Viernes, 23 Noviembre 2012

STINGER: Un cocktail-bar de factura clásica en Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Con una trayectoria que supera las dos décadas, el Stinger se ha convertido en un clásico del Eixample cuando se trata de tomar una copa en condiciones. Para celebrar la llegada del fin de semana.
Es viernes y toca celebrar la llegada del ansiado fin de semana. Si uno se mueve por la zona del Eixample derecho, el Stinger se postula como una buena opción para tomarse una copa, ya sea antes o después de la cena. Se trata de una coctelería de factura clásica que ha celebrado ya su 26.º aniversario, que se dice pronto, y que, sin demasiadas pretensiones, ha logrado hacerse su hueco en la siempre complicada y competitiva noche barcelonesa.


Su apuesta es la coctelería clásica
y, aunque en su ejecución no llega al nivel de otros nombres de referencia como el Negroni, por ejemplo, sí defiende con honra los combinados que ofrece. Recuerdo que lo visité por primera vez con mis padres, años atrás, cuando la fiebre del gintonic no había hecho acto de presencia y yo no había descubierto las maravillas caribeñas del daiquiri. Y, a partir de ahí, he ido intermitentemente, sabiendo que por ambiente y calidad, es de lo mejorcito que uno puede encontrar por la zona.
Dispone de dos áreas aunque todas presentan el mismo ambiente: sillones rojos y mesas negras que casan con la iluminación tenue e íntima del local. Por la separación entre mesas, es una dirección ideal para reunirse con amigos para compartir confidencias y empezar la velada con buen humor. Y es que, para mí, es un sitio para ir antes de cenar, pues, para luego, lo encuentro demasiado tranquilo, o, mejor dicho, dirigido a una clientela algo mayor. Aunque, al final, todo es cuestión de gustos…

En DolceCity Barcelona: Stinger

Stinger ( Ver plano )

Carrer de Còrsega, 338
Tel: 932177187
Web:

Abierto a mediados de los 80 en la confluencia de Còrsega con Diagonal, el Stinger es un clásico de la zona que ofrece un recetario de cocktails de siempre en un ambiente íntimo y agradable, que se va animando conforme avanza la noche.