lunes, 13 febrero 2017

Auténtica cocina madrileña de toda la vida en Malacatín en Madrid

por Jano Remesal

Un sitio que lleva décadas abierto, siempre lleno y siempre dando lo mismo de comer y de beber, es que tiene la fórmula del éxito. Uno de esos valores seguros.

Tan castizo, tan castizo, que esté junto a la estatua de Cascorro, mítico monumento a los pies de Rastro. Lleva aquí toda la vida, y nunca ha variado ni un ápice su fórmula del éxito: cocina tradicional hecha con mimo, raciones contundentes y ninguna sorpresa a la hora de pinchar con el tenedor.

A finales del siglo XIX este local abrió como el típico local de venta de vinos a granel, pero poco a poco se fue llenando de parroquianos que pasaban cada vez más tiempo en la barra y finalmente la cosa se convirtió en un restaurante. Hoy sigue siendo lo que fue en sus inicios, un restaurante con todo el sabor de la zona.

Lo más conocido sin duda es su cocido. Tiene absolutamente de todo. Cuesta bastante caro, pero la cantidad y la calidad de los alimentos lo merece. En un momento aparecen en la mesa del orden de 10 platos diferentes que forman un verdadero cocido. Muy apropiado para los fríos del invierno.

Fuera de su plato estrella, otras delicias de la zona también tienen hueco en la carta, tanto caza como carnes o pescados todos pasados por recetas tradicionales, de las de sabor intenso y nada light. Se puede reservar para una comida pantagruélica, pero también es buena idea tomar algo rápido en su barra, donde las tapas aparecen al momento, y luego comparar con otros locales de la zona.

Los domingos, por el Rastro, es un sinvivir de gente, pero entresemana es muy agradable, y suele haber más lugareños que turistas, lo cual suele ser buena señal.

En DolceCity Madrid: Malacatín


viernes, 10 febrero 2017

Taberna centenaria y trato familiar en Casa Ciriaco en Madrid

por Jano Remesal

Hay locales que no deberían desaparecer nunca. Cronista de la villa de Madrid desde hace más de un siglo, Casa Ciriaco es sin duda uno de esos sitios.

La decoración sobria, la ausencia de grandes alharacas en cuanto a carta, mobiliario, luces o novedades y la cocina de toda la vida son necesariamente las señas de identidad de un lugar que es seña de identidad de la ciudad de Madrid.

En este edificio el rey Alfonso XIII sufrió un atentado, era el lugar de inspiración de Julio Camba, cenó por última vez Ignacio Zuloaga... solo por recordar tanta historia ya debería ser un sitio de obligado paso para el madrileño de toda la vida igual que para el turista.

Porque, no nos engañemos, turistas hay siempre, y ello repercute en los precios. No es un sitio barato para ir a tomar unas tapas y unas cañas, pero merece la pena al menos una vez. Su carta es una oda al a cocina tradicional española de toda la vida, y en especial a la cocina madrileña: cocido, callos, caza en escabeche, judiones de La Granja... todo lo mejor de los alrededores de la gran ciudad concentrado en este pequeño espacio.

Además la ubicación, a un paso de la Plaza Mayor, permite que sea un lugar solo de paso, tomando algo rápido y yéndose luego a algún otro bar cercano a seguir con la ruta de la tapa. Las cañas están bien tiradas, y tienen vinos de la casa que no son Vega Sicilia pero se dejan beber.

El trato es todo lo amable que puede ser en un local que es tan turítico como tradicional, y el nivel de ruido suele denotar el éxito que sigue teniendo esta tasca de toda la vida más de un siglo después de subir la persiana por primera vez.

En DolceCity Madrid: Casa Ciriaco

lunes, 6 febrero 2017

Tapas gratis con la consumición en Los amigos en Madrid

por Jano Remesal

No está muy de moda en la capital, pero en otras ciudades es bastante habitual encontrarte bares donde te ponen una tapa gratis con la consumición. Y te vas cenado.

Lo primero que debemos aclarar es que lo suyo si vamos a este bar, es que luego también visitemos Los enemigos. Ambos bares, Los amigos y Los enemigos, están en la misma calle, a pocos metros uno de otro, en un alarde de diversión a la hora de poner nombres a establecimientos. Además ambos son bastante parecidos, misma filosofiía y precios calcados diría yo.

