viernes, 29 julio 2016

Cocina tradicional en el típico bar de viejos Casa Paniza en Madrid

por Jano Remesal

Sillas de hace un siglo, decoración inmutada desde hace más o menos lo mismo, una chacinería dentro del bar, parroquianos de toda la vida a diario. Un sitio peculiar.

Probablemente no conozcas ningún otro sitio de comida típica de Teruel salvo que seas de esa zona, así que no puedes comparar. Te haré un resumen: carne, calorías y sabor. Eso es el menú en Casa Paniza.

Un bar de viejos con todas sus letras. Entrañable, con mobiliario antiguo y barra de postín. Trato cercano, casi familiar porque casi siempre van los mismos, y con la novedad de que dentro del bar-restaurante hay incluso un pequeño mercado con su carne del día y otras viandas típicas de la región de su cocina.

A la hora de desayunar, contundente y dulce, a la hora de comer, cenar o el aperitivo, salchichas, chorizo, encurtidos... no busques ninguna novedad, busca sólo cosas ricas y calóricas. El precio es más que ajustado para la zona tanto en comida como en bebida, y aunque no gasten demasiado en decoración y renovación del lugar, el trato cercano compensa ciertas carencias.

Seamos sinceros, no será una experiencia gastronómica de priemer orden, pero sí puede ser una buena idea para alejarte un día del menú del día típico de la zona, y sobre todo para introducirte en una escena costumbrista, como de novela del siglo XIX español, y darte cuenta de que otro Madrid sigue existiendo muy cerca del Madrid de traje y corbata de la zona de Azca.

No sé si repetirás, pero tampoco te arrepentirás.

En DolceCity Madrid: Casa Paniza


miércoles, 27 julio 2016

Copas de tranqui en el centro de Madrid en Donde Chelo

por Jano Remesal

Una copilla rápida es un plan más que habitual en Madrid, y más cuando llega el buen tiempo. Tener cerca uno de esos sitios donde poder tomarla sin ataduras es imprescindible.

Partimos de la base de que este lugar es más un restaurante que un bar de copas. Ponen de comer y de cenar, en plan tapas, rápido y dicen que rico, desenfadado, pero yo voy a centrarme en lo que conozco, en un lugar de copas a media tarde.

Lo primero la zona, cerca del centro, junto a Huertas, pero también cerca de la zona de Atocha, incluso del Retiro a un paseo. Un primer punto a favor. Lo segundo el trato, no sé si se llama Chelo de verdad pero la dueña (o camarera con derecho a mandar) es una de esas jefazas que se encuentra uno de tanto en cuanto al salir por Madrid. Rígida pero amable, acabas de risas con ella a la menor oportunidad.

El horario hace que salvo a media tarde (entre las 5 y las 8 más o menos) esté siempre que quieras abierto. E incluso si apuras la comida puede ser que no cierre y ya empalmes con la tarde-noche. Eso hace que este sitio sea perfecto para esa primera copa antes de salir de fiesta o para ese encuentro entre amigos en el momento afterwork.

No tiene terraza porque esta calle es muy estrecha, pero sí pone unas sillitas y una mesita para salir a echar un cigarro o para estar un rato tranquilo ahí fuera. Las copas son de calidad y baratas, y más de una vez se ha dado el caso de que aparezca alguien que decida dar un concierto improvisado de voz y guitarra, o que te encuentres de repente con un conocido que hace mucho que no veías, Sí, en un sitio de esos.

Y por si fuera poco, también es galería de arte improvisada para artistas que están empezando. Si algo te gusta, lo compras.

En DolceCity Madrid: Donde Chelo

viernes, 22 julio 2016

Menú del día de lujo en Ana la Santa en Madrid

por Jano Remesal

La plaza de Santa Ana es uno de los lugares más apetecibles de Madrid, pero también de los más caros. Encontrar un menú del día asequible y rico es una gran noticia.

Se define como un lobby con restaurante o un restaurante con lobby, básicamente porque la idea que han tenido es la de convertir la recepción, inmensa, del hotel Me que está sobre el restaurante y con el que comparte entrada para hcer un sitio donde comer.

Hay, como en casi todo restaurante, dos formas de comer aquí: menú del día o de carta. La carta no es muy extensa, con especial mención para sus 4 o 5 tipos de arroz, abundantes y sabrosos pero no para tirar cohetes. Platos de todo tipo y condición pero tampoco mucho donde elegir, la verdad. 

El otro tipo de forma de comer es la gran noticia. Encontrar en plena zona centro, en esta plaza en concreto, un menú del día que por 14 euros te ponga primero, segundo, postre, café, pan y bebida a tu elección (sí, también vino y de cierta calidad) es poco habitual. Sobre todo es poco habitual si tiene la calidad de un restaurante de semilujo como es Ana la Santa, nada de calidad de barrio bajo.

Además suelen tener un menú muy acorde con la temporada, con cosas ahora frescas y saludables, y siempre con carne y pescado para elegir. Los postres también procuran que sea uno sano (fruta es habitual) y otro calórico, con sabor, tipo postre dulce.

Quizá lo peor sea que el concepto haga incómodo ir al baño, o la propia distribución de las mesas, algo caótica, pero en todo caso cuestiones secundarias en un lugar a tener en cuenta a mediodía.

En DolceCity Madrid: Ana la Santa

lunes, 18 julio 2016

El atún rojo se hace arte en Deatún en Madrid

por Jano Remesal

El atún rojo es uno de esos alimentos fetiche, tan sabrosos pero a la vez tan difíciles de encontrar en su mejor expresión. Y más aún a cientos de kilómetros de la playa.

Hay productos, muy pocos y escogidos, que de por sí merecen montar un restaurante. Productos que por otra parte son tan ricos, tan de calidad, que si no son lo mejor de lo mejor es conveniente olvidarse de ellos. El caso paradigmático es el atún, y en esta nueva joya de Ponzano lo tienen claro.

El producto estrella es el atún, aquí se viene a comer atún. Aunque se permiten alguna licencia como una tapa de ternera o una tortillita de camarones, el 90% de la carta se basa en el pez estrella de la gastronomía gaditana. Porque esta gente son de Cádiz, pocos sitios mejores para probar atún. Garantía de saber del tema.

Lo primero que sorprende es la de cosas diferentes que se pueden hacer con atún y además casi sin tocarlo, sin apenas (o directamente nada) cocinado. Desde tataki hasta daditos, tartar, carpacchio, ensaladas... La variedad es enorme, y los matices de sabor que le dan los acompañamientos hacen de cada plato algo novedoso.

Tiene dos formas de comer básicas, por un lado ir de tapas, como toda la vida, y por otro lado los menús degustación. No son baratos estos últimos, rondan los 40 euros por persona, pero tienes a tu disposición un atún (no entero, pero sí todas sus piezas) para aprender lo diferente que puede ser este pez según la parte en la que te fijes. Convierten una pieza entera en trozos de cada cual mayor sabor.

Y además el trato es cercano, amable, incluso gracioso.

En DolceCity Madrid: Deatún

viernes, 15 julio 2016

Aprende a tirar bien una caña en Taller de tiraje Mahou en Madrid

por Jano Remesal

Una caña bien tirada es un lujo no al alcance de todo el mundo, por desgracia, y sobre todo no al alcance de todos los camareros. Que no te pase a ti depende de ti.

Soy muy de Mahou, empecemos por ahí. Eso quizá haga que no sea muy imparcial cuando hablamos de sitios como su nuevo taller de tiraje, pero no lo puedo evitar.

Este es un plan a medio camino entre la celebración con colegas y el salir a cenar y tomar unas cañas. Lo primero porque efectivamente es una actividad, en concreto la actividad de aprender a tirar bien una caña de cerveza, que sin duda tiene su ciencia y no siempre se cumplen los parámetros de calidad que busca el buen bebedor. Y lo segundo porque también hay para picar y por supuesto para tomar una cervecita o ahí mismo o muy muy cerca. Es decir, un dos en uno en toda regla.

Es un concepto itinerante que ahora visita Chamberí, pero que puedes buscar por toda la ciudad de Madrid. Es una clase magistral, pues te enseñan los secretos de la birra, desde de qué se compone hasta porqué tiene ese color, textura o aroma, o porqué hay que tirar de tal manera la cerveza para que esté tan rica como se merece.

Los talleres son gratuitos pero hay que pedir cita y hora, porque aunque hay muchos y no duran mucho, suelen petarse en horas punta. Además no llenan los talleres con las reservas, de forma que puedas encontrar un sitio si eres de la zona y pasas por allí despistado y sin saber muy bien qué hacer.

Puede sonar un poco friki, incluso un poco postureo, pero lo importante es que es divertido, de las pocas cosas divertidas y gratuitas que se pueden hacer en el centro de Madrid.

En DolceCity Madrid: Taller de Tiraje Mahou

siguiente página »