viernes, 26 mayo 2017

Copas de calidad y baratas en The low cost drinks en Madrid

por Jano Remesal

En Madrid tomarse un par de copas puede salir más caro que un fin de semana en una casa rural, si te descuidas. Pero suele ser problema no de Madrid, sino de no buscar el sitio adecuado.

A veces cuando salimos a tomar unas copas, simplemente buscamos eso: tomar unas copas. Charlar con amigos, ambiente desenfadado, cómodo, pasar el rato... sin más. No necesitamos siempre que sea el sitio más de moda, ni una decoración de máximo nivel, ni bebidas diferentes a lo que hemos tomado siempre. Por eso precisamente triunfan y seguirán triunfando sin ninguna duda este tipo de garitos (dicho con respeto y cariño).

Estamos ante uno de esos bares-discoteca de toda la vida, con horario muy amplio y que ofrece ni más ni menos que copas de buena calidad a un precio razonable. Tienes todo tipo de marcas, tanto de importación como nacionales, todo tipo de mezclas y todo tipo de bebidas alcohólicos. Por eso no te preocupes. Ni te preocupes tampoco de tu bolsillo.

Como suele pasar en esta zona, zona universitaria, joven por antonomasia, los precios son populares, o directamente baratos. No son precios normales de Madrid, sino más bien de provincias. Los que somos de fuera sabemos la diferencia...

No encontrarás aquí ni un sonido perfecto en la música, ni una decoración rompedora, ni juegos de luces extraños... no. Simplemente una barra bien atendida, un lugar amplio donde pasar un buen rato con los amigos y un trago para acompañar la velada.

En los alrededores hay mil y un sitios donde seguir la noche, o donde comer o cenar previamente. El plan lo haces tú, y si pasa por este lugar, al menos no te dolerá el bolsillo al día siguiente.

En DolceCity Madrid: The low cost drinks


lunes, 22 mayo 2017

La Capilla Sixtina de Madrid está en la iglesia de San Antonio de los alemanes

por Jano Remesal

Sobria por fuera, espectacular por dentro. Seamos creyentes o no, es una de las visiones arquitectónicas más llamativas de la capital, solo por eso merece la pena.

El arte sacro puede ser muy espiritual para unos, mucha gente puede ser más allá de lo que artísticamente significa, pero incluso cuando no es el caso, aporta grandes obras a la humanidad. Es el caso de varias iglesias, conventos o monasterios de Madrid.

En este caso no lo parece al ver la iglesia por fuera, sobria, de ladrillo visto, como muy moderna, parece que no tiene nada que aportar. Pero todo cambia al cruzar su puerta y mirar al techo: aparece ante los ojos del visitante el que quizá sea el fresco más impresionante de todo Madrid.

Dada del S. XVII y fue pintado por varios artistas, todos top de la época, para explicar varios episodios de la vida de San Antonio de Padua. La pintura es a todo color y con tamaño monumental, de suelo a techo. Además las diferentes esculturas que rodean al fresco hacen que el conjunto tenga una perspectiva tridimensional muy imponente.

Lo mejor, lógicamente, es informarse antes de las ceremonias que tienen lugar en el recinto, para poder admirar la obra en todo su esplendor y sin molesta a nadie. Además está en pleno centro, por lo que puede ser simplemente un paso más en una tarde de eventos varios por la zona. Si además encontramos alguien dentro que nos pueda contar la historia de la iglesia, el porqué de su nombre, la experiencia será completa (sólo diré que fue fundada con el nombre de San Antonio... de los portugueses, así que algo hay).

Un plan diferente, rápido y gratuito por una zona por la que seguro que todos hemos pasado mil veces pero que no sabíamos que nos ofrecía tanto.

En DolceCity Madrid: San Antonio de los alemanes

viernes, 19 mayo 2017

Comer como en Galicia estando en Madrid es posible gracias a El barril de Orense

por Jano Remesal

Las marisquerías suelen ser tremendamente caras, y fuera de los sitios de costa, regular de calidad. Pero hay excepciones, como la carta de este restaurante de la zona de Azca.

Darse un lujo de vez en cuando es sinónimo de irse de mariscada. Ya sea para celebrar algo en familia, con amigos o simplemente para darte un homenaje en pareja. Siempre es una gran opción. Pero ojo con los precios, que la cena o comida puede terminar en un disgusto...

En este caso, el ticket final va a ser más caro que en casi cualquier otro local de los alrededores, pero es que en los alrededores no hay otras marisquerías. Por unos 40-50 euros puedes salir rodando literalmente del restaurante, lo cual no está nada mal.

Lo remodelaron hace relativamente poco y le cambiaron el nombre, pero como no conocí el anterior, mejor no opinar. Lo que tenemos actualmente es una carta tan tradicionalmente galega como sabrosa. Por supuesto todo tipo de mariscos (depende, como es lógico, del día que haya unos u haya otros), carnes gallegas, buena patata, buen pulpo... lo que uno piensa que debe de tener un restaurante gallego sí o sí, está aquí.

Los vinos también están a la altura, con una buena selección de blancos (supongo que también en tintos, pero no puedo dar fe)  y postres caseros, que siempre se agradecen tras tamaño festín. Las raciones son contundentes, y el número de ejemplares en el plato, también.

El local en sí es sobrio, de los de mantel de tela blanco y espacio entre mesa y mesa. Tiene además una gran terraza que da a una calle relativamente poco concurrida, con lo cual es una gran opción para los meses de calor pero no asfixiante.

En DolceCity Madrid: El barril de Orense

miércoles, 17 mayo 2017

Tatuajes con estilo para presumir este verano gracias a La Mala Vida Tatto en Madrid

por Jano Remesal

Los tatuajes están de moda, ya sean grandes, pequeños, por un motivo o por otro, pero han dejado de ser algo para minorías y han pasado a ser parte de la normalidad urbana.

Hacerse un tatuaje es una decisión relativamente importante en la vida. Precisamente porque es para toda la vida (aunque un tatuaje pequeño es fácil de quitar con láser, no muy caro y con garantías). Por eso es necesario pensar bien no sólo qué te vas a tatuar, sino quién te lo va a tatuar.

Este local pequeño y acogedor es uno de los más afamados de Madrid y eso ya es mucho decir. Tiene tres o cuatro tatuadores de forma constante y además organiza eventos con tatuadores visitantes. Sus 2 o 3 salas siempre están a pleno rendimiento porque la fama es de lo que vive un estudio de tatuaje, y en este caso es más que buena.

Los estilos disponibles varían de un tatuador a otro, así que seguro que encuentras el tuyo entre su plantilla. Pero en todo caso el higiene es máximo, los papeles todos a la vista y en regla y el trato más que amable. Aquí te asesoran, te aconsejan, te acompañan y te hacen sentir que has tomado la decisión más adecuada.

Y lo hacen además con un precio muy competitivo (para los tatuadores residentes, los que vienen de visitantes por un solo día lógicamente salen bastante más caros). Por lo que te cuesta salir de fiesta una noche te haces un tatuaje pequeño, y a partir de ahí lo que quieras, solo tu bolsillo y tu imaginació mandan.

Lo suyo es llevar la idea clara, y a poder ser un dibujo o foto de lo que quieres exactamente, pero si no puede ser, aquí hay imaginación y talento de sobra para que salgas satisfecho con tu tatuaje.

En DolceCity Madrid: La Mala Vida Tatto

viernes, 12 mayo 2017

Juegos de rol y escapismo que te hacen pensar con The Rombo Code Madrid

por Jano Remesal

Te metes en una historia e intentas desvelar el enigma que te proponen. Tan simple como adictivo, sobre todo si compites con otros grupos de amigos y contra el reloj.

Empecemos por especificar que hablamos de The Rombo Code Madrid porque al parecer hay más de un The Rombo Code, y lo aquí comentado sólo aplica para este lugar, pues en este tipo de sitios es imposible estandarizar, depende mucho del lugar, el empleado que te atienda...

Esto del escapismo es aún novedoso (juegos Escape Room) así que mejor explicarlo de primeras: te meten en una habitación llena de pìstas y juegos de lógica ocultos, y tienes un tiempo concreto para ir desvelando juego a juego, pista a pista, para escapar de la habitación mientras resuelves un enigma basado en una historia concreta.

En este caso el juego se trataba del capítulo que le falta al Quijote, el cual había que hallar y salir a tiempo del "museo Cervantes" antes de que el vigilante volviera de su descanso y nos pillara con las manos en la masa. Una veintena larga de acertijos, propuestas lógicas, juegos visuales, etc después, fuimos capaces de salir victoriosos de la habitación con el preciado capítulo debajo del brazo. No dejan hacer fotos ni vídeos de la habitación, para mantener el secreto.

Y digo victoriosos porque este lugar añade un plus a la experiencia: competir contra otros grupos. Te dividen en 2-3 grupos diferentes y el que salga antes (las historias son iguales), gana. Sin duda mucho más divertido que luchar solo contra el cronómetro (tienes una hora máximo para salir). Te van dando pistas si las pides, pero lo suyo es solo hacer uso de ello cuando estés totalmente atascado, pues sino se pierde la esencia del juego.

La trama es inteligente, el equipo de empleados muy amable y competente y el precio muy razonable. Si no has probado aún el escapismo, gran opción.

En DolceCity Madrid: The Rombo Code Madrid

siguiente página »