ventajas!- y ayer me personé allí con ganas de descubrir las bondades que me había contado mi amigo –merci Adrià!-. Presentan un menú de mediodía con dos opciones de primero y dos de segundo pero yo elegí comer de carta, que te traen en la pizarra del mostrador. Hay bastante variedad: desde las bravas que homenajean las excelentes del restaurante Bohèmic hasta unas suculentas croquetas caseras de cocido, berenjenas a la andaluza con miel y romero -buenísimas!!-, diferentes ensaladas, hummus… y, luego, de segundo, tataki de salmón, de atún, magret de pato, pulpo, revuelto de setas…


Muchas tentaciones y, según lo que yo probé, todo buenísimo y a precios más que correctos pues las tapas se mueven entre los 3 y 9 euros por lo que, en grupo, por unos 15 puedes comer como un rey. Al ir sola, la cuenta subió un poco más pero no dejé de probar sus postres caseros, en mi caso piña en salsa de mango con helado de pimienta rosa: una sugerente combinación de sabores que me encantó (aunque luego el helado no resultó ser demasiado digestivo, todo hay que decirlo...). El café también es muy bueno por lo que ha resultado toda una revelación: ¡Repetiré sin duda!


Además, el local tiene su encanto. De techos altos, con mesas con sobre de mármol que emulan las de restaurantes de época, sorprenden detalles en la decoración como la instalación artística con muñecos de trapo rojos a cargo del padre del dueño: Aleix Antillach. Pero no solo ellos; también algunos pósteres tienen mucho rollo por lo que rápidamente te das cuenta que es un proyecto personal, tanto por su cocina, como por su puesta en escena. Para rematar, cuenta con un agradable patio interior, con una gran mesa comunal y alguna más pequeña, ideal para ir con niños, pues también han montado una zona de juegos.

En DolceCity Barcelona: El 58

El 58 ( Ver plano )

Rambla del Poblenou, 58
Tel:
Web:

Un local con encanto, con un agradable patio interior, que ofrece cocina ininterrumpidamente de 13 a 23 h. Un salvavidas pues ofrece una cocina de mercado en formato tapa con un toque creativo a muy buen precio apta para todos. No aceptan reservas.