miércoles, 19 abril 2017

Mallorca reinventa las meriendas en Madrid

por Jano Remesal

El concepto de restaurante abierto en centro comercial cada vez está más extendido. Lo mejor que ofrecen es el picoteo entre horas, ya sea dulce o salado.

El Mallorca es conocido por sus pasteles y aperitivos salados, y sobre todo tiene su negocio en el take away, en gente que compra sus productos para amenizar una celebración en casa, pero también se puede comer en sus establecimientos.

Y por ello es digno de menció la nueva vuelta de tuerca que parecen estar dándole a su espacio gourmet del centro comercial Moda Shopping, junto a las torres Picasso y Europa, en plen centro de negocios de la Castellana.

La idea es sencilla y apetecible: llenar los espacios entre horas, es decir almuerzo y merienda, con bocaditos tanto salados como dulces rápidos, variados y de buen precio. Porque Mallorca no es el sitio más barato en relación calidad-precio que digamos... Te sientas en su zona de terraza cubierta y tienes dos opciones: esperar a que venga una camarera con una bandeja de dulces, y directamente señalas lo que quieras y le dices con qué quieres mojarlo, o ver la carta del momento del día que se trate y pedirlo como en un restaurante cualquiera a la hora de la comida.

La selección tampoco es enorme, no nos engañemos: brunch sencillito de tostadas que te cortas tú mismo con mermeladas, nutellas y similares; 4 o 5 tipos de pastelito y otros 4 o 5 modelos de bocadillito en diferentes, panes, croisans y similares. Eso sí, todo al momento y con una frescura impoluta cada día. En eso Mallorca nunca falla.

En definitiva, una gran opción para picar entre horas con cierto nivel, no esa tapa a matacaballo en cualquier bar de mala muerte. Pero hay que tener en cuenta la hora que sea, pues la carta va variando a lo largo del día.

En DolceCity Madrid: Mallorca


lunes, 17 abril 2017

Casa Patillas de Madrid es el rincón más taurino de Chamberí

por Jano Remesal

Decoración de principios del siglo pasado, con mucho famoso de la época y rindiendo culto a mundo del toreo, tapas típicas y trato familiar como carta de presentación.

Con ese nombre parece evidente que no se trata de un restaurante a la última moda, y tampoco hay ni que decir que el tipo de cocina es tradicional y español a más no poder. No engaña para nada, ni por dentro ni por fuera.

La decoración es lo primero que llama la atención al comensal, recargada hasta los topes de cuadros de esos tipical spanish del siglo pasado: Lola Flores, Paquirri, los Condes de Barcelona... toda la flor y nada de la España de otro tiempo en sus paredes. Y junto a ellos, una especie de homenaje al toro: fotos de corridas, capotes, hierros de marcar ganado... desde luego en el minuto dos en que estés en este bar, ya estás ambientado.

Es más espacioso fuera que dentro, pues tiene una terraza XXL que de tan grande que es no se llena nunca, pero dentro la cosa cambia, es pequeño y con las mesas quizá demasiado juntas. Mesas y sillas por cierto también de las de toda la vida de madera.

La carta, lo que puedes imaginarte: huevos rotos con todo tipo de carnes (y pimiento, sin duda para mí es el mejor plato de la carta), croquetas, pulpo, pescaito frito (muy poco recomendable, la verdad), carnes y los típicos postres que se dicen caseros. Nada del otro jueves, sinceramente, y con precios de Chamberí... es decir, no baratos precisamente.

En definitiva, un lugar que no engaña, con trato familiar y menú de los de toda la vida, precios elevados porque no ofrece calidad top pero socorrido para una cena rápida o una quedada inesperada por la zona.

En DolceCity Madrid: Casa Patillas

viernes, 31 marzo 2017

El concepto tapas convertido en restaurante imprescindible de Madrid es Arzábal Chamberí

por Jano Remesal

Un homenaje al pintxo tradicional del norte en plena zona de bares de Ponzano y alrededores. Mucho donde elegir y ambiente de relax perfecto para ir con amigos.

Cuando un restaurante tiene nombre vasco, ya es buena señal. Si además ese restaurante se basa en el concepto de cocina del norte, de pintxos sencillos pero de calidad indiscutible, la cosa pinta más que bien. Y si además, como es el caso, tienen más de un local en Madrid, todo parece indicar que saben lo que se hacen.

En los nombres de la carta uno podría pensar que le están hablando de tapas, pero cuando se mira el precio (por menos de 30 euros imposible salir comido) y las raciones en las mesas de al lado, queda claro que aquí se viene a comer con mayúsculas, nada de un tapeo rápido y estómago medio vacío al salir por la puerta. Ya sea su carta de carnes, pescados o incluso la muy extensa de postres, la contundencia está garantizada, también en eso parecen del norte.

