Viernes, 16 Abril 2010

ÀBAC: Un restaurante de lujo en un hotel ídem en Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Aunque Xavier Pellicer ya no está al mando de la cocina del Àbac, este restaurante de nivel sigue brindándonos experiencias memorables. El sitio ideal para una velada de altura.
Aunque ahora ya se cumple un mes de mi visita al Àbac sigo reteniendo las sensaciones positivas que me brindó esa bonita experiencia. Porque el Àbac es un restaurante que no se olvida pues todo en él –la comida, el entorno y el servicio- cumple las expectativas más optimistas que uno se puede hacer cuando va un sitio de estas características y precio. Lo cierto es que cuando yo fui ya no estaba Xavier Pellicer, chef cuyo trabajo en el Racó de Can Fabes le valió una reputación merecidísima y que logró gracias a su dedicación y técnica que el Àbac se convirtiera en una referencia gastronómica imprescindible de nuestra ciudad. Y aunque la ausencia es notable, por lo menos en cuanto a nombre se refiere, la verdad es que una servidora no la llegó a notar pues por algo el restaurante cuenta con dos estrellas Michelin, una garantía.


En una carta breve se suceden distintas propuestas de cocina creativa que tienen en común la exquisita calidad de su materia prima
. En mi caso pude propar los pulpitos y el jarrete de ternera, éste último muy sabroso, tierno y abundante, para lo que uno puede esperar de un restaurante de esta sofisticación. Aunque, tal vez, si uno se dirige al Àbac quiera optar por uno de sus tres menús degustación para acercarse a la cocina que defienden de una manera más extensa. Como ejemplo tenéis el Menú de Temporada que presenta platos como vieira, raviolis de cola de buey y sabayón de naranja o el ciervo, con gnocchi de boniato y salsa poivrade, un clásico de Pellicer. Ah! Y no hay que olvidar su extensa carta de vinos y su carro de quesos, uno de los mejores de la ciudad, con elaboraciones exclusivas del Àbac hechas por los mejores productores artesanos.


El local acristalado y de decoración sobria cuenta con 14 mesas,
muy generosas e íntimas, pues la separación entre ellas es muy amplia. De interiorismo elegante y discreto, en él los tonos neutros son los dominantes con notas de diseño en la vajilla de Versace y de color en la flor que decora cada una de las mesas. El servicio es atento y casi invisible, como debe de ser, aunque con cierto margen para la proximidad con el cliente. En definitiva, un restaurante al que acudir en una ocasión especial, siempre y cuando uno esté dispuesto a abonar unos 200 euros por persona.

En DolceCity Barcelona: Àbac

Àbac ( ver plano )

Avinguda del Tibidabo, 1
Tel: 933196600
Web: www.abacbarcelona.com

Abierto en mayo de 2008,el Àbac es uno de los más prestigioso hoteles de lujo de la ciudad.A ello contribuyen un restaurante excepcional, sus 15 exclusivas habitaciones dotadas de la más alta tecnología, un completo spa y un servicio atento y profesional.