viernes, 5 mayo 2017

Family Thyssen acerca el arte a los niños en Madrid

por Jano Remesal

Una visita guiada pensada especialmente para los más pequeños, y además en inglés. Matas tres pájaros de un tiro: aprenden arte, practican inglés y se divierten.

Dicen los que saben sobre educación infantil que el arte debe formar parte de la niñez sí o sí. Despierta nuestros sentidos, incluido el sentido crítico, y además si desde pequeños convivimos con lo artístico, seguro que de mayores seremos unos artistas.

El Museo Thyssen Bornemizsa está de acuerdo con eso, y lanza un montón de actividades para niños constantemente. Lo mejor es estar atentos a su web, cuando menos te lo esperes puede surgir un planazo con niños. En este caso además juntan planazo educativo, planazo de idiomas y planazo de risas en general.

La idea es hacer una visita guiada íntegramente en inglés (con un nivel de inglés adaptado a los niños, que con el nivel que hoy traen del cole les será suficiente). Se explican los cuadros, se debate sobre los autores, se cuentan anécdotas... la intención es que los más pequeños se metan en el papel de guías de sus propios padres y participen de la actividad, para nada es una de esas visitas guiadas aburridas de los colegios. Lo organiza el museo junto con la agencia de viajes y tiempo libre Pangea.

Es de seis a doce años, y aunque acabad de terminar una sesión de visitas, seguro que dentro de poco se abre de nuevo la inscripción para una nueva temporada. La duración aproximada es de una hora y media, y al menos hasta ahora eran por la mañana, a media mañana, sin mucho madrugón que estamos en fin de semana.

Tanto los padres como los niños participan, se crea un ambiente de colegueo entre todos porque los guías son especialistas no sólo en lo que explican, sino en explicarlo.

En DolceCity Madrid: Family Thyssen


miércoles, 3 mayo 2017

Comida casera recién hecha a domicilio con Wetaca en Madrid

por Jano Remesal

No tener que cocinar siempre es una buena noticia, pero también es una buena noticia comer bien todos los días. Ahora ambas cosas son compatibles. Y baratas.

El ritmo de vida moderno es difícilmente compatible con llevar una dieta sana y equilibrada. O nos falta tiempo para cocinarnos en casa y tenemos que gastarnos demasiado dinero para comer bien fuera, o simplemente no sabemos cocinar y también tenemos que gastarnos ese dineral. Pero ahora hay solución, una gran solución.

La idea es tan buena como simple: cada semana presentan un menú con unos 15-20 platos, tanto platos principales como postres. Tú eliges lo que quieres (antes del miércoles), pagas vía web y antes del lunes siguiente tendrás en tu casa todo lo que has pedido listo para consumirlo durante esa próxima semana.

No te llegan congelados, sino en frío y al vacío, por lo que puedes consumir los platos durante hasta una semana (es esa la idea) o congelarlos si no sabes si realmente vas a comerte todo durante esos siguientes días. La cadena de frío está garantizada desde que lo cocinan hasta que llega a tu casa.

Las opciones son variadas y sabrosas: todas las semanas tienen pollo o similares, carnes rojas, alguna legumbre, un par de pescados, arroces y pastas, algo de verdura y postres tanto de dulce capricho como saludables. Además se renuevan, por lo que puede ser incluso una gran idea para comer a diario durante largas temporadas.

Prometen que con uno de sus platos come una persona en plan plato único, por lo que se puede comer una semana entera por unos 30 euros. Precios imbatibles si tenemos en cuenta que un menú del día en Madrid rara vez baja de los 10 euros.

¿Cómo no se le había ocurrido a nadie antes?

En DolceCity Madrid: Wetaca

viernes, 28 abril 2017

Comer como en casa en el Bar América de Madrid

por Jano Remesal

Encontrar un lugar donde siempre te den de comer bien y a buen precio no tiene precio. Y suele ocurrir que esos sitios no son famosos, son casi un secreto.

El término comida casera está manido, es quizá el término culinario utilizado más a la ligera que existe. Y además en su nombre se hacen auténticas barbaridades entre fogones. Por ello, cuando encuentres un bar que de verdad sirva tapas y raciones caseras, no lo dejes escapar. Como por ejemplo este Bar América.

Como América es un nombre más que habitual para un bar (hay nombres que se repiten mil veces cuando uno ve la lista de bares de una ciudad) en este caso Bar forma parte de su nombre, como si lo llevaran con orgullo. Así lo distinguimos por ejemplo del Café América, en la avenida de América y que poco tiene que ver con este bar.

