viernes, 30 diciembre 2016

Todos los productos de Reino Unido y Estados Unidos están en Madrid con Dealz

por Jano Remesal

Esas marcas de chocolates típicos de Inglaterra, esas bebidas azucaradas que creías que sólo se vendían en Estados Unidos... pues no, ahora también los tienes a la vuelta de la esquina.

Hace poco que han abierto otro de los establecimientos de la cada vez más conocida cadena Dealz en Madrid, concretamente entre Chamberí y Tetuán, probablemente en un sitio perfecto para aprovechar por un lado la querencia por productos de importación de la clase pudiente de Chamberí y por otro lado la querencia por las ofertas de una de la zona con más tiendas low cost de Madrid.

Cierto es que esta cadena se conoce sobre todo por su forma de vender a media escala, poniendo los precios redondos y bajos, del tipo: 6 cervezas a 3 euros, o dos pizzas a 3 euros. Tiene productos a uno, dos, euro y medio... siempre asequibles pero realmente más aprovechable para una compra rápida de capricho o de necesidad puntual que para una compra grande. No creo que nadie haga la compra del mes en esta cadena, sinceramente.

Pero lo que a mí me ha llamado la atención poderosamente es cómo cada vez más sus estanterías están llenas de marcas anglosajonas que normalmente no encontramos en ningún otro sitio. Desde tipos de coca colas y similares con sabores extraños hasta chocolatinas y bombones típicos de las tiendas inglesas, pasando por bebidas alcohólicas, productos de limpieza y cosmética... lo mejor de este sitio es que hay cosas y sobre todo marcas que solo vas a encontrar aquí en toda la capital.

En definitiva, precios que parecen baratos pero que realmente no lo son, sino que más bien enganchan por la facilidad para el redondeo. Una selección de productos en la que echarás muchos productos típicos de a diario de menos, pero sobre todo marcas que importan directamente desde otros países. Diferente.

En DolceCity Madrid: Dealz


miércoles, 9 noviembre 2016

Peletería made in Spain en Madrid con Cuchet

por Jano Remesal

Aunque ha tardado, ya está aquí el invierno. Toca protegerse del frío, así que mejor hacerlo con elegancia y estilo. Y si además es en el comercio del barrio, mejor.

La calle Orense es uno de los epicentros de las compras en la capital. Pero está tomada por las grandes firmas, multinacionales de la moda que provocan que todos nos vistamos casi igual. Está bien, hay donde elegir y es muy cómodo, pero a veces es mejor alejarse un poco de los centros de ventas masivas para descubrir pequeños tesoros. Es lo que ocurre en esta calle paralela a la propia Orense.

Que una tienda lleve vendiendo desde 1910 (más bien una firma, en este caso) ya es sinónimo de que merece al menos tu atención. Algo deben estar haciendo bien. Couchet es peletería, pero también tiene otro tipo de ropa, además de complementos y calzado evidentemente orientados a la mujer.

Tiene un par de cosas que también llaman positivamente la atención: el trato más que personalizado, siempre atentos al cliente, a sus ruegos y preguntas, nada que ver con las dependientas pasotas que se ven en otras firmas. Y que todo lo que hacen es made in Spain, moda española que no nos olvidemos nunca que es una de las que más calidad tienen en el mundo, al menos en el segmento pret a porter.

Los precios son medio-altos, pero la calidad también. Nada que ver con esas telas tipo mercadillo y colores raros de otras tiendas de la zona. La tienda en sí no es grande, y quizá la iluminación no sea la mejor, además de que cuesta encontrarla si no se va expresamente, pero eso hará que casi nunca tengamos agobios por exceso de gente, y que se puedan volcar en nosotros a la hora de preguntarnos si queremos algo.

Comercio de toda la vida, siempre recomendable. Al menos deberíamos darnos una vuelta por ese tipo de establecimientos de vez en cuando para revitalizar la zona en la que vivimos.

En DolceCity Madrid: Couchet

miércoles, 14 septiembre 2016

Plantas de interior y de exterior en el centro de Madrid con Flores Miguel

por Jano Remesal

No sólo tienen de todo, que es lo que se le pide a cualquier floristería pero no todas lo dan, sino que además te atienden y te aconsejan como los profesionales que son.

Admito que no soy yo muy de flores, no es que me disgusten, pero me parece que el mucho trabajo que requieren a menudo no compensa. O al menos pensaba así durante toda mi vida hasta hace poco. Todas las semanas paso por delante de esta floristería, y siempre me había llamado la atención por lo frondoso que tiene siempre todo, y por lo abarrotadas que están siempre sus estanterías de fuera, las que dan a la calle, y también la parte de dentro, que se ve desde la propia calle.

