lunes, 16 enero 2017

Echar de menos el verano en el Roof Garden de Madrid

por Jano Remesal

Las azoteas de Madrid cada vez son más top. Lo mejor es ir haciéndose una lista para ir visitando todas en su mejor momento del año. Vete tomando nota.

Si al frío intenso le unes los recuerdos del verano puedes entrar en depresión. Pero si utilizas esa depresión invernal para ir planificando los must que debes visitar en cuando asome el sol, estos meses serán más llevaderos.

El hotel Emperador presume desde hace tiempo de tener una azotea muy bien utilizada. Una piscina al aire libre es el epicentro de un lugar de copas y relax durante el día, y de copas y risas al caer la tarde. De tamaño adecuado para el número de personas que suelen ir, y con total privacidad, se está poniendo cada vez más de moda.

El precio no es nada barato, como ocurre siempre en este tipo de sitios, tanto de las copas como de la entrada (si no estás alojado en el hotel, lógicamente), así que no es ni mucho  menos un plan para hacer a diario, pero sinceramente recomendamos una ruta por las azoteas de más nivel de la capital, y sin duda ésta estaría entre las más recomendables.

También tienen un menú elaborado en el propio hotel. La variedad no es tremenda, pero por precio merece la pena, pues es poco más que la ya muy cara entrada sin consumición. Lo de la entrada prohibitiva es la forma que tienen de que no se masifique, pero es un detalle acompañarlo de un menú de gran nivel por un precio asequible, y con horario amplio de cocina.

Es un gran plan para ir con amigos, para llevar a la familia de visita o en pareja. Vayamos tomando nota de lo bien que lo vamos a pasar en cuanto se vaya el frío.

En DolceCity Madrid: Roof Garden


miércoles, 4 enero 2017

De Madrid al cielo con Siempre en las nubes

por Jano Remesal

Ver Madrid desde las alturas montado en un globo terráqueo es una experiencia única, y menos cara de lo que todo el mundo piensa. Un momento diferente.

Volar en globo es una de las sensaciones únicas que uno puede experimentar. Esa sensación de libertad, de soltura, y esas vistas solo disponibles para pájaros, son momentos que no se olvidan. 

Normalmente nadie se lo plantea porque piensa que será carísimo, pero en Madrid hay posibilidad de vivir el momento por menos de lo que te cuesta una tele malilla, o un abrigo de marca.

Esta empresa es tan joven como dinámica. Eso les ha permitido desarrollar un modelo de negocio basado 100% en el cliente. Tú pides, y ellos lo hacen realidad. Desde rutas marcadas a sesiones de cocina con chef de nivelazo en el propio globo, pasando por viajes en grupo, cheques regalo o incluso libros sobre este arte de volar en globo.

No es barato, claro está, pero desde unos 150 euros se pueden hacer cosas realmente bonitas, y además puedes directamente apuntarte para cuando haya un hueco que te llamen, y así te salga más económico. Lógicamente siempre dependerá de la climatología y demás avatares, pero la experiencia es placentera, relajada y muy enriquecedora, incluso si lo haces con completos desconocidos. Por ejemplo es una gran idea para regalo en plan paquetes de viajes que luego a quien regalas se hace su propio plan, o también para dar una sorpresa a amigos o pareja un día concreto, pues las fechas disponibles son muchas.

Ellos dicen que venden billetes a la aventura, y si es verdad eso de que de Madrid al cielo, no deben estar tan desencaminados.

En DolceCity Madrid: Siempre en las nubes

viernes, 9 diciembre 2016

Vuelve a ser un niño en Rivasmax Park Madrid

por Jano Remesal

Jugar como cuando éramos niños es muy sano, pero mejor hacerlo en un lugar pensado para quitarnos muchos años de encima entre risas. Olvídate de todo.

Seguro que tú también recuerdas tu época de niño con nostalgia, incluso con envidia. Esas tardes en las que en lo único que tenías que pensar era en ser feliz, en divertirte jugando. Pues eso es lo que nos propone este curioso lugar: jugar.

Antes de nada aclarar que este lugar también está pensado para niños, es decir, puedes llevar a tus hijos cualquier día y pasar con ellos una mañana divertida, o una tarde en familia. Pero en lo que nos vamos a centrar es en el plan para adultos.

Estos planes incluyen un picoteo (cena ligera, en plan desenfadado, pizzas, embutido, sándwiches…), un par de horas de juegos y bebida (ligera, cervezas y similares) en una noche de volver a tu infancia. La cosa empieza sobre las 9, así que termina en la hora perfecta para irte a tomar unas copas con el subidón, una noche diferente sin duda.