El menú del día es famoso en toda la zona, porque cuesta menos de 10 euros y porque es variado pero contundente, y sobre todo casero, muy casero. También son muy recomendables sus tortillas de patatas para llevar. Te las hacen seguro aunque se la pidas con un par de horas de antelación, y te la llevas en un plato que luego le devolverás, así de trato cercano se gastan. Los precios son ajustados y los parroquianos habituales, lo que suele significar que es un lugar de fiar.

Además es un lugar recomendable para otras cosas típicas de un bar de barrio como ver el fútbol, desayunar (tienen horario de prácticamente todo el día, directamente) o simplemente tomar una cerveza con amigos. Es pequeño y no está realmente decorado, no tiene extravagancias en la cocina ni ofrece nada del otro mundo, pero cumple los requisitos imprescindibles para poder ser llamado bar, y para poder decir bien algo que sus productos son caseros. Con eso basta.

En DolceCity Madrid: Bar América

miércoles, 26 abril 2017

Cocina oriental a buen precio en Tao369 Madrid

por Jano Remesal

Hay platos asiáticos más allá del sushi o los rollitos de primavera, pero no son tan fáciles de localizar, y cuando los localizas o son muy caros o son de mala calidad. Pues no.

Madrid está lleno de restaurantes japoneses, pero no hay tanto tailandeses. Madrid está lleno de restaurantes chinos, pero no hay tanto coreanos. Eso sí, hay opciones de tenerlo todo junto, como es el caso. Lo malo es que suelen ser caros por aquello de lo poco común de su menú, o directamente de calidad ínfima porque lo que buscan es hacer dinero sin importar cómo.

Esta minifranquicia de restaurantes asiáticos no cumple ninguna de esas dos características: para empezar porque no es nada caro. Sus raciones son más que generosas y tienen precios normales tirando a a baratos, con platos por 3,33, 6,66 y 9,99 euros (no sé porqué, debe de ser alguna especie de buen augurio asiático...). Para seguir porque su calidad es exquisita, tras varias vecesa comiendo de su comida, ninguna queja. Limpio, rápido, sabroso y al punto.

Puede pedirlo para que te lo lleven a casa, e incluso puedes ir a pedirlo al restaurante y llevártelo tú mismo mientras comes un pan de gamba por invitación de la casa. El restaurante en sí es pequeño, pero suficiente para un pequeño grupo, y además tiene una pequeña terraza cubierta que permite fumar.

En cuanto a la carta, la variedad es enorme, con platos típicos chinos, japoneses, tailandeses... un poco de todo. Varios tipos de arroces, varios tipos de pastas, entrantes, postres... de todo, he llegado a contar más de 50 opciones en el menú. Desde mi punto de vista lo más rico es el pad thai, y en general todos los platos de noodles de la carta.

Como suele suceder en los restaurantes internacionales regentados por gente del lugar del que dicen hacer comida, saben lo que se hacen.

En DolceCity Madrid: Tao369

lunes, 24 abril 2017

Rutas de tapeo guiadas con Adventurous Appetites Tapas Tour en Madrid

por Jano Remesal

Mezclar tapas con una clase magistral sobre los locales visitados, los alimentos probados y los vinos bebidos es una gran idea para enriquecer una simple cena.

He aquí otro de esos planes pensados básicamente para guiris pero que demuestran que los que vivimos en Madrid conocemos nuestra propia ciudad mucho menos de lo que sería recomendable. Una de esas ideas que parece que sólo son apetecibles para los de fuera, pero que disfrará como un niño incluso el madrileño más madrileño.

La idea es tan simple como sabrosa: en pequeños grupos y siempre acompañado por un guía experto en la zona por la que nos vamos a mover, vamos de bar en bar tomando tapas típicas de cada establecimiento mientras el guía nos cuenta anécdotas, algo de historia, cultura, nos habla de la gastronomía típica... es como tomar tapas, pero además sabiendo en dónde nos encontramos. Lo mejor del mundo culinario y del mundo cultureta unidos en un mismo paseo.

Se puede reservar para un grupo cerrado si somos muchos o simplemente unirnos a un grupo en formación. Quizá esa segunda opción sea incluso más recomendable, porque a lo apetecible del propio paseo y tapeo se une la posibilidad de hacer nuevos amigos, conocer gente y aprender más anécdotas uno del resto y el resto de uno.

Las zonas por las que se mueven los tours están lógicamente pensadas para turistas, por lo que suele ser la zona centro, bares de toda la vida, típicos y con raciones y tapeo también muy típicos, no esperemos ninguna delicatessen ni desubrir al nuevo chef modernillo de turno.

El precio es sin duda algo mayor que tapear por tu cuenta, pero merece la pena si quieres aprender sobre la capital desde el punto de vista culinario.

En DolceCity Madrid: Adventurous Appetites Tapas Tour

« página anterior | siguiente página »