Viernes, 14 Diciembre 2007

La sferificación de Albert y Ferran Adrià llega a Vinçon

por Ivana Muntán
Hoy es el día de las revelaciones absurdas, aquellas que una tiene el valor de hacer espontáneamente, sin pensar en las consecuencias, sin atinar siquiera a procesar la impresión que pueden causar sus palabras al resto de los mortales.

Allá vamos… Reconozco con algo de vergüenza esa obsesión enfermiza que me obliga a usar palabras extrañas y poco comunes e incluso a inventar mis propias unidades semánticas cuando ninguna delas existentes se ajusta con tremenda perfección a aquello que quiero expresar en cada momento. No encendáis aún las alarmas, hago esta reflexión en alto (mejor dicho en “papel on-line”) para explicar mi más sentida conmoción al tropezar inesperadamente con el término sferificación.

Sferificación es la palabra que define el nuevo kit del aclamado cocinero catalán Ferran Adrià, un conjunto con todo lo necesario para practicar esta técnica culinaria tan espectacular. Se trata de la gelificación (otra de las palabras que me encantan) controlada de un líquido que, sumergido en un baño, forma esferas.

Dos tipos de sferificación para dos tipos de kit distinto: la Sferificación Básica (de ejecución inmediata, para hacer raviolis con una fina membrana o para sorprender con caviar sférico, por ejemplo) y la Sferificación Inversa (para productos con mucho contenido de calcio o de alcohol). Estas técnicas permiten obtener esferas de diferentes tamaños (caviar, huevos, ñoquis, raviolis...) y que además se pueden manipular introduciendo elementos sólidos en su interior, elementos que navegarán en el líquido de la sferificación.

Pura experimentación gastronómica y texturas revolucionarias de la mano de Albert y Ferran Adrià, un kit que se puede adquirir en Vinçon.

Voy a omitir más adjetivos innecesarios, ante el prestigio de la marca sobran mis comentarios.

En DolceCity Barcelona: Vinçon

Vinçon ( Ver plano )

Paseo de Gràcia 96
Tel: 932156050
Web: www.vincon.com

La primera vez que pisé Vinçon reconozco que me dejé llevar por la curiosidad atraída por su escaparate (que siempre se sale de la norma en cuanto a lo espectacular y vanguardista del diseño). Creo que entonces tenía 15 años...