Jueves, 20 Septiembre 2007

Conoce Le Creuset en Vinçon Barcelona

por Ivana Muntán

Hace unas décadas era impensable que una chica se independizara de sus padres y saliera de la casa sin saber freír un huevo. Hoy esto pasa... y mucho. Y aquí dejo de lado la cruzada feminista sobre el hecho de que también los hombres deben saber cocinar porque, muchos de ellos superan a las mujeres de largo (y no únicamente los grandes chefs) Yo misma me avergüenzo a veces de no tener más tiempo para aprender o de no saber encontrarlo por ninguna parte.

Ni siquiera utilizaría estos argumentos si no fuera porque disfruto experimentando con las combinaciones de sabores que invento sobre la marcha (no sé si mis familiares pensarán lo mismo cuando son los conejillos de indias)

Por eso no pienso perderme, el próximo 21 y 29 de septiembre a las 17:00, la demostración en Vinçon de las ollas y cacerolas de Le Creuset, de hierro colado esmaltado. Los productos de Le Creuset son un referente con más de 80 años de tradición. Es cierto que se trata de un producto “alto de precio” pero, estudiando su duración y eficacia, me parece que cuesta justamente lo que vale. Y lo digo por la experiencia que me da estar en posesión de una cocotte (cacerola) roja desde hace unos años y tenerla en perfecto estado (y que conste que la he usado)

Los productos de Le Creuset tienen además un atractivo diseño, se fabrican en colores impensables hasta ahora y con la calidad de siempre. Incluso existe una cacerola en forma de corazón con su plato a juego (para hacer una quiche, por ejemplo) y una serie de nuevas cocottes que reproducen la forma de una manzana o un tomate.

En Vinçon, hasta el 30 de septiembre, por la compra de una cacerola o una olla Le Creuset regalan un set de mini-cocottes de gres. Incluso para hacer un regalo a alguien que le guste cocinar... ¿Por qué no una cacerola fucsia?

En DolceCity Barcelona: Vinçon


Vinçon ( Ver plano )

Paseo de Gràcia 96
Tel: 932156050
Web: www.vincon.com

La primera vez que pisé Vinçon reconozco que me dejé llevar por la curiosidad atraída por su escaparate (que siempre se sale de la norma en cuanto a lo espectacular y vanguardista del diseño). Creo que entonces tenía 15 años...