Viernes, 13 Noviembre 2009

DON’T TELL: Un restaurante escondido en una tintorería

por Ariadna Alcañiz
Una fachada de tintorería de toda la vida esconde, tras pasar una misteriosa puerta blanca, un restaurante de diseño que, después, se convierte en bar de copas. El último grito en la ciudad.
Año 2009. En un mundo que avanza a ritmo vertiginoso y con una sociedad de consumo que aborrece la novedad antes de que, incluso, se materialice –“gracias” a la sobreinformación-, hay que ser avispado para encontrar fórmulas que sí seduzcan al cliente. Parece que una de ellas es la clandestinidad, como mínimo, en el sector de la restauración. No sólo en Londres o Nueva York han florecido en los últimos tiempos selectos restaurantes “secretos”, sino que en Barcelona también tenemos nuestra propia versión con el restaurante Don’t Tell –“gran” juego de palabras- oculto tras la fachada de la tintorería Dontell, situada en Aribau.


Abrió a finales de agosto y rápidamente se está haciendo un nombre por lo original de su propuesta
. La verdad es que si vas por la tarde, nunca pensarías que detrás de esa tintorería en blanco y azul, con sus lavadoras y perchas, hay algo más. En cambio, cuando se acerca la noche, los grupos de jóvenes bien vestidos, tirando a pijos, te hacen empezar a sospechar. Yo la primera vez que oí hablar del restaurante fue por una amiga que celebró allí su cumpleaños, quien me lo recomendó enérgicamente. Logró el objetivo de sorprender a sus invitados en un entorno cuidado y de diseño que a todos sedució. Sin embargo, no todas las referencias que he tenido han sido tan positivas con que yo, de momento, tan sólo he ido a tomar una copa de cava pues estaba intrigada y quería observarlo con mis propios ojos.

El interiorismo lo podríamos definir como fashion con un punto de sofisticación, con tonos morado, blanco, plata... y una iluminación ténue para subrayar si cabe el efecto de intimidad. El espacio se divide en dos zonas diferenciadas: un lounge con pocos sofás y lámparas de araña y el comedor, con la cocina a la vista. La carta presenta opciones medianamente creativas –por la mezcla de sabores o la preparación-, aunque sin suponer un verdadero canto a la originalidad. Desde un risotto hasta un tataki de magret de pato, pasando por alguna ensalada y plato de pescado, es una carta variada con precios que rondan los 40 euros/persona. ¿Un bluf o ha llegado para quedarse? A vosotros os toca el turno de juzgar.

En DolceCity Barcelona: Don't tell

Don't tell ( Ver plano )

Carrer d'Aribau, 55
Tel: 934520720
Web: www.tintoreriadontell.com

Tras una fachada de tintorería, con lavadoras, perchas y precios de la colada, se esconde un restaurante de diseño sofisticado que atrae a una clientela joven y algo pija seducida por la clandestinidad. ¿Su carta? Creativa y variada para gustar a todos.