viernes, 19 diciembre 2014

DESIGUAL abre su mayor tienda del mundo en la Plaza de Catalunya de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

La firma catalana del suizo Thomas Meyer está de estreno. Acaba de inaugurar su mayor tienda del mundo en la icónica Plaza de Catalunya, un local ahora de 2000 m2 donde encontrar todas sus colecciones

Cuando hablé de los problemas de los barceloneses mencioné la proliferación de tiendas Desigual. Es un mal que sufrimos todos pues esta marca de moda fundada en 1984 reconocible por sus campañas provocadoras y ropa informal, con profusión de estampados y tejidos, ha hecho una expansión sin precedentes en territorio catalán, y en el resto del mundo. Hoy, sin embargo, me fijo en ella porque acaba de abrir su mayor tienda del mundo: Un local de 3000 m2 en plena Plaza Catalunya que ha alterado el paisaje del centro comercial de la ciudad.


Dos renos iluminados dan la bienvenida al nuevo buque insignia de la firma. Aunque aborrezco la marca –para mí hay un “sobre-diseño” en cada prenda, todo es “too much”-, la semana pasada me acerqué a ver el espacio del que todos hablan. Y me quedé impresionada. Y es que son 2000 m2 –ampliables a 3000 m2 en 2016- divididos en varias plantas que rezuman la esencia Desigual por cada poro. Empezando por la megaflor pintada en la pared hasta los envases vacíos del techo pasando por la barca del segundo piso, es un espacio único, fiel a la filosofía desenfadada de la marca.


Realmente se ha conseguido que el visitante penetre en su universo. Aunque esto no garantiza que caiga rendido a él. Eso sí, por lo que vi el día de mi (fugaz) visita, muchos extranjeros, sobre todo franceses, estaban encantados. No en vano cuando viví en París hace ya algunos años noté un interés mayor por su parte que por mis amigos de aquí. Una marca universal que en esta estrenada flagship presenta todas sus colecciones: Woman, Man, Kids, Accesories, Shoes, Living, Sport y Beauty. Hay que convivir con ello…

En DolceCity Barcelona: Desigual Flagship Store

miércoles, 17 diciembre 2014

Restaurante EL TIET: Buenas tapas a buen precio en Barcelona

por Ariadna Alcañiz

En un ambiente sencillo, en un local de Gracia, practican una cocina tradicional servida en formato tapa que seduce por la buena materia y mejor ejecución a un precio correcto. Éxito seguro.

Cuando me vine a vivir al barrio de Gracia poco me imaginaba que las tentaciones gastronómicas se sucedería a este ritmo! Por supuesto, ya conocia vecinos ilustres como el Gut y La Pepita –por citas algunos de los más populares- pero no pensaba que iría haciendo nuevos hallazgos igual de interesantes cada poco tiempo. Uno de los últimos es este El Tiet, ubicado discretamente en la calle Córcega que me recomendaron vivamente y al que acudí con ciertas expectativas.


Tal vez por ello no lo supe apreciar como se merece. Y es que cuando algo me lo dejan por las nubes, suelo ser de las que (casi siempre) siente una ligera decepción. Llámame exigente pero es así… Empezamos con unas patatas bravas que, aunque buenas –la patata cortada a mano, la salsa personal y casera-, me dejaron algo fría pues me esperaba una excelencia à la Bohèmic.


Seguimos con un tartar de salmón que nos gustó más –muy buena materia prima-, el huevo con parmentier y jamón y culminamos el ágape con uno de los platos fuera de carta que también me habían recomendado: La rubia gallega, que nosotros rematamos con foie –se trataba de una comida navideña anticipada-. La carne era buena como podéis ver en la foto pero, otra vez, me esperaba más.


Eso sí, valorando el conjunto y la relación calidad-precio debo decir que El Tiet destaca en este aspecto pues las tapas se mueven alrededor de los 6 euros y por unos 20-25 euros puedes comer como un rey, como hicimos nosotros. Al mediodía ofrecen un menú sobre los 10 euros pero si vais os animo a compartir varias tapas para disfrutar de la experiencia El Tiet al máximo! Ya me contaréis…

En DolceCity Barcelona: El Tiet

martes, 16 diciembre 2014

Los 5 locales históricos de Barcelona que no te puedes perder

por Ariadna Alcañiz

Con el fin de la moratoria de la Ley de Arrendamientos Urbanos este diciembre, hay varios establecimientos históricos que ven peligrar su continuidad. Hoy repasamos 5 locales emblemáticos.

1. Colmado Quílez
Tal vez el más popular por su situación en Aragón con Rambla de Catalunya y su impecable selección de vinos y destilados así como de producto delicatesen. Es difícil entender que un local fundado en 1908 que funciona y es todo un referente –doy fe que acuden a él establecimientos de hostelería especializados-, se vea a las puertas de la desaparición por la subida del alquiler. Pero parece que estamos en la ley del más fuerte y es imposible competir con los precios que puede manejar un grupo global como Inditex o cualquier otro retailer. Ojalá en el 2015 continúe con nosotros…


Foto: Esteve Vilarrúbies

2. Fargas

La emblemática pastelería y chocolatería sita en la Calle del Pi fundada en 1827 también ve peligrar su futuro. Es otra de las “víctimas” del fin de la moratoria de 20 años de la llamada L.A.U. y, como la vecina filatelia Monge, teme ser sustituida por un hotel pues un grupo turístico ha mostrado interés en su localización. Uno de los pocos reductos auténticos del centro que habría que proteger para preservar la identidad barcelonesa. ¿Seguirá en 2015? ¡Cruzaremos los dedos!


3.
La Colmena
Otra pastelería, en este caso nacida un poco más tarde, en 1864. Su dueño, Josep Maria Roig, es el alma de la Asociación del comercio emblemático de Barcelona y pertenece a la tercera generación al frente de un negocio al que le tengo especial cariño, pues mi padre iba de pequeño a comprar allí su merienda. Al frente de la citada asociación, Roig lucha para que no desaparezcan más negocios centenarios y, desde aquí, le apoyamos sin fisuras.


4. Óptica Arense

En medio de restaurantes de comida rápida y el bullicio de coches cercano a Plaza Urquinaona, encontramos esta óptica fundada en los años 20 del siglo pasado que conserva elementos antiguos que le dan un carácter especial. El ambiente modernista choca con las últimas tendencias en gafas con marcas comerciales de primera línea que incluyen desde Chanel a Oakley.


5. Sombrería Mil

También cerca de Urquinaona, pero en la calle de abajo. Esta sombrerería fundada en 1917 te transporta a tiempos pasados por su bonito interiorismo y por algunos de los modelos de sombreros, un complemento que vivió su época de oro décadas atrás. Para recuperar parte del glamour de antaño, se impone, pues, una visita a Mil. Hace algunos años, me compré allí un sombrero cloche en rojo que sigue siendo de mis favoritos.

Foto: Esteve Vilarrúbies

En DolceCity Barcelona: Colmado Quílez, Fargas, La Colmena, Arense, Mil

lunes, 15 diciembre 2014

Restaurante MATÍS BAR: Buenas tapas en el Col·legi d’Arquitectes de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

Bajo la batuta de Artur Martínez, curtido en el restaurante Capritx de Terrassa, este restaurante ubicado en el céntrico Colegio de Arquitectos es un salvavidas en la zona. Hay que probarlo.

Cuando hace dos semanas me invitaron a la inauguración de El Cercle no pensé que mi noche acabaría cómo acabó. Y es que había tanta gente congregada que, buscando alternativas, pronto decidimos cenar en este restaurate vecino del que tantas buenas críticas había oído. Situado en la planta baja del Colegio de Arquitectos de Barcelona –a dos pasos de la plaza de la Catedral, en pleno centro-, se sitúa como un sitio de garantías con un chef reputado.


Artur Martínez, cocinero con estrella Michelin
por su labor en el restaurante Capritx de Terrassa, es el jefe tras los fogones del Matís Bar, que nace con vocació de ofrecer tapas a precios correctos con un punto de autor y en pleno centro, una fórmula de éxito que ya ha atraído la atención de medios especializados. Y es que el Matís está de moda y la noche en la que yo acudí, me encontré con tres periodistas de diferentes portales.


Será que todos tenemos ganas de que ocurran cosas buenas en el centro, y de contarlo. Recuerdo cómo hace años era imposible quedar para comer en el meollo de la ciudad, pero con propuestas como esta o El Cercle, la cosa se pone más fácil. En el Matís las tapas mandan: Puedes elegir desde el jamón –bueno- hasta la tortilla de patatas, ensaladas y las mandonguilles, todo acompañado con un vino con DO certificada, con cuidado de pedir los naturales que tienen en carta –pues el mío estaba pasado, de tan natural-. En definitiva, tapas creativas en pleno centro y a un precio correcto, ¿éxito seguro?

En DolceCity Barcelona: Matís Bar

viernes, 12 diciembre 2014

EL CERCLE: Nuevo espacio gastronómico en el centro de Barcelona

por Ariadna Alcañiz

En las instalaciones del Real Círculo Artístico de Barcelona en el Portal de l'Àngel abre este multiespacio gastronómico que la semana pasada congregó a parte de la sociedad barcelonesa en su apertura

El martes pasado tuvo lugar la inauguración oficial de El Cercle, un nuevo multiespacio gastronómico ubicado en las instalaciones del Real Círculo Artístico de Barcelona que ahora cambia de rumbo con la gestión de Julià Cribero y Ana Calpe. Responsables de restaurantes conocidos como Oliana y La Clara, apuestan aquí por diferentes propuestas culinarias para satisfacer a un público global, tanto de aquí como de fuera, pues no hay que olvidar su privilegiada ubicación en el Portal de l’Àngel, arteria comercial de primer orden que poco a poco va ganando puntos en el terreno gastronómico.

Como decía, el pasado martes era la inauguración oficial y no me lo quise perder. Ni yo ni las decenas de personas -¿o eran centenares?- que se congregaron para descubrir el nuevo aspecto de un local histórico de Barcelona, que, tiempo atrás, acogió a ilustres invitados como los artistas modernistas Ramon Casas e Isidre Nonell. Bajo la batuta del arquitecto Alfredo Arribas, el espacio se ha articulado como si de un piso se tratara con diferentes ambientes, para poder presentar ofertas distintas en cualquier hora del día.

A pesar del frío, destaca la terraza “El Jardí” –abierta todo el año-, con privilegiadas vistas sobre el concurrido Portal de l’Àngel, un espacio único que, sin duda, merecería haber entrado en nuestro post sobre las mejores terrazas de Barcelona. Ya en el interior, se ha habilitado el ambiente “Biblioteca”, una zona acogedora que invita a la relajación y a la sobremesa y donde disfrutar de la cocina de mercado de acento catalán que se practica aquí.


Otro salón es el llamado Les Quatre Estacions, presidido por cuatro esculturas situadas en cada esquina y donde imbuirse del espíritu artístico del edificio. Terminamos el recorrido en la Barra, dedicada a la cocina japonesa con el sushiman Taka como maestro de ceremonias. Un espacio informal y contemporáneo que choca con la solemnidad del edificio original –un palacio fechado en el siglo XV- y supone un buen contrapunto a la oferta general, de sabores más clásicos. En definitiva, una gran apuesta en pleno centro que se suma a la del vecino restaurante de tapas Matís, en el Col•legi d’Arquitectes, donde, por cierto, yo acabé la noche el día de la inauguración de El Cercle. Pero esto ya os lo cuento en otro post...

En DolceCity Barcelona: El Cercle
siguiente página »




Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >