Martes, 20 Enero 2009

Stuart Weitzman ya tiene tienda en Barcelona

por Ariadna Alcañiz
Por fin podemos difrutar en la capital catalana de los exclusivos zapatos del creador neoyoquino. Además, desde 2006 también diseña bolsos. Un auténtico lujo al alcance de pocas.
Si ayer os hablaba de una relativamente nueva zapatería de lujo, Jimmy Choo, hoy continúo en la misma línea, pues os quiero presentar la impresionante tienda que Stuart Weitzman ha abierto en Barcelona. Hace tiempo me quejaba de que las exclusivas creaciones del diseñador neoyorquino tenían una distribución muy limitada en la ciudad. Problema resuelto, pues el pasado agosto abrió una espectacular boutique en pleno Paseo de Gràcia de 145 m2 en la que expone sus exquisitas colecciones.


El interiorismo de la tienda, obra de Francisco Novembre, está a la altura del contenido, pues es un espacio futurista, en blancos y grises,
salpicado por estanterías curvilíneas que exponen los zapatos como si de obras de arte se trataran. Pero vamos a lo realmente importante, los zapatos. Con una producción de 600 estilos distintos cada año, el producto Stuart Weitzman destaca por un diseño muy imaginitaivo, en el que las formas se reinventan, los materiales se renuevan y, cada temporada, hay mucho donde elegir. Eso sí, sus creaciones siempre desprenden un halo muy femenino y sofisticado, pues por algo reconoce que su máxima a la hora de diseñar es que las mujeres se sientan guapas.

Tanto si se trata de subirse a algunas de sus plataformas o tacones vertiginosos o de calzarse unas de sus sandalias planas, el efecto “Weitzman” es el mismo, pues nunca se trata de un zapato convencional. Claro que los precios están a la altura de tanto glamour, por lo que tal vez ahora, en tiempo de rebajas, puede ser un buen momento para hacerle una visita. ¿Quién dijo crisis?

En DolceCity Barcelona: Stuart Weitzman

Stuart Weitzman ( Ver plano )

Passeig de Gràcia, 81
Tel: 932160383
Web: www.stuartweitzman.com

El creador neoyorquino cuenta con tienda propia en la ciudad. Un espacio futurista de 145m2 en los que lucen sus exclusivos y sexys zapatos, sinónimo de femineidad y sofisticación, a precios no aptos para todos los bolsillos.