Lo más importante de este lugar es que ni siquiera tenemos que pensar qué queremos cenar hoy. No hace falta porque ellos lo piensan por ti. Tú te pides una caña o un vino y simplemente esperas a que con la consumición aparezca en tu mesa, gratis total (bueno, lo pagas con la bebida, claro), una tapa. Lo que pasa es que no es exactamente lo que entendemos por tapa... sino más bien una ración, y de tamaño considerable.

Todo lo más típico y a la vez más socorrido está aquí: croquetas, patatas bravas, ensaladilla rusa, calamares... lo de toda la vida, lo que todos sabemos que nos va a saciar y que no va a tener ningún sabor extraño o ingrediente oculto. 

Seamos sinceros, la calidad no es la mejor del mundo, pero para salir del paso no está nada mal, y además en esta zona los precios son más que asequibles, así que tampoco podemos pedir milagros. Además los camareros son atentos, las cañas están bien tiradas y el ambientillo de barrio es muy agradable.

En DolceCity Madrid: Los amigos

viernes, 3 febrero 2017

Una noche en el Bingo Roma en Madrid

por Jano Remesal

Tentar a la suerte mientras se toma un gin tónico. O tentar a la suerte tras una buena cena. Un gran plan de fin de semana. Diversión más que asegurada.

Lo de ir al bingo puede parecer un plan de abuelas, y para qué engañarnos, la media de edad en cualquiera de los múltiples bingos de Madrid no es como para tirar cohetes, pero es una experiencia divertida que todo el mundo debería probar.

En este caso además el bingo se acompaña de muchos otros alicientes. Para empezar más juegos que simplemente el típico de las bolitas con números y el cantar línea o bingo. Desde tragaperras hasta otros juegos siempre de azar para tentar a la suerte (pero con cabeza y responsabilidad, por favor).

También una buena cena completa el plan. De precio asequible y calidad y variedad de nivel, es la mejor opción para ir calentando motores. Y entre cartón y cartón, una copa de calidad. Primeras marcas y precios asequibles para animarse aunque no toquen los numeritos.

Y es que a veces el bingo es simplemente la excusa para una noche de fiesta, pues hay música, ambiente y cocteleras, en lo que a veces parece más una discoteca que una sala de juego. Eso sí, por mucho que intentemos, lo normal es que perdamos dinero, la banca siempre gana.

Es buena opción ir cuando menos gente hay, más probabilidades de ganar aunque lógicamente menos bote, y en todo caso una opción recomendable para cenar con amigos y pasar una noche diferente… y quién sabe, quizá la noche nos salga gratis con las ganancias de alguno de los amigos.

En DolceCity Madrid: Bingo Roma

lunes, 30 enero 2017

Cerveza bien tirada en la taberna castiza La chulapa en Mayrit

por Jano Remesal

También muy conocida como La casa de las pelotas, es una gran opción a cualquier hora del día o de la noche, tanto para comer bien como para beber mejor.

Lo primero que llama la atención al entrar, o mejor dicho, ya desde fuera del local, es su ambientación típicamente madrileña. Es una taberna chulapa, castiza, más madrileña que el oso y el madroño. Fotos de otra época y recuerdos de todo tipo te trasladan a muchas décadas atrás, al Madrid de otro tiempo.

Eso sí, también en ocasiones el propio local parece de otro tiempo, está algo viejo. No es algo que suela ser lo más importante a la hora de llenar el estómago, pero ciertamente una reformita no le iría nada mal.

Pero yendo a lo importante, los precios y la calidad son más que recomendables dada la zona en la que está. De comida tienen todo lo que le pide cualquier a una tasca: tortilla, croquetas, embutidos, ensaladilla… (dependiendo del día puede tener unas u otras cosas) y de bebida tienen lo mejor que pueden tener: cañas bien tiradas.

Los menús del día son famosos por su contundencia, con buenas raciones de carne de calidad media-alta a precios casi low cost. Eso sirve de reclamo para un local que parece no cerrar nunca, pues puedes alargar las sobremesas hasta altas horas de la madrugada si quieres terminar tomando copas con los amigos.

Y su plato estrella no te dejará indiferente, o al menos no con hambre: una pelota de patata rellena de carne, huevo y nosecuantas cosas más. Una bomba calórica que te mantendrá con fuerzas para el resto del día.

En DolceCity Madrid: La chulapa en Mayrit

« página anterior | siguiente página »