lunes, 24 abril 2017

Rutas de tapeo guiadas con Adventurous Appetites Tapas Tour en Madrid

por Jano Remesal

Mezclar tapas con una clase magistral sobre los locales visitados, los alimentos probados y los vinos bebidos es una gran idea para enriquecer una simple cena.

He aquí otro de esos planes pensados básicamente para guiris pero que demuestran que los que vivimos en Madrid conocemos nuestra propia ciudad mucho menos de lo que sería recomendable. Una de esas ideas que parece que sólo son apetecibles para los de fuera, pero que disfrará como un niño incluso el madrileño más madrileño.

La idea es tan simple como sabrosa: en pequeños grupos y siempre acompañado por un guía experto en la zona por la que nos vamos a mover, vamos de bar en bar tomando tapas típicas de cada establecimiento mientras el guía nos cuenta anécdotas, algo de historia, cultura, nos habla de la gastronomía típica... es como tomar tapas, pero además sabiendo en dónde nos encontramos. Lo mejor del mundo culinario y del mundo cultureta unidos en un mismo paseo.

Se puede reservar para un grupo cerrado si somos muchos o simplemente unirnos a un grupo en formación. Quizá esa segunda opción sea incluso más recomendable, porque a lo apetecible del propio paseo y tapeo se une la posibilidad de hacer nuevos amigos, conocer gente y aprender más anécdotas uno del resto y el resto de uno.

Las zonas por las que se mueven los tours están lógicamente pensadas para turistas, por lo que suele ser la zona centro, bares de toda la vida, típicos y con raciones y tapeo también muy típicos, no esperemos ninguna delicatessen ni desubrir al nuevo chef modernillo de turno.

El precio es sin duda algo mayor que tapear por tu cuenta, pero merece la pena si quieres aprender sobre la capital desde el punto de vista culinario.

En DolceCity Madrid: Adventurous Appetites Tapas Tour


viernes, 21 abril 2017

Cine independiente en la sala Arte&Desmayo de Madrid

por Jano Remesal

Madrid está plagado de pequeñas salas de teatro donde casi a diario se representan obras por actores aficionados, amantes de la escena, que merecen mucho la pena.

La capital de España es también para muchos la capital del teatro en nuestr país. No solo porque tiene varias de las salas más conocidas y grandes del territorio nacional, no solo porque constantemente aquí se estrenan las obras más esperadas y actúan los actores más famosos, sino también por su círculo de pequeñas salas independientes.

Hay muchos nombres que podrían encajar en esta categoría pero especialmente esta sala cumple con todos los requisitos: apenas 100 metros cuadrados, espacio multidisciplinar, actores independientes, contratación por tiempo limitado.. las sorpresas están aseguradas.

Lo mejor es pasarse por su página web y ver qué se cuece en los próximos tiempos en la sala, y si gusta, probar, porque seguro que merece la pena. Este tipo de salas están siempre habitadas por amantes auténticos del teatro, la danza, la música, la coreografía o lo que toque, siempre con ganas de dar lo mejor de sí, y el nivel suele ser alto.

Además de ir a ver lo que allí se representa, también se puede ir a comprobar si encaja con lo que busquemos para un evento privado, pues se alquila por días sueltos. Se trata de una sala cómoda, bien acondicionada y que puede servirnos para casi cualquier cosa que tengamos en mente. De precios, mejor preguntar.

Estamos por tanto ante una de esas iniciativas que marcan el pulso cultural de una ciudad, que demuestran que está viva. Ojalá este tipo de espacios tuvieran más apoyo y repercusión, pues cumplen con una función dinamizadora vital en las ciudades.

En DolceCity: Arte&Desmayo

miércoles, 19 abril 2017

Mallorca reinventa las meriendas en Madrid

por Jano Remesal

El concepto de restaurante abierto en centro comercial cada vez está más extendido. Lo mejor que ofrecen es el picoteo entre horas, ya sea dulce o salado.

El Mallorca es conocido por sus pasteles y aperitivos salados, y sobre todo tiene su negocio en el take away, en gente que compra sus productos para amenizar una celebración en casa, pero también se puede comer en sus establecimientos.

Y por ello es digno de menció la nueva vuelta de tuerca que parecen estar dándole a su espacio gourmet del centro comercial Moda Shopping, junto a las torres Picasso y Europa, en plen centro de negocios de la Castellana.

La idea es sencilla y apetecible: llenar los espacios entre horas, es decir almuerzo y merienda, con bocaditos tanto salados como dulces rápidos, variados y de buen precio. Porque Mallorca no es el sitio más barato en relación calidad-precio que digamos... Te sientas en su zona de terraza cubierta y tienes dos opciones: esperar a que venga una camarera con una bandeja de dulces, y directamente señalas lo que quieras y le dices con qué quieres mojarlo, o ver la carta del momento del día que se trate y pedirlo como en un restaurante cualquiera a la hora de la comida.

La selección tampoco es enorme, no nos engañemos: brunch sencillito de tostadas que te cortas tú mismo con mermeladas, nutellas y similares; 4 o 5 tipos de pastelito y otros 4 o 5 modelos de bocadillito en diferentes, panes, croisans y similares. Eso sí, todo al momento y con una frescura impoluta cada día. En eso Mallorca nunca falla.

En definitiva, una gran opción para picar entre horas con cierto nivel, no esa tapa a matacaballo en cualquier bar de mala muerte. Pero hay que tener en cuenta la hora que sea, pues la carta va variando a lo largo del día.

En DolceCity Madrid: Mallorca

lunes, 17 abril 2017

Casa Patillas de Madrid es el rincón más taurino de Chamberí

por Jano Remesal

Decoración de principios del siglo pasado, con mucho famoso de la época y rindiendo culto a mundo del toreo, tapas típicas y trato familiar como carta de presentación.

Con ese nombre parece evidente que no se trata de un restaurante a la última moda, y tampoco hay ni que decir que el tipo de cocina es tradicional y español a más no poder. No engaña para nada, ni por dentro ni por fuera.

La decoración es lo primero que llama la atención al comensal, recargada hasta los topes de cuadros de esos tipical spanish del siglo pasado: Lola Flores, Paquirri, los Condes de Barcelona... toda la flor y nada de la España de otro tiempo en sus paredes. Y junto a ellos, una especie de homenaje al toro: fotos de corridas, capotes, hierros de marcar ganado... desde luego en el minuto dos en que estés en este bar, ya estás ambientado.

Es más espacioso fuera que dentro, pues tiene una terraza XXL que de tan grande que es no se llena nunca, pero dentro la cosa cambia, es pequeño y con las mesas quizá demasiado juntas. Mesas y sillas por cierto también de las de toda la vida de madera.

La carta, lo que puedes imaginarte: huevos rotos con todo tipo de carnes (y pimiento, sin duda para mí es el mejor plato de la carta), croquetas, pulpo, pescaito frito (muy poco recomendable, la verdad), carnes y los típicos postres que se dicen caseros. Nada del otro jueves, sinceramente, y con precios de Chamberí... es decir, no baratos precisamente.

En definitiva, un lugar que no engaña, con trato familiar y menú de los de toda la vida, precios elevados porque no ofrece calidad top pero socorrido para una cena rápida o una quedada inesperada por la zona.

En DolceCity Madrid: Casa Patillas

lunes, 10 abril 2017

El mayor autocine de Europa al estilo americano llega a Madrid con Autocine Madrid Race

por Jano Remesal

Es una de esas escenas típicas de las películas americanas, con el malo del barrio ligando con la chica dentro del coche mientras ven una peli. Ahora también en Madrid.

Cuántas veces hemos visto en las películas americanas clásicas o en series los míticos autocines. Esos en los que llegas, aparcas el coche y te pones a ver la peli, sin más. Pues también puede triunfar aquí, o al menos eso está intentando el RACE con esta nueva iniciativa de ocio.

Con 350 plazas y miles de metros cuadrados, estamos hablando del mayor autocine de Europa (tampoco es que sea una cosa muy extendida en Europa, bien es cierto). Tienes plazas de parking muy separadas unas de otras, y puedes quedarte en el coche a ver la película sintonizando en tu fm la emisora del autocine, por la que se emite el audio de las pelis.

Pero si no quieres quedarte en el coche, no tiene porqué, pues tiene una zona de butacas al aire libre muy cerca de la zona de restauración, el otro imprescindible de una tarde-noche en el cine. Todo muy americano, con hamburguesas, perritos y de todo. Eso sí, aquí no se viene a hacer dieta...

La pantalla es enorme, de 250 metros cuadrados, y la definición a la última, así que ver bien la peli está asegurado. Y además no está lejos, realmente está aún dentro de Madrid, al final de la Castellana. Los acceso son fáciles desde varias de las vías más importantes del norte de la capital.

También alquilan la zona para eventos privados, que supongo que saldrá carísimo, pero tiene capacidad para cientos de personas y puede amoldarse a casi cualquier cosa que necesite una organización o empresa para una fecha especial.

En DolceCity Madrid: Autocine Madrid RACE

siguiente página »