Viernes, 17 Enero 2014

Brunch en el MILK, un restaurante de aire internacional en Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Famoso por su brunch, que sirve a diario, este restaurante informal del Gótico es un buen recurso para disfrutar de cocina de mercado de carácter internacional en un ambiente ídem a precios correctos.
Hace un par de meses que visité Milk para probar su famoso brunch pero hasta ahora no me había decidido a sacarlo en la guía. Eso ya da una pista de mi grado de satisfacción pues, normalmente, cuando algo me gusta, no tardo demasiado en querer compartirlo con todos vosotros. Tenía muchas ganas de conocer la fórmula de Milk dada su fama y, claro, cuando las expectativas son tan altas, a veces resulta difícil cumplirlas. Aun así, Milk es una buena opción si estás por la zona y tienes la suerte de encontrar hueco pues, a causa de esta popularidad, suele llenarse. Y ya os aviso desde aquí: La disposición del local no te permite esperar dentro, por lo que acabas haciendo cola en la calle.


Una vez dentro, el local es de lo más agradable con una decoración cálida, confortable y personal, que invita a dejarse llevar por la compañía mientras disfrutas de la comida. En este post me centraré en su brunch, pues es lo que yo pude conocer, aunque aclarar que ofrecen una carta más amplia con platos de cocina de mercado que cambian según la temporada. El brunch, en cambio, presenta clásicos de siempre como los huevos Benedict (con salmón, espinacas o bacon), ensaladas como la de queso de cabra, hamburguesa, el francés croque monsieur y pancakes con frutas del bosque, yogur y sirope.


En mi opinión es algo limitado, pero si sabes a lo que vas puede ser una buena opción. Yo lo acompañé de un Bloody Mary, pues el Milk se define también como cocktail-bar y la verdad es que se trata de una interpretación un tanto libre, con mucho picante, que, eso sí, sirve para despertate de golpe. Probé la ensalada y los huevos Benedicte y eran correctos –las patatas de acompañamiento fue lo que más me gustó, muy ricas- pero eché en falta ese toque de cariño que me cautivó del Picnic. Es una sensación personal, a la que ayudó el servicio que nos encontramos.

Y es que una vez acabado el ágape, cuando quisimos rematar con unos postres o los tradicionales pancakes, nos informan de que la cocina ya había cerrado. ¡Menudo chasco! Entiendo que era tarde y domingo, pero eso es un brunch: Comer algo informal con los amigos, alargando el horario del desayuno-comida, sin prisas y con toda la tranquilidad del mundo. Creo que si tienes clientes en tu restaurante que todavía no han terminado de comer no está de más informar que vas a cerrar cocina para darles la opción de pedir algo más, si quieren. Eso es dar un buen servicio. Pero parecía que en el Milk no tenían demasiadas ganas que alargáramos nuestra estancia. Supongo que es porque les sobran los clientes pero, para mí, fue un fallo que me dejó con un mal sabor de boca, más cuando hay opciones tan estupendas como el Totó o el Muy Mío Plaza donde también ofrecen brunch. Seguiré informando…

En DolceCity Barcelona: Milk

Milk ( ver plano )

Carrer d'En Gignàs, 21
Tel: 932680922
Web: www.milkbarcelona.com

Milk es el proyecto de una pareja irlandesa que abrió en 2005 y rápidamente ganó fama por su brunch. Desde entonces, seduce a una clientela internacional con su cocina casera, cocktails sorprendentes y ambiente acogedor en el Gótico.