Martes, 9 Septiembre 2014

PACIFIC: Trato amable, dulces caseros y buen ambiente en el Eixample de Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Un gran local de estilo cosmopolita donde degustar un buen café por la mañana, comer un tentempié casero al mediodía o desayunar un trozo de pastel por la tarde. Ambiente agradable.
Paseando por el centro mi radar detectó este Pacific Café, que es todo un oasis en una zona poco amable: la calle Aragó, pasado Balmes hacia Plaza Espanya. Los altos techos del local, que resultan en un privilegiado y vistoso escaparate, así como las resultonas plantas a pie de calle llaman la atención y me animaron a ver qué ofrecía este café-panadería que, gracias a un interiorismo acogedor a la par que cosmopolita, atrae a una parroquia fiel como pude comprobar yo misma.

Trabajadores de la zona que vienen a desayunar en grupo, o turistas que recargan pilas con algunos de sus dulces y zumos naturales forman parte del paisaje humano de este café que seduce por ofrecer un carácter personal y amigable frente a otros locales en franquicia. Ese es uno de sus encantos, su personalidad y, por supuesto, la oferta gastronómica pues parece que dominan por igual las exquisiteces dulces y saladas. El pan es su punto fuerte y, además de variedades clásicas, ofrecen especialidades propias, que también sirven para sus bocadillos y sándwiches, una opción muy válida si estás por la zona sin demasiado tiempo para comer.


Y es que se preocupan por la selección de ingredientes, apostando por una panadería y repostería sana y natural que gustará a aquellos que cuidan lo que comen. Aunque el ambiente es de lo más acogedor para ir en grupo, ofrece wifi y variada prensa del día para los solitarios como una servidora. Sin duda, una buena dirección para hacer un alto en el camino, coger aire y encarar la rutina con mejor humor. Mano de santo.

En DolceCity Barcelona: Pacific

Pacific ( ver plano )

Carrer d'Aragó, 236
Tel:
Web:

Su interiorismo acogedor a la par que cosmopolita combinando la madera y el aire industrial atrae a una parroquia formada por trabajadores de la zona, así como turistas de paso que llegan atraídos por sus zumos y batidos naturales y su repostería casera.