lunes, 26 septiembre 2016

Cachopo y demás comida asturiana en Casa Lulo en Madrid

por Jano Remesal

Las sidrerías siempre son una buena opción para comer, cenar o beber. Y aunque las hay por todas partes, no todas son iguales. Este es de las que merecen la pena.

La zona de Reina Victoria, al final ya de Chambería por la zona noroeste de Madrid, es un lugar típico de estudiantes universitario. Hay varias residencias de estudiantes en la zona, y la Complutense o la Escuela Diplomática, por ejemplo, están muy cerca. Eso por no hablar de la gran densidad de opositores a todo tipo de cuerpos por metro cuadrado que hay en el barrio. 

Eso se nota en la oferta gastronómica, pues los jóvenes lógicamente buscan más precio que caliad. Los bares de batalla con raciones de todo tipo a muy buen precio y bebida lo más normalita posible abundan, y para un rato están bien, pero a veces buscamos otras cosas.

En ese momento en el que buscamos otras cosas entra esta sidrería con aires de toda la vida. Es bastante más caro que los otros bares con terraza de esta avenida, empecemos por ahí, pero también la calidad y sabor es muy superior.

Especial mención a sus croquetas, las tiene de chipirón, merluza, marisco... riquísimas y muy grandes, con una por persona ya vale para probar en plan tapeo. También muy recomendables las tostas con lo que sea encima, pues el pan es de verdad, nada de congelado, y el tamaño es inmenso, no exagero si digo que más de 30 centímetros de largo. Los platos contundentes también tienen fama, pero para esos quizá si haya mejores opciones cerca. Y el ya mítico cachopo no falta, por supuesto.

Además el trato es exquisito, cosa que no se puede decir de otros bares de la zona, y el ambiente mucho más relajado tanto dentro como fuera, sin el bullicio de la juventud contando sus batallitas.

En DolceCity Madrid: Casa Lulo


viernes, 23 septiembre 2016

Sin excusas para ponerte en forma en el gimnasio Club Altafit Cuatro Caminos en Madrid

por Jano Remesal

Es hora de poner remedio a esos kilos demás cogidos durante el verano. Pero no pain no gain, así que toca buscar un gimnasio bien situado, barato y sin colas.

Lo que un deportista que no aspire a ser profesional, es decir una persona que solo quiera ponerse en forma, le pide a un gimnasio, no es mucho pedir: que no haya colas en las máquinas, que sea amplio, que esté limpios, que tenga buen horario y que esté bien situado. Hay muchos sitios que dan respuesta afirmativa a estas peticiones, los gimnasios están de moda, y este es uno de ellos.

Dicen que tienen más de 3.000 metros cuadrados, más de 300 máquinas y 6 salas diferentes de fitness y clases de todo tipos. No es fácil de demostrar, pero sin duda es grande, de eso se da uno cuenta nada más entrar. 

Además tienen un horario de 7 a 23 horas a diarios y abren los domingos por la mañana, cosa que no todos hacen. Los festivos no abren, pero es que los festivos no se hicieron para machacarse en el gimnasio...

Lo de las clases está muy bien, hay variedad tanto en tipos como en públicos objetivos, y piensan en gente con diferentes posibilidades en cuanto al horario. Además entran en el precio, igual que entra el baño turco. No así el equipo de masajes, que no es obligatorio lógicamente y que se paga aparte si queremos probarlo.

En definitiva, un gimnasio moderno, de buen precio (parecido al de otros de la zona, cierto es) y al que no es fácil encontrarle nada especialmente llamativo por lo bueno pero tampoco por lo malo. No defrauda.

En DolceCity Madrid: Club Altafit Cuatro Caminos

lunes, 19 septiembre 2016

El bar más nuevo de Ponzano en Madrid se llama Taberna la Vicenta

por Jano Remesal

Ponzano ya es en sí mismo una forma de ocio. Buen rollo, nada de sofisticaciones, precios asequibles, comida para todos los gustos... y eso mismo quiere ser este nuevo establecimiento.

Cuando uno va a un bar en España suele tener claro lo que busca: tapas y raciones, además de una cerveza bien tirada. Pues de todo eso hay aquí. Ni más, ni menos.

La cerveza está bien tirada, primera buena noticia, y muy fría. Las tapas son de tamaño normal pero las raciones especialmente grandes si vemos lo que se cuece en los bares más modernos hoy en día. Segunda buena noticia.

Lo de siempre está presente: bravas, pulpo, croquetas... pero con una pequeña vuelta de hoja tanto en la presentación, desenfadada y divertida, como en los sabores, con algún toque de la casa que los hace diferentes aunque sean platos de toda la vida. El local es pequeño, como lo era el bar que anteriomente estaba aquí, pero ese tipo de comida hace que no pases demasiado tiempo, que haya rotación, así que ni importa ni agobia.

Está pensado por tanto para estar de paso, para el coffebreak o para practicar el ponzaning. La selección de vinos dicen los entendidos que no es gran cosa, pero tampoco estamos buscando un lugar gourmet. Buscamos trato amable, rapidez en el servicio, una barra acogedora y variedad más que suficiente a la hora de mover el bigote. No defrauda.

Especial mención para los productos del mar, por cierto, tanto el bocata de calamares típico pero renovado como las raciones de caballa y demás pescados, más que recomendables. Y con un par ya cenas.

En DolceCity Madrid: Taberna la Vicenta

viernes, 16 septiembre 2016

Concepto de venta ready to eat en Santa Teresa Shop en Ponzano

por Jano Remesal

Los restaurantes-tienda híbridos cada vez están más de moda. Igual te sirven para una cena que para una comida, que para llenar la nevera a cualquier hora del día.

Que la calle Ponzano, en pleno barrio de Chamberí, es una de las zonas más in de la ciudad no es novedad. Que cada quince días (y no es exageración) abre un lugar nuevo por los alrededores, tampoco. Uno de los últimos es un concepto centro gastronómico.

Dícese de esos sitios donde puedes comprar comida ready to eat, es decir comida preparada, pero también puedes sentarte a desayunar, comer, merendar o cenar. Su amplio surtido y variedad de comida y su amplio horario son siempre las señas de identidad. Y este nuevo local las cumple con creces.

A la hora de llevarse comida a casa, tiene una gran selección tanto de dulce como de salado, si bien su precio es ligeramente superior tanto a un supermercado como a una pastelería de las que hay por la zona.

A la hora de sentarse a comer, a cualquier hora del día apuestan por comida sencilla, rápida y saludable. No esperes grandes recetas ni elaboraciones sofisticadas, pero sí mucho producto de temporada, apenas tiempos de espera y sabor, mucho sabor.

Si hay una palabra que defina este lugar es acogedor, tan acogedor que han formado un club gastronómico que te permite aprovecharte de descuentos tanto en este establecimiento como en otros que la firma tiene en otros barrios. Y todo con el sello de Santa Teresa, la firma de comida elaborada que tiene más de siglo y medio de historia desde su nacimiento en Ávila.

En DolceCity Madrid: Santa Teresa Shop

miércoles, 14 septiembre 2016

Plantas de interior y de exterior en el centro de Madrid con Flores Miguel

por Jano Remesal

No sólo tienen de todo, que es lo que se le pide a cualquier floristería pero no todas lo dan, sino que además te atienden y te aconsejan como los profesionales que son.

Admito que no soy yo muy de flores, no es que me disgusten, pero me parece que el mucho trabajo que requieren a menudo no compensa. O al menos pensaba así durante toda mi vida hasta hace poco. Todas las semanas paso por delante de esta floristería, y siempre me había llamado la atención por lo frondoso que tiene siempre todo, y por lo abarrotadas que están siempre sus estanterías de fuera, las que dan a la calle, y también la parte de dentro, que se ve desde la propia calle.

Así que un día que tenía que hacer un regalo entré, y lo que encontré no sólo fue el regalo, sino un trato exquisito, jovial, alegre y muy atento. Incluso te dicen que no te lleves tal o cual planta que tú quieras si no la ven en su mejor momento. Culaquier otro te la endiña, y si se te muere culpa tuya.

El regalo fue un éxito, y desde entonces es algo así como mi floristería de confianza, y ha conseguido que me interese más por este mundillo. Seamos sinceros, sin el consejo de alguien experto, se nos mueren, o por lo menos no lograrán nunca el esplendor que hará que nuestra casa tenga un toque especial. Y tanto en flores de interior como de exterior, ojo, que la variedad es enorme.

Especial mención para su variadísima sección de planta aromáticas, de esas para cocinar. Desde perejil hasta cilandro, pasando por 5 o 6 plantas más que harán que tus platos tengan un punto de frescor.

En DolceCity Madrid: Flores Miguel

siguiente página »