Así que un día que tenía que hacer un regalo entré, y lo que encontré no sólo fue el regalo, sino un trato exquisito, jovial, alegre y muy atento. Incluso te dicen que no te lleves tal o cual planta que tú quieras si no la ven en su mejor momento. Culaquier otro te la endiña, y si se te muere culpa tuya.

El regalo fue un éxito, y desde entonces es algo así como mi floristería de confianza, y ha conseguido que me interese más por este mundillo. Seamos sinceros, sin el consejo de alguien experto, se nos mueren, o por lo menos no lograrán nunca el esplendor que hará que nuestra casa tenga un toque especial. Y tanto en flores de interior como de exterior, ojo, que la variedad es enorme.

Especial mención para su variadísima sección de planta aromáticas, de esas para cocinar. Desde perejil hasta cilandro, pasando por 5 o 6 plantas más que harán que tus platos tengan un punto de frescor.

En DolceCity Madrid: Flores Miguel

viernes, 8 julio 2016

Si buscas material de papelería en Madrid lo encontrarás en Sancer

por Jano Remesal

Las papelerías técnicas son un negocio en peligro de extinción, o al menos amenazadas por la llegada de las nuevas tecnologías y la guerra al papel. Pero aún sobreviven joyas.

Una papelería técnica es uno de esos sitios a los que no das importancia hasta que te hacen falta. Y entonces te das cuenta que hacen cosas que nadie más puede hacer. Eso me pasó hace poco, cuando necesité una encuadernación de lujo (nada de gusanillo de ese barato que te puede poner cualquiera). Y ahí estaba Sancer para el rescate. Fui a la de Fernando el Católico, pero tienen varias por todo Madrid y doy por hecho que igual de recomendables.

Sancer lleva muchos años haciendo pocas cosas, y eso suele ser sinónimo de éxito y de trabajo bien hecho. Yo la recomiendo sobre todo para trabajos profesionales, cosas que necesiten un acabado de lujo o al menos digno. Eso sí, aconsejable ir con tiempo, pues las cosas personalizadas llevan días. Por ejemplo una encuadernación en tapa dura con acabado de terciopelo y escudos y nombre en oro, hojas de calidad y cierre de grapa de hilo. Suena muy técnico, pero lo hacen de maravilla y queda perfecto.

También tiene la parte de papelería de barrio, donde puedes comprar desde un boli Bic hasta una pluma Montblanc, cuadernos para el colegio de los niños o material de precisión para dibujantes profesionales.

Pero aparte de lo que compras, es cómo lo compras. En este tipo de tiendas es imprescindible que el dependiente sepa mucho, y además sepa transmitirlo bien, que te enteres de lo que tienes entre manos. Y aquí eso se cumple. Saben llevarte por el camino que necesitas para salir del establecimiento convencido de haber hecho la mejor compra. No en vano viven del boca a oreja.

En DolceCity Madrid: Sancer

lunes, 14 diciembre 2015

La sombrerería La Favorita lleva más de cien años en el centro de Madrid

por Jano Remesal

Más castizo no se puede ser. Más de un siglo vistiendo la cabeza de todos los que pasan por delante de sus escaparates en plena Plaza Mayor. Uno de esos sitios que no debería desaparecer nunca.

Hay tiendas que más allá de servir para ganar dinero, sirven para darle un toque personal a cada ciudad, que definen un barrio o incluso una forma de ser. Suelen ser establecimientos muy antiguos, de productos que ya casi no se venden, y familiares, muy familiares tanto en sus dependientes como en el trato al público. Todo eso es La Favorita.


Lo primero que gusta de La Favorita es su ubicación, en la Plaza Mayor de la capital, quizá la plaza más famosa y sin duda la más transitada de España y parte del extranjero. Ya sólo eso es una buena excusa para pasear por su vera y fijarse un rato en sus escaparates. Escaparates, que por cierto, guardan el aire vintage que debe tener un establecimiento del año nada menos que 1894. Esos rótulos sencillotes, con letras en una especie de blanco brillante sobre fondo negro, las típicas que vemos en las series de época. De hecho, visitar una sombrerería ya es como viajar a una serie de época, pues pocos nos ponemos ya sombrero.


Si eres de esos, estás en un paraíso, pues tanto para hombre como para mujer, tanto a medida como ya hechos, de ala ancha, corta, boinas, gorras, con orejeras, de todos los materiales y aspectos... Simplemente tienen de todo, seguro que encuentras lo que buscas. Y si no lo encuentras, es que no existe. Además, como suele ocurrir en tiendas tan especializadas, el trato humano es muy bueno y de gran importancia, pues no solemos ser expertos ni mucho menos en sombreros. Te aconsejan, te explican, y acabas siempre decidiéndote por la mejor opción.


La verdad, no es barato, es más bien un capricho, pero de una elegancia y una calidad que merece la pena tanto para uno mismo como para un regalito en cualquier época del año.

En DolceCity Madrid: La Favorita
siguiente página »