Viernes, 3 Enero 2014

Restaurante IKRA: Cocina de mercado de influencia rusa en Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Un interiorismo de diseño que está a la altura de una cocina de mercado bien ejecutada elaborada con ingredientes frescos. Además, puedes alargar la noche pues ofrecen cócteles y música hasta las 3 h.
Una de las numerosas cenas de Navidad que he vivido estos pasados días tuvo lugar en Ikra. Se trata de un restaurante que lleva poco más de un año de andadura pero que se ha ido haciendo su hueco gracias a su personal apuesta por una cocina de mercado de raíz catalana y toque ruso –ikra es caviar en ruso- y, sobre todo, un interiorismo de diseño proyectado por el estudio La Petita Dimensió que ha sabido transformar el antiguo restaurante Movie en un espacio agradable y contemporáneo, susceptible de salir en revistas de diseño.

Créditos: Adrià Goula

En cuanto a la cocina, Ikra también destaca, especialmente por estar basada en ingredientes frescos que mantienen todo el sabor. En el caso de mi cena, se optó por compartir platillos entre todos los comensales y así pudimos probar un buen surtido de su carta. Destacaron por méritos propios las vieiras gratinadas, el salmón ahumado y el tartar de buey aunque la verdad es que ninguno de los platos desentonaba pues todos demostraron buen nivel.


Como también el ambiente y la música del DJ de turno. Era viernes y abundaban las cenas navideñas –disponen de un reservado al fondo del local- pero aun así la atmósfera era agradable y acabamos disfrutando de un cocktail mientras bailábamos al ritmo de los temas que pinchaba Justin Blair Rankin. Porque ese es otro de los puntos fuertes del Ikra: su agenda musical que acoge desde conciertos de bossa nova a electrónica bailable.

En DolceCity Barcelona: Ikra

Ikra ( ver plano )

Carrer de Roger de Llúria, 50
Tel: 934676266
Web: www.ikrabcn.es

Es un restaurante comandado por el chef Gerard Barberán que se basa en la cocina mediterránea de raíz catalana en la mayoría de su carta aunque hay algunas licencias a la gastronomía rusa como guiño al origen de los responsables del negocio.