Los juegos son los de toda la vida en los parques infantiles: piscina de bolas, pintacaras, toboganes, camas elásticas… pero además estarán supervisados y guiados por guías expertos para que surjan juegos, piques, retos entre diferentes grupos, etc.

Lo mejor es que no solo puedes pasar un día memorable con tus amigos, sino que además seguro que conocerás nueva gente, pues el rollo consiste en estar siempre en grupo, tanto cenando como jugando. Lo primero que has de hacer si te decides a venir es dejar la vergüenza en el coche.

En DolceCity Madrid: Rivasmax Park

viernes, 14 octubre 2016

Picoteo informal y carne a la brasa en el urban grill Labrass en Madrid

por Jano Remesal

Siempre que paso me quedo mirando a sus paredes abiertas, a su forma de integrar la calle en el local. Apetece sentarse un rato y ver la vida pasar desde sus taburetes.

Si algo tiene de malo Chamberí es que muchas calles son tan estrechas que apenas permiten terraza a los bares, o directamente no les permiten ni una mesa en la vía pública. Aquí solucionan el problema con ingenio: han abierto completamente sus dos fachadas a la calle y han hecho en lo que era la pared unas pequeñas barras con taburetes altos. Eso hace que puedas sentarte en la calle pero estar prácticamente dentro del local. Ya sólo por esta genial idea merecen una visita.

Pero también lo merecen por su concepto de local limpio, moderno y sin pretensiones. Tiene dos ambientes diferenciados, por un lado la barra y por otro las mesas. La barra está más pensada para tomar una cerveza rápida de fin de semana o para el afterwork, imprescindible en una zona tan cercana a Nuevos Ministerios y la Castellana, epicentros laborales de Madrid.

La segunda zona es el restaurante típico, con sus mesas y sus sillas bajas. Aquí sobre todo se viene a degustar la carne a la brasa que hacen en el momento y siempre en su punto. Por eso se llama urban grill, que viene a ser como una barbacoa de toda la vida pero con un toque desenfadado, rápido, sin perder por eso ni un ápice de calidad.

Para qué engañarnos, su carta de bebidas es mejor que la de comidas, pero tampoco estamos en un lugar al que se vengan a probar cosas nuevas, ni pensado para venir a diario en plan menú del día. Es un lugar apetecible, tranquilo y con calidad-precio muy buena para la zona. Sin más.

En DolceCity Madrid: Labrass

lunes, 10 octubre 2016

Mojitos, daiquiris y otros cócteles de nivel en Sotoverde en Madrid

por Jano Remesal

Afterwork de nivel, quedar con los amigos para ver el fútbol… cualquier excusa es buena para tomarse un combinado original, o al menos para probar una buena carta de cervezas.

Hay relativamente pocos sitios especializados en cócteles en el centro de Madrid. Sí, en muchos te ponen los gin tonic con verduras, o tienen una copa especial de la casa, o un trago original… pero poco más. En Sotoverde sí saben cómo hacer todo tipo de bebidas tanto alcohólicas como no alcohólicas, y se agradece.

Hay dos momentos álgidos para ir a este lugar. Uno es cuando hay fútbol, pues tienen los partidos en buenas pantallas y las sillas son cómodas para pasar unas cuantas horas ahí sentado. Además empezar tomando algo durante el partido y luego seguir tomando unas copas o unos cócteles de nivel es siempre una gran idea para un sábado o un domingo.

El otro momento para el que parece que está pensado este bar más bien nocturno es para el afterwork. De nuevo es una gran idea empezar directamente sin quitarse la corbata y seguir hasta que el cuerpo aguante o hasta que creamos que ya está bien porque mañana hay que madrugar.

Cócteles criollos, mojitos, daiquiris, cervezas de importación… y un detalle, todo acompañado de un pequeño picoteo, de algo para hacer esponja y que apetezca tomar algo más al terminar nuestra primera ronda. Lo dicho, es un lugar para pasar un largo y buen rato en compañía. Y para probar tragos que no en todos los sitios se pueden probar. Y también vinitos y raciones de nivel y en cantidades más que aceptables, ojo, aunque no creo que esté tan pensado para comer como lo está para beber.

Mención aparte el trato al cliente, que más que un cliente parece un amigo al rato de estar allí. Nada de malas caras ni tardanzas innecesarias, todo fluye como la seda. Eso sí, no es que sea barato, y dependiendo de la hora puede haber ruido de más.

En DolceCity Madrid: Sotoverde

siguiente página »