Jueves, 12 Julio 2007

PERSONES LLANES, Barcelona también tricota

por María Padín
Uno al derecho, otro al revés, uno al derecho, otro al revés... Éstas fueron las precisas instrucciones que me dieron siendo una niña para enseñarme a hacer punto. ¿Quién no ha intentado tejer una bufanda y se ha quedado a la mitad? Servidora la primera. Pues desempolvad las agujas porque la media ha vuelto para quedarse. Gracias al buen hacer de tiendas como Persones llanes, desearemos ser modernas Penélopes tejiendo y destejiendo nuestra labor en un astuto ardid (la única inteligencia que se nos ha permitido a las mujeres hasta ahora) para manejar su vida.

En Persones llanes podremos encontrar todas las lanas que podamos imaginar y más: desde la malabrigo (una lana uruguaya teñida a mano) hasta la sheperd sock (especial para calcetines), pasando por la seda de sari (reciclada de sobrantes de producción de saris indios) o la de platanero (elaborada en Nepal y respetuosa con el medio ambiente). Además, también podremos comprar todos los adminículos necesarios para ponerse a la labor.

Asimismo ofrecen unos cursillos para iniciaros en el apasionante mundo de la media y el ganchillo. Por el módico precio de 35 € las tres clases de dos horas, las tardes de los viernes aprenderás a hacer ganchillo freestyle, las de los martes a practicar el amigurumi (técnica japonesa de ganchillo para realizar objetos, muñecos...) y las de los jueves o las mañanas de los sábados a calcetar. Aparte tienen cursos de ayuda y un taller especial de calcetines, y si pasas por la tienda, puedes pararte a tomar un cafecito y tricotar un poco mientras charlas animadamente.

Quién ha dicho que es sólo para nosotras. Animaos chicos, que así podréis ejercitaros en la gestión del miniespacio, donde no sois muy duchos. Además, no se me ocurre una imagen más sexy que todo un hombre haciendo calceta.

En DolceCity Barcelona: Persones Llanes