Lunes, 25 Febrero 2013

LILIPEP: Un café tranquilo en Barcelona donde es fácil desconectar

por Ariadna Alcañiz
En una callejuela del Born, cerca de Princesa, encontramos este café con encanto que rezuma tranquilidad por todos sus rincones. Es el sitio ideal para hacer una pausa en el barrio.
Hubo una época en que la profunda transformación del Born desembocó en un barrio enfocado exclusivamente a los turistas. Los alquileres subieron como la espuma y solo grandes empresas podían recalar en sus calles, haciendo que perdiera parte de ese encanto de barrio trendy e innovador, donde uno podía cenar en un restaurante pequeño y delicioso o comprar una prenda de un diseñador novel. Por suerte, en los últimos tiempos –y a causa también de la crisis, algo bueno tenía que tener- se ha notado un cambio en el barrio y vuelven a ser legión los locales con alma.


Lilipep es uno de ellos y, siempre que puedo, me escapo a disfrutar de la calma que reina en este café escondido en una pequeña calle del Born. Es un sitio sin pretensiones pero con mucho carácter, decorado con retales de revistas y muchos libros de segunda mano, que uno puede hojear a su antojo o comprar por un módico precio. La iluminación es super agradable y crea la atmósfera perfecta para desconectar, tomando un buen café o una infusión, acompañados de un trozo de tarta casera.

El desayuno es uno de los puntos fuertes de Lilipep, donde, aparte de los dulces, uno también puede disfrutar de un auténtico “desayuno alemán” con jamón, queso, pan y lo que ellos llaman “huevo feliz” (un huevo hervido) en honor a los propietarios del local, una pareja catalano-germana. Su oferta gastronómica no termina ahí pues también proponen platos al mediodía, con abundante presencia de opciones vegetarianas y siempre sanas. Una alternativa en el barrio ideal para empezar la semana de buen humor. ¿Ya conoces el efecto "Lilipep"?

En DolceCity Barcelona: Lilipep

Lilipep ( Ver plano )

Carrer Pou de la Cadena, 8
Tel: 933106697
Web: www.facebook.com/pages/LiLiPeP/135450879862383

Lilipep abre en 2008 de la mano de una pareja catalano-germana que propone un café tranquilo donde tanto se puede comer un plato vegetariano como merendar un trozo de tarta casera. Su ambiente tranquilo y relajado lo hacen un oasis en el barrio.