Otro punto es la zona, junto a la ya casi mítica calle Ponzano y el ya casi universal concepto de "ponzaning". Eso hace que tenga que pelear duro para hacerse un hueco entre tan buena oferta cercana, y hace que se le suponga una calidad media-alta cuando menos.

Otra genial idea es su take away. Mejor preguntar antes o directamente mirarlo en su web, porque no toda la carta está disponible para llevársela a casa, pero sí una buena proporción de los platos están esperando para ser servidos en un tupper y terminar en tu cocina. Eso sí, ellos no sirven a domicilio, tendrás que llevarte tus platos puestos.

El local es coqueto, con un ambiente único y una decoración llamativa, pero nada cargante. No es grande pero el número de mesas permite estar tranquilo, no tienes que oír al de al lado ni nadie tiene porqué escucharte a ti.

En DolceCity Madrid: Arzábal Chamberí

lunes, 27 marzo 2017

Los hermanos Torres llegan a la capital con su restaurante Dos Cielos Madrid

por Jano Remesal

Los chefs más de moda en la televisión reparten su desparpajo habitual también sin cámaras delante. Llevaban tiempo triunfando en Barcelona y ahora lo harán en Madrid.

Cada vez hay más chefs famosos, parecen ya casi como estrellas de cine o futbolistas por la legión de seguidores que acumulan. Desde Arguiñano hasta Ferrán Adriá, todos cocinan muy bien, eso seguro, y todos tienen algo en común: salen por la tele. Eso mismo les pasa a los hermanos Torres, tan famosos ya que en puridad su restaurante se llama y apellida Dos Cielos Madrid by Hermanos Torres. Nada más y nada menos.

La idea de estos dos hermanos es que la cocina es mejor cuanto menos se cocina. La idea es que el producto sea top, siempre en su momento y en su lugar, y tratarlo con delicadeza. Algo así como cocina mínima, cuanto menos se manipule el producto, mejor.

Otro de los atractivos es el lugar, unas antiguas caballerizas palaciegas que le dan un toque sofisticado a la comida. Además está junto a unos estupendos jardines, y en tiempo de terraza sus propios jardines se convierten en restaurante exterior para comer al aire libre. Todo un lujo que en primavera y verano se agradece.

De precio no tira a la baja, también hay que tenerlo claro. Es difícil salir comido de aquí por menos de 50 euros. Tienen un menú degustación especial al estilo de los restaurantes top por unos 75 euros, pero es cierto que como acaban de llegar se pueden encontrar ofertas en páginas web de ofertas en restaurantes que todos conocemos...

Ya han triunfado como Los Chichos en Barcelona, ya son famosos por su programa de televisión, ahora les toca hacer lo mismo en Madrid.

En DolceCity Madrid: Dos Cielos Madrid

viernes, 24 marzo 2017

Cocina creativa directa del mercado al plato en La Atrevida en Madrid

por Jano Remesal

Cada dos por tres se abre un nuevo restaurante en Madrid, y aquí está una de las grandes incorporaciones de los últimos meses. Cocina de autor que dará que hablar.

Lo bueno de Madrid, entre otras muchas cosas, es que reúne a varios de los mejores chefs de España, y por lo tanto varios de los mejores chefs del mundo. Sin exagerar. Quizá estemos ante uno de ellos en este nuevo espacio gastronómico de la capital.

Acaba de abrir, pero ya es un valor seguro por quién dirige entre fogones. El chef Óscar Velasco ha pasado por Santceloni, Zalacaín o Martín Berasategui, y ahora intenta innovar por su cuenta, y parece que lo consigue.

 

Pero no asustarse por el postín del autor de los platos, los precios son más que asumibles para lo que nos van a poner en ellos. La carta es extensa y en todo caso dentro de un rango de precios razonable. No sería de extrañar que fuera algo así como una oferta de lanzamiento, pues en relación calidad-precio pocos competidores tiene en pleno barrio de Salamanca.

La cocina es de autor, innovadora, en cuanto a la técnica y el emplatado, pero en el fondo son productos muy tradicionales, siempre de temporada y de mercado. La idea es que los platos pasen del origen al restaurante en el menor tiempo posible, y ahí dar forma a algo nuevo basado en carnes, pescados, verduras o frutas de toda la vida.

Se puede optar por un formato tapeo, pues tiene raciones y propuestas para compartir, o también por platos contundentes terminando con una carta de postres más extensa de lo normal, y donde sí puede subir un poco la factura con respecto al resto de opciones.

Un lugar para apuntarse, acaba de empezar y ya despunta.

En DolceCity Madrid: La Atrevida

siguiente página »