Miércoles, 6 Febrero 2013

080 BARCELONA FASHION: Mis impresiones de los desfiles otoño-invierno 2013

por Ariadna Alcañiz
Miriam Ponsa coronada como flamante ganadora de esta 11.ª edición con su colección Transhumància demuestra el buen nivel de una pasarela donde creadores independientes e industria se dan la mano.
Con un ligero retraso traigo mis impresiones sobre lo que ha dado de sí la última edición de la pasarela 080 Barcelona Fashion. Esta era la 11.ª edición de una pasarela que nació con el objetivo de apoyar a los diseñadores emergentes de nuestro país, para ofrecerles una plataforma donde exponer su talento con la que establecer relaciones con compradores nacionales e internacionales, aparte de tener un contacto directo con prensa y público. Pasado más de un lustro, la fórmula se ha ajustado mirando hacia la industria pues a los creadores independientes se les han sumado nombres propios del textil catalán, como Escorpion y Cóndor, así como otros de gran tirón comercial, como Mango, Desigual y Custo Barcelona.


Esa doble vocación de la pasarela hace que la agenda de desfiles resulte algo desconcertante pues se puede pasar de la vanguardia de Manuel Bolaño al conservadurismo de Naulover sin pestañear –a pesar de celebrarse en días distintos, es tan opuesta la concepción de dichas marcas que choca que compartan pasarela-. Sin embargo, en esta edición también ha permitido la simbiosis entre creadores independientes con marcas de larga trayectoria en desfiles como el de Yerse –cuyo styling corría a cargo de A-Couple- o bien la presentación de la colección cápsula de Jan iú Més para Punto Blanco.


Otra novedad de esta edición ha sido la ubicación: el nuevo Disseny Hub Barcelona,
ubicado en las Glorias. El que será el complejo cultural que albergará el museo de la indumentaria sirvió de escenario para los desfiles y también para una zona de tienda pop-up y show-room que se habilitó en el cuarto piso. Algo escondida, tenía que servir de escaparate para marcas locales frente a los compradores que se habían acercado a disfrutar de los desfiles y potenciar, así, el lado comercial de la 080. Sin embargo, creo que se quedó corta en su ejecución pues, al estar tan alejada de los desfiles y las zonas comunes, no acabó de nutrirse del todo de la afluencia de gente -28.000 asistentes- que se acercó al DHUB.

Clara Brull y Xavier Zazo en el photocall, satisfechos, al finalizar su desfile.
¿Y los desfiles? Seguramente os preguntéis. Pues debo admitir que no los he presenciado todos, pero sí pude asistir a algunos de mis nombres de cabecera como el dúo formado por Xavier Zazo y Clara Brull y Juan Pedro López. Los primeros, con su marca Zazo & Brull, me volvieron a ganar, esta vez con una colección muy acorde a los tiempos que vivimos: Hands up, una oda a carteristas y ladrones inspirada en los hermanos Dalton, Jesse James y Bonnie & Clyde, entre otros. Ecos del oeste convivían con estampados op-art y elegantes capas de inspiración frac en una colección que confirmó la buena forma del tándem como una de las voces más personales de nuestra escena.

La última salida del desfile de Juan Pedro López.

Las propuestas lady de Juan Pedro López también me convencieron, a pesar de algunas combinaciones cromáticas difíciles de digerir, con toques neón en cinturones y collares. El recurso de la sobrefalda de organza me pareció encantador aunque algunos looks me dieron una ligera sensación de déjà-vu al recordarme el trabajo de Jil Sander para Dior, sobre todo, por los brillos tornasolados que hemos visto en su colección primavera-verano 2013.

La última salida del desfile de Miriam Ponsa.

Otros nombres destacados de esta edición son el de la joven Katarina Grey, quien presentó una colección donde reinaba una elegancia decadente y, por supuesto, el de Miriam Ponsa, la flamante ganadora. Con su colección Transhumància, inspirada en los pastores y sus rebaños, miró al pasado en técnicas de costura, partiendo de sedas, algodones y lanas, esta última auténtica protagonista de la colección. Fue una línea más radical de lo que nos tenía acostumbrados logrando unas prendas conceptuales, a là Margiela, que dejaban patente el complejo proceso creativo de la de Manresa. En la galería, un repaso en imágenes de lo más destacado de estos cuatro días de moda en Barcelona, un deleite para la vista, una dosis de inspiración.

En DolceCity Barcelona apoyamos el talento emergente