Jueves, 28 Junio 2007

FotoPres’07: Mirar con los ojos de otros

por María Padín
Los fotógrafos nos prestan su manera de ver el mundo para dar luz a realidades en las no habíamos detenido nuestra mirada y para descubrir una nueva perspectiva reveladora de la verdad profunda de las cosas.

Conscientes del poder del fotoperiodismo para configurar nuestro universo más cercano, la Fundación La Caixa creó el premio FotoPres en 1982, con el que pretendía poner en relieve este trabajo en la sombra. La exposición FotoPres’07 muestra las 129 fotografías de los premiados y becados por la entidad este año. Así, en el CaixaForum podemos contemplar la espléndida labor de los galardonados.

El primer premio recae en Recuerdos sin memoria de Elisa González. La autora ha seguido y retratado durante un año y medio a su abuela, enferma de Alzheimer. “Sentía la necesidad de documentar lo que pasaba. Es algo visceral, no un proyecto”, sentencia. En sus fotos se plasma la pérdida de nuestro propio pasado con el desvanecimiento de nuestros abuelos, la desolación, las ruinas de la inteligencia, que decía Gil de Biedma.

Lorena Ros exhibe su serie sobre abusos sexuales. Sus retratos sirven de exorcismo para las víctimas y al observarlos un escalofrío recorre nuestro espinazo. Pep Bonet nos deslumbra con un reportaje sobre un campeonato de fútbol entre niños mutilados de Sierra Leona. La vitalidad de sus imágenes nos recuerdan la capacidad del ser humano para ser feliz en situaciones extremas.

Pero también podremos gozar del trabajo de los becados, como la serie sobre un pueblo albino de Paola de Grenet, que nos habla de la diferencia, o el de Marta Soul, donde la estética de las revistas de moda se funde con la nueva vida que les espera a las inmigrantes.

Atrévete a mirar a través de sus ojos.

FotoPres´07
CaixaForum

Hasta el 19 de agosto 2007

CaixaForum ( Ver plano )

Avinguda del Marquès de Comillas 6
Tel: 934768600
Web: obrasocial.lacaixa.es

En una ciudad emperrada en que todo lo suyo sea más que lo que la metafísica dicta, el Palau es más que una arquitectura bonita donde escuchar música. Y esto queda patente en la exposición 1908-2008: Cien años del Palau.