Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Puedes obtener información más detallada al respecto aquí


  

miércoles, 5 julio 2017

Copas de buen rollo en el pub El Bosque en Madrid

por Jano Remesal

En todos los barrios hay algún bareto de esos de toda la vida que sabes que siempre van a estar animados y que las copas no te van a salir muy caras. He aquí uno.

No todo en la noche madrileña son discotecones enormes con pachangueo toda la noche y gogós de dudoso estilo. También está llena la noche de la capital de pequeños "garitos" con sabor a toda la vida, donde se puede charlar tranquilamente porque la música no molesta y donde echarse unas risas con los amigos a primera hora de la noche.

Estamos ante un claro ejemplo de esta última opción. Básicamente este es un bar-discoteca (lo que toda la vida se ha llamado pub) que abre cuando acabas de cenar y cierra cuando ya piensas en irte a casa ( a eso de las 3 de la mañana).

Dentro hay para jugar a los dardos, un futbolín, sillas altas, lugares donde estar de pie, luz tenue pero que permite ver a dos pasos... lo que viene siendo un sitio agradable.

Las copas no son baratas, porque eso en el centro de Madrid es casi imposible, pero desde luego no son tan prohibitivas como en tras discotecas de la ciudad de nombre famoso. Además creo sinceramente que tienen más calidad que en esas macrodiscotecas, aunque las rescas del día siguiente no permiten aclarar esto del todo...

El ambiente es bueno, relajado, aquí se va más a charlar que a bailar, y además suele ser siempre la misma gente, la del barrio, la que va de este lugar a otros cercanos como La Pocha. En definitiva, una noche de tranquis de esas que se alargan.

En DolceCity Madrid: El Bosque


lunes, 3 julio 2017

Cocina asiática take away en Ronghua en Madrid

por Jano Remesal

La cocina oriental tiene algo que nos enamora a todos, o al menos que nos obliga a repetir una y otra vez. Y si es a un precio más que asequible, como es el caso, mejor que mejor.

Los restaurantes chinos, o asiáticos en general, son siempre un valor seguro. Sabes qué te vas a encontrar, y sabes que no te van a cobrar excesivamente.

Eso es precisamente este chino situado en pleno centro de la capital. Una carta llena de todo lo que uno busca en un chino: tallarines, wok, rollitos de primavera, cerdo, pollo... y por un precio más que asequible. Por menos de 10 euros se puede salir comido o cenado.

Y digo comido o cenado porque aquí el menú del día se alarga durante todo el día, no sólo para la hora de comer. Un variado de platos asiáticos más bebida que hacen que comer sea rápido, medianamente sano y sabroso.

Yo en este tipo de sitios soy más de pedir la comida para llevar que de comerla en el sitio, porque siendo sinceros no es el lugar más acogedor del mundo, como suele pasar muy a menudo en los restaurantes chinos de toda la vida. Se puede pedir y esperar a que te lo hagan, pues es comida casi rápida, nada de grandes elaboraciones.

Los tallarines son en concreto más que recomendables, pues tienen todos esos sabores que buscamos en un asiático. También es de agradecer que la comida no sea nada grasienta, lo que convierte a este restaurante en una opción más que interesante para comer a menudo.

Si pasas por aquí y no sabes qué comer cuando tienes prisa, decídete a entrar.

En DolceCity Madrid: Ronghua

viernes, 30 junio 2017

Cocina típica madrileña a buen precio en La Ribera en Madrid

por Jano Remesal

Unos callos a la madrileña, un cocido, una buena carne... comida contundente, plena de sabor, y por mucho menos de lo que te imaginas. Planazo para cualquier día.

Lo primero que hemos de aclarar es que quizá no sea el mejor plan el más obvio. Es decir, aunque está en plena zona de rastro, quizá no sea la mejor idea ir el domingo por la mañana-mediodía a este bar, pues está de bote en bote y puede ser un poco agobiante. Mejor ser original e ir un día entresemana por la tarde, o para comer un sábado, por ejemplo.

Una vez elegido el día, tampoco hará falta reservar mucho dineor. Aseguro que por menos de 15 euros se sale bien comido, bien bebido y satisfecho.

La carta no puede ser más madrileña y tradicional, como corresponde a un sitio tan madrileño y tradicional. Los callos a la madrileña son su mejor oferta, conocidos en toda la ciudad, pero además tiene casquería de todo tipo: oreja, mollejas... también rabo de toro en ocasiones, y muchas otras delicatessen típicas como ensaladillas rusa o paella. 

No estamos en un lugar gourmet, nada de cosas rebuscadas y cocina de alto diseño. Aquí se viene buscando el sabor, el trato amable y las sensaciones de toda la vida. Además tienen tele donde ponen todos los partidos del mundo, así que es un gran plan para un día de Champions o de Liga.

El ambiente suel ser ecléctico, con gente mayor y también gente joven, con ruido alto y risas. Es la perfecta definición de bar español de toda la vida.

Eso no quiere decir que sea sucio ni que huela mal, o cosas por el estilo, ojo. Reivindiquemos lo de toda la vida pero con elegancia. Lo cortés no quita lo valiente.

En DolceCity Madrid: La Ribera

lunes, 26 junio 2017

Cocina asiática tradicional en pleno centro de Madrid con China King

por Jano Remesal

Aunque se llame China King, no es (sólo) un restaurante chino, es toda Asia metida dentro del envoltorio de un restaurante chino de los de toda la vida.

Empecemos por decir que este restaurante tiene mucha mejor pinta a la hora de comer que la que parece que va a tener al verlo por fuera. Tiene aspecto de descuidado chino de los años 90, de esos lúgubres y con dudosa reputación culinaria. Pero cuando te sientas y pides la carta, la cosa cambia.

Está en uno de los lugares con más solera gastronómica de la capital, y lleva muchísimo tiempo abierto, por algo será. Todo parece como sacado de una película de artes marciales de serie B. Todo menos su bien elaborada carta y su cocina más que cuidada.

Además no es un chino, aunque así parezca asegurarlo su nombre. Es más bien un asiático con un concepto de cocina amplio, con platos típicos por supuesto de la cocina tradicional china pero también con otros toques japoneses o de cocina del sudeste asiático. Dicen que son expertos en cocina oriental, cantonesa y japonesa, ahí es nada.

Tienen un sushi más que pasable, dim-sum, que es un plato difícil de encotrar, y mucha variedad en tallarines y otras recetas típicas que uno espera encontrar en cualquier chino. Pollos agridulces, rollitos y demás no podían faltar.

Además el local es muy amplio y nada ruidoso, al estar completamente cerrado. Eso no sé si es un punto a favor o en contra, pero desde luego es una gran diferencia con respecto al resto de restaurantes de la zona. En realidad es que no tiene nada que ver con los restaurantes del resto de la zona. Una rara avis.

En DolceCity Madrid: China King

viernes, 23 junio 2017

Un manitas para todo en Madrid con Fontaneros Chamberí

por Jano Remesal

Atascos, humedades en baños, roturas de tuberías... los problemas de fontanería que aparecen y desaparecen pueden ser miles, por lo que mejor tener a mano un profesional de confianza.

La de fontanero es una de esa profesiones, oficios más bien, que uno siempre quisiera tener cerca. Tener un marido, un hermano, un suegro o lo que sea fontanero te ahorra mucho dinero en arreglos. Pero no todo el mundo puede tenerlo a mano, así que mejor buscarse uno de confianza cerca.

La idea de esta empresa es reunir a un buen número de profesionales del tema para abarcar una zona concreta, en este caso Chamberí, y así proporcionar todo tipo de servicios de fontanería a los ciudadanos del lugar sin necesidad de que éstos tengan que ir a ninguna tienda física. Llamas, te dan cita, van a tu casa y lo solucionan. Fácil y sencillo.

La calidad está asegurada, si bien lógicamente dependerá del profesional concreto que te toque tal día. La limpieza también, al menos hasta donde yo puedo opinar, y los precios no son mayores por dar ese servicio de atención online y telefónica. Los precios de la fontanería siempre parecen elevados para lo que hacen, pero es que más caro es no llamar al fontanero, al menos a la larga.

Hacen todo tipo de chapuzas, desde pequeños arreglos tipo desatascar una ducha, hasta obras mayores tipo abrir tuberías. Tienen todo tipo de material disponible, incluso un camión que desplazan donde haga falta para arreglar lo que haga falta.

En definitiva, una idea moderna y cómoda en un sector que no suele ser ni moderno ni cómodo, y que sin duda facilita la labor de tener nuestra casa a punto en cualquier momento y situación. No se pierde nada por llamar.

En DolceCity Madrid: Fontaneros Chamberí

« página anterior | siguiente página »