viernes, 18 noviembre 2016

Tus muebles como nuevos en Telas del Pozo en Madrid

por Jano Remesal

A los muebles se les coge cariño, pero envejecen, y en algunos casos muy mal. Un poco de chapa y pintura de vez en cuando no les va nada mal, hazme caso.

A todos nos ha pasado que una visita o un familiar nos han llamado la atención sobre ese mueble que lleva toda la vida en nuestro salón o en nuestra habitación y al que ya se le van viendo, literalmente, las costuras. Pero nosotros le hemos cogido cariño tras tropecientos años con nosotros, así que nos resistimos a deshacernos de él.

Cuando a mí me pasa, busco ayuda de un profesional, porque aunque parezca que cualquiera somos unos manitas prefiero no jugármela y que el resultado sea peor que el problema. En los barrios de toda la vida hay negocios de toda la vida, y para cosas tan delicadas creo que merece la pena, aunque el precio siempre sea algo superior.

La idea de esta tienda tipo familiar es sencilla: les cuentas tu problema, y ellos te lo solucionan. Pueden tanto renovarte el mueble y que quede igual que estaba (tapicería similar, mismos acabados) como darle un nuevo aire a un mueble del que ya te has cansado (tú eliges las telas, los bordados, los detalles…).

Los tiempos en este tipo de trabajos son siempre bastante largos, ojo, así que si quieres lucir el mueble en una ocasión especial concreta o es para un regalo, mejor vete con tiempo para no llevarte sorpresas.

La variedad de materiales llama la atención, desde telas normales hasta pieles de todo tipo, pasando por sintéticos y tipo saco. Y como suele suceder en los negocios de tipo familiar, ahí están para asesorarte en lo que haga falta el tiempo que haga falta, que en cosas como esta se agradece.

En DolceCity Madrid: Telas del Pozo


viernes, 11 septiembre 2015

Pon un pez en tu vida con Acuario Ponzano en Madrid

por Jano Remesal

No hacen ruido, no molestan, son bonitos, coloridos y divertidos. Sí, estamos hablando de los peces de acuario. Hay sitios donde te lo ponen muy fácil.

De pequeño casi siempre tuve peces en casa, muchos, con uno de esos acuarios grandes y llenos de adornos que casi gustan más que los peces: ánforas, plantas artificiales, sitios para refugiarse, maderitas... Un poco de todo, y entre esas cosas, colorido y formas graciosas en forma de peces. He decidido volver a poner en marcha mi afición perdida.


Y como casi siempre, en Chamberí encontré lo necesario. Soy muy de comercio de barrio, de eso que ahora llaman "tiendas de cercanía", porque así ayudas al barrio, a gente que de verdad necesita que le apoyes, pero sobre todo porque el trato es mucho más cercano, te sientes como uno diferente, no como uno cualquiera, al entrar en estas tiendas. Acuario Ponzano es de ese tipo de sitios.


Lo primero es elegir el acuario, y aquí hay para todos los espacios y bolsillos, aunque cuanto más grande, mejor, porque si luego deciden poner más y más peces vas a echar de menos espacio demás, pero si al principio quieres tener pocos animales no pasa nada porque les sobre espacio. El siguiente paso, evidentemente, son los peces, y aquí sí que puedes pasarte una tarde entera mirando, remirando, fotos y ejemplares, hasta dar con la familia que quieres formar. Mucho ojo que no sean depredadores unos de otros, claro, pero eso te lo aclaran los expertos de la tienda, que para eso están.

Pero lo que más me gusta de esta tienda es la de posibilidades que te dan para hacer tu propio acuario desde todos los puntos de vista, no sólo el del tamaño y los peces. Hay un mundo en cada acuario en cuanto a decoración, productos, alimentación, características varias, etc, que es tan interesante que dan ganas de comprarse una casa más grande sólo para comprar un acuario a juego. Apetecible afición.

En DolceCity Madrid: Acuario Ponzano

miércoles, 4 junio 2014

Hosten en Madrid: Como el Tiger pero con diseño danés

por Juan Rodríguez

Desde Dinamarca nos llega una tienda dispuesta a redecorar nuestra casa a precio de mercadillo español... pero con productos con el característico diseño danés. Una buena alternativa a Tiger.

Hosten es otro sitio de decoración y/o regalos para el hogar de esos que cada vez nos están haciendo la vida más fácil a la hora de hacer regalitos de última hora a la gente. ¿A quién no le viene bien un detallito para su casa? Aquí tienen una alternativa de diseño danés, y muy colorida, a otros sitios de la competencia de la misma calle, como el conocidísimo Tiger y el llamado Zakka, del que ya te hablamos aquí.


Aquí tienen prácticamente de todo, y todo es tan de diseño, tan mono y tan útil que te apetece arramplar con media tienda. Como los precios son ajustaditos, podrías arramplar con media sin que se te rasguen los bolsillos del pantalón. Tienes bolsos, cojines, bolígrafos de colores, guantes con estropajo incorporado (¡ojo al invento, el frotar va a empezar!), manteles, cremas para el cuidado personal, pastillas de jabón con forma de bailarinas (las zapatillas), telas africanas, fundas para gafas, vasos de fibra de bambú (me encanta su diseño sencillo y su tacto), velitas, jabones en latas con mensaje… ¿seguimos?


Tienen accesorios de ropa, productos de almacenaje (muy chulas sus cestas de picnic y dosificadores de jabón de colorines), productos para el baño, productos para la cocina (su salero me parece demasiado enigmático, pero sus fruteros de colores y, sobre todo, su botella con vaso incorporado; me parecen de premio), productos para el cuidado personal; y objetos decorativos como gallinas de tela, candelabros de colores, farolillos para meter velas, y lámparas con forma de jaula entre otras muchas.


Además, cositas de jardinería, productos para niños (la pizarra adhesiva con tizas me pareció muy práctica; el vaso con un mono pirata, divertido), y muchas cosas de papelería y textil.


De sus cosas de papelería me gustaría destacar las que más me han llamado la atención: los post-its de frutas, los marcapáginas musicales, las minilámparas de lectura y los rotuladores de colores.

En DolceCity Madrid: Hosten



Ver Galería: 7 imágenes »

lunes, 31 marzo 2014

Miss Costuras: Costura creativa y moderna en Madrid

por Juan Rodríguez

Miss Costuras (que acaba de abrir tienda cerca de Plaza Benavente) tiene telas de importación de diseños nunca antes vistos en Madrid. Gusto, exclusividad y personalidad para decorar ropa y hogar.

Sabemos que cerca de la plaza de Benavente (yo lo sé por mi madre, que es una costurera de primera) hay muchas tiendas con solera, de toda la vida, como Pontejos. Pero con Miss Costuras ese aire de siempre se recicla y entra aire fresco, nuevo e internacional. Lo más sorprendente de esta tienda es la gran variedad de telas de importación que tienen así como muchos diseños nuevos con lo más “in” del extranjero. Hay que añadirla a los mejores sitios de "urban knitting" de Madrid, sin duda.


Aquí las telas son baratas pero de calidad, y seguramente no las habrás visto en ninguna tienda de Madrid. Si quieres darle un aire novedoso o incluso arriesgado a tu casa, a tus cortinas; o a esos cojines que abrazas cuando ves una peli de llorar (a mí me pasa siempre que veo “Armageddon”), esta es tu tienda. Una de las mejores cosas que tiene Miss Costuras es poder aprender con profesionales un sinfín de labores diferentes como el patch, el crochet; a confeccionar moda infantil, los faldones para recién nacidos, el punto smock, pitiminí, el randal… todo un mundo de posibilidades para los aficionados.


Pero si lo tuyo es tejer muñecos, aquí podrás encontrar una gran variedad como búhos, caballitos de mar, peces, etc. que pueden decorar las habitaciones de los peques o ser un buen regalo para las comuniones que se van acercando ya.


Esta tienda y sus trabajadores “sirven pa un roto y pa un descosío”, te asesoran si eres un paquete como yo; o bien, si directamente no ves tres en un burro y tienes el pulso como para robar panderetas, te pueden hacer por encargo lo que quieras. La tienda no tiene pérdida: has llegado a ella cuando veas una bicicleta coloreada plantada en el escaparate. Entra a visitarles, es toda una experiencia.

Fotos: Miss Costuras y Autor

En DolceCity Madrid: Miss Costuras



Ver Galería: 3 imágenes »

jueves, 20 marzo 2014

El jardín del ángel en Madrid: El vivero secreto sobre un antiguo cementerio

por Juan Rodríguez

Tan inquietante como fascinante, El jardín del ángel es uno de esos rincones secretos de Madrid que oculta su historia invitándote a que la descubras en persona. ¿Un vivero sobre un camposanto?

Había pasado muchas veces por esta esquina que da comienzo a la conocida calle Huertas. Siempre había visto de reojo la frondosidad del lugar, y me había jurado pasar un día con la luz del sol iluminando a tope para ver este lugar tan misterioso en todo su esplendor. ¿Qué sería aquel lugar enrejado lleno de plantas que se hacía llamar El jardín del ángel?


Tuve que armarme de valor, porque había leído por ahí que este lugar era un camposanto en el que estuvo enterrado nada menos que uno de los maestros de nuestra literatura, Lope de Vega. ¡Qué barbaridad pisar tanta cultura así de golpe y, precisamente, en el barrio de las Letras! Por cosas como esta, Madrid nunca deja de sorprenderme y enamorarme.


Entré en este jardín misterioso, este vivero que una vez fue cementerio, pasando bajo el lema que enmarcaba la reja de la puerta: “No dejes de soñar”. Muy bien, empezaba a estar en mi salsa. A la derecha hay un columpio colgado de un árbol, con una frase que reforzó mi decisión de entrar: “Hay gente extraordinaria que pone color en nuestra vida”, mi fascinación ya era absoluta. ¿Qué lugar tan fascinante era este jardín de nosequé ángel?


Plantas, macetitas con cactus (ideales para mí, que todas las plantas se me mueren), flores de todos los colores y olores, ramas de algodón decorativas, un sinfín de variedades. Y, de repente, de entre toda la flora, la fauna: un león tallado en piedra a modo de fuente que salía de la pared… ¿o tal vez era un demonio? Nunca he sido bueno con los parecidos razonables.


Los dueños me dejaron sentarme allí a descansar y disfrutar del encanto del lugar en una de las sillas forjadas que tienen ideales para jardines o terrazas. Tú también puedes hacerlo de 10 de la mañana a 9 de la noche. Aunque por la noche puede erizarte todos los pelillos, tú mismo.


Si tu idea no es comprar plantas, te puedes distraer eligiendo un broche para tu solapa, un pañuelo para ir elegante o unos cuantos adornos para tu casa. A mí me gustaron especialmente unos cactus tejidos a mano que simulaban ser reales (esa naturaleza muerta tan llamativa como este sitio). Me llevé uno. Si este también se me muere, va a ser que lo mío no tiene remedio.


Os informo de que, a la hora de redactar estas líneas, mi cactus sigue vivo; será porque lo compré en un jardín misterioso…

Fotos en blanco y negro: El jardín del ángel

En DolceCity Madrid: El jardín del ángel



Ver Galería: 10 imágenes »
siguiente página »