Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

lunes, 9 junio 2008

Avelino Pi, fotografía del deporte en el CaixaForum

por María Padín

Sí, soy de ésas que pagan religiosamente la mensualidad de la piscina y nunca van. Mañana seguro, lo prometo. Mi ejercicio diario se reduce a ir y venir en bici al trabajo, y gracias. Pero hay gente voluntariosa, como tú, que sigues corriendo alrededor del parque impertérrito, aunque llueva como el jueves, lo que francamente me llega al alma.


Y es que el deporte se compone de esos sacrificios que luego no se ven a la hora de la victoria. En nuestro imaginario colectivo sólo hay espacio para los momentos de gloria, los que ha recogido durante las últimas cuatro décadas con su cámara el fotógrafo Avelino Pi y que ahora expone en el CaixaForum, en Avelino Pi. Fotografía del deporte.

Pi lleva desde los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 al pie del cañón, retratando las grandes figuras deportivas que han marcado una época, ya sea en el popular fútbol, en el boxeo o en la vela. Ahí están las imágenes de un jovencísimo Paquito Fernández Ochoa, de la apoteosis de Barcelona 92 o de Arantxa Sánchez Vicario batiéndose el cobre en Roland Garrós entre otras muchas para demostrarlo.


Pero el trabajo de este fotógrafo freelance no se reduce a una galería de la fama, sino que la muestra también saca a relucir su búsqueda constante y su innovación por intentar plasmar la imagen más nítida y de mayor calidad. Las suyas son instantáneas que dibujan al detalle las emociones que se viven en el campo de juego: la derrota, el éxito fugaz, la competición, las vidas anónimas de los que rodean a los deportistas... Porque como él mismo dice “el deporte es como la vida”.

Avelino Pi. Fotografía del deporte
Hasta el 20 de julio de 2008.

En DolceCity Barcelona: CaixaForum


ir a obrasocial.lacaixa.es
CaixaForum ( ver plano )
Avinguda del Marquès de Comillas 6
Tel: 934 768 600
Web: Visitar
En una ciudad emperrada en que todo lo suyo sea más que lo que la metafísica dicta, el Palau es más que una arquitectura bonita donde escuchar música. Y esto queda patente en la exposición 1908-2008: Cien años del Palau.



Los Rinconsets de Pancho Tolchinsky en Duduá
Los Rinconsets de Pancho Tolchinsky en Duduá
El idioma es una entidad viva y yo soy una acérrima defensora de los neologismos. Me apasiona crear palabras, verbos de un adjetivo, nuevos adverbios chipiritifláuticos, apropiarme de una catalanada, contribuir al denostado catañol... Por eso me cautivó

Muestra Internacional de Films de Mujeres de Barcelona
Muestra Internacional de Films de Mujeres de Barcelona
Hace apenas 30 años, una mujer no podía tener una cuenta bancaria propia ni salir del país sin autorización de su tutor (padre o marido). Ahora una embarazadísima ministra de defensa pasa revista a los ejércitos de España como si tal cosa, aunque el

Murmullos Producciones, cursos de verano de cine en Barcelona
Murmullos Producciones, cursos de verano de cine en Barcelona
“No me grabes”. No sé vosotros, pero ésas eran indefectiblemente mis palabras acompañadas por mi mejor cara de pocos amigos cuando alguno de mis familiares trataba de enfocarme con una cámara para inmortalizarme para un vídeo familiar. Y ahora me corroe

No me decidía entre ser dibujanta o espía, Sandra Uve en la Biblioteca Bonnemais
No me decidía entre ser dibujanta o espía, Sandra Uve en la Biblioteca Bonnemais
Yo sí que me decidí a visitar la exposición de mi adorada y multifacética Sandra Uve No me decidía entre ser dibujanta o espía. Y para ello me equipé con mi mejor kit de espía: lluvia intermitente, mi gabardina azul azafata y mi boli de tinta invisible

27 anys, 8 mesos, 14 dies, mujer y prisión en la Virreina
27 anys, 8 mesos, 14 dies, mujer y prisión en la Virreina
27 años, 8 meses, 14 días, casi, casi supone toda mi existencia vital. Y al contraponer ese lapso de tiempo abstracto con algo real, tangible, que conozco bien, que sé a lo que he dedicado cada resquicio arañado a cada segundo, un escalofrío repentino me


« Volver a la Home| , , ,