Viernes, 28 Septiembre 2007

Portae, puertas españolas restauradas, en Barcelona

por Ivana Muntán
Ante la cantidad de oferta y el boom del diseño actual no soy capaz de presumir de que conozco ni la mitad de los espacios interesantes que poblan nuestra ciudad. Doy gracias a que la inquietud y la curiosidad son a menudo mis más fieles compañeras, así día a día me voy instruyendo acerca del arte de decorar. Creo que nunca será posible saber lo suficiente sobre diseño y decoración. En primer lugar, porque son mundos muy cambiantes que requieren una observación continuada y después, porque siempre podrás encontrar algo que te rompa literalmente los esquemas y que no se ajuste totalmente a la tendencia del momento.

Eso es exactamente lo que me pasa cuando descubro Portae, una tienda que ofrece una colección de puertas antiguas restauradas, que realmente me transportan con la imaginación a un pasado donde la artesanía se respiraba como el aire puro. No puedo dejar de admirar el detalle de las puertas, el esmero en su fabricación y su restauración. Sé que estoy rozando la paradoja del siglo XXI cuando me apasiona el minimalismo y el diseño llevado a sus máximas consecuencias, pero no puedo dejar de admirar y deleitarme con aquellas muestras de nobleza que poblaron el interiorismo de los siglos anteriores.

Puertas clásicas con elementos barroquizantes que me impregnan de la melancolía inherente a los recuerdos de la casa de mis abuelos. Puertas robustas que son auténticas obras de arte y que merecerían estar en un museo.

El showroom de Portae es un encuentro con el pasado pero también una fuente inagotable de observación de tendencias. Reconozco que me da cierta rabia cuando los mayores postulan que en su época todo era mejor. Yo siempre lo niego vehementemente pero en este caso... empiezo a preguntármelo.

En DolceCity Barcelona: Portae

Portae ( ver plano )

Carrer de Girona 67
Tel: 932721731
Web: www.portae.info

Una tienda que ofrece una colección de puertas antiguas restauradas. La artesanía se respira como aire puro. Esmero en su fabricación y su restauración. Puertas robustas que son auténticas obras de arte y que merecerían estar en